Sumario-mantiene-suspendido-al-académico

El profesor de Historia, Fernando Ramírez (60), fue destituido en abril de este año de la Universidad de Chile luego de que fuera acusado por un grupo de alumnas de acosarlas sexualmente.

Hoy en conversación con La Segunda, el docente se defendió con uñas y dientes y aseguró nada más ni nada menos que la fiscal que revisó el caso se declaró feminista y que por eso había creído en la versión de las jóvenes.

“Me llamaron a declarar sin decirme los cargos en mi contra. El sumario, de 600 páginas, desde el principio estuvo orientado a encontrarme culpable, aunque la alumna negó en su declaración que yo hubiese intentado tocarla, besarla o insinuarme sexualmente. Dijo que solo cometí abuso psicológico y laboral, porque era muy duro en el trabajo en terreno”, señaló Ramírez.

Añadió que “cuando mi abogado recibió el sumario y le señaló a la decana que algunas preguntas eran dirigidas en mi contra, la fiscal Pamela Chávez reconoció que era feminista y que solo creyó la versión de las alumnas… Hice un descargo de 69 páginas que no fue leído por la fiscal, por la decana, por el rector ni por la Contraloría de la universidad. Y a mitad del sumario, la fiscal renunció a la universidad porque se fue a la UC. Desde allá lo firmó”.

En otros pasajes de sus descargos, el docente afirmó que una de las alumnas lo acusó simplemente porque sentía una “profunda antipatía por él”.

Dentro de su ofensiva, el ex profe de la Chile indicó que quiere y necesita que su imagen sea limpiada: “Antes, al escribir en internet mi nombre, me describían como profesor de la U. de Chile con más de 38 años de destacada trayectoria. Hoy dice que soy un académico destituido por acoso sexual porque manoseaba a alumnas, pese a que se me sancionó por un supuesto acoso psicológico y laboral”.

“Quiero que se borre la tacha que pusieron sobre mí, porque en ningún tribunal del país he sido acusado de acoso o abuso sexual”, arremetió.

Al ser consultado por los afiches que pusieron en la facultad acusándolo, Ramírez soltó que “no lo podía creer y me asusté mucho, porque el Campus Gómez Millas es lo más parecido a Siria. Los profesores vivimos con miedo. Debo ser el único profesor que no es de izquierda. Y si no eres marxista, eres un fascista”.

“De hecho, me dicen “el facho Ramírez”, porque me sindican como colaborador de la dictadura por declarar en un sumario en el 78″, cerró.

Actualmente Ramírez se encuentra con prohibición de trabajar en un recinto público por el un plazo de 5 años. Por su parte, interpuso una querella por injuria en contra de las cuatro alumnas, y de paso, envió un oficio a Contraloría acusando anomalías en el sumario realizado.

Alumnas de la U. de Chile denuncian acoso de profesor de historia – The Clinic Online