nadie esta libre-yt

Los gremios conformados por funcionarios de Gendarmería, además de jueces, académicos e integrantes de la Defensoría Penal Pública se lanzaron en picada contra los programas de televisión enfocados en mostrar como un show lo que ocurre al interior de las cárceles de Chile, así como también por ser utilizados estos recintos para dar una suerte de escarmiento a personas que son irresponsables en algún modo.

La molestia se genera luego de la emisión del primer capítulo de “Nadie está libre” de Canal 13, y el programa de Chilevisión, “Alerta Máxima”.

En ese sentido, según consigna El Mercurio, la Dirección de Gendarmería aclaró que “las autorizaciones para grabar estos programas se dieron durante la gestión de las autoridades anteriores”, o sea el ex director Tulio Arce.

El vocero de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), Óscar Benavides, arremetió con que “la privación de la libertad no puede ser un show que atente contra la dignidad humana”.

Por su lado, Alberto Figueroa, presidente de los oficiales penitenciarios, aclaró que lo visto “es un acto de irresponsabilidad del director de turno que autorizó estos programas que no haya considerado actos que pueden ser repudiados por toda la sociedad”.

En tanto, los suboficiales acudió a la contraloría acusando “una flagrante violación al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, a la Constitución y al Reglamento Interno de Gendarmería”.

El juez de garantía, Eduardo Gallardo, le hizo la cruz a este tipo de reality shows, puesto que “la cárcel no es una respuesta de un padre o una madre o de un núcleo familiar frente a un adolescente que tiene una conducta inadecuada; es una sanción penal que debiese estar reservada para la gente que ha cometido delito”.

En tanto, el defensor nacional, Andrés Mahnke, cuestionó el real sentido “que puede tener comprometer en un programa de estas características al sistema penitenciario, con todos los déficits presupuestarios y de operaciones que enfrenta, para dar un supuesto escarmiento a un grupo de jóvenes”.

“No es educación cívica. Todo lo contrario, porque por la forma en que está expuesto, se sobrepasa la dignidad de las personas y se contribuye a la estigmatización del sistema penal”, recalcó.

A su vez, el profe de derecho de la Universidad de Los Andes, Gonzalo García, indicó que “solo una sociedad enferma puede hacer de la cárcel y el sufrimiento de quienes están privados de libertad de manera permanente una especie de reality show basado en la banalización del reproche social y en la estigmatización de las personas (en el caso de CHV)”.