La caricatura con que El Mercurio agarra pa’l webeo a Garay y sus explicaciones

No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Ayer antes del mediodía el autodenominado economista, Rafael Garay -hasta hace poco prófugo de la justicia- reapareció desde la puerta de su departamento de Rumania para quejarse ante la prensa por las falsas acusaciones que ha sufrido durante todo este tiempo. Por su parte, le quitó el poto a la jeringa a interrogantes sobre su cáncer y la plata que habría birlado. Pues bien, esta mañana el diario El Mercurio aprovechó de agarrar pa’l webeo al ingeniero comercial y su reaparición, todo esto a través de una pequeña caricatura en su tradicional bloque de humor.

Rafael Garay

No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Ayer antes del mediodía el autodenominado economista, Rafael Garay -hasta hace poco prófugo de la justicia- reapareció desde la puerta de su departamento de Rumania para quejarse ante la prensa por las falsas acusaciones que ha sufrido durante todo este tiempo. Por su parte, le quitó el poto a la jeringa a interrogantes sobre su cáncer y la plata que habría birlado.

Pues bien, esta mañana el diario El Mercurio aprovechó de agarrar pa’l webeo al ingeniero comercial y su reaparición, todo esto a través de una pequeña caricatura en su tradicional bloque de humor.

Bajo el título de “cuenta cuentos”, el periódico de Edwards agregó la siguiente leyenda: “La verdad es que fui abducido por un extraño aparato espacial, en el justo momento en que un centenar de feroces perros hambrientos intentaban devorarme… Y aquí estoy”.

Mira la caricatura de El Mercurio, pinchando acá.

Algunas respuestas de Garay ayer lunes ante la prensa:

“Dijo que se vino por cáncer y no tiene cáncer”, le consultó uno de los periodistas. “Está bien, escucha, esa declaración específica tiene que ver con lo que dije ante el juez”, se apuró en responder.

Sobre el mismo punto, le insistieron, “¿por qué mintió, y dijo que tenía cáncer? Tengo una lista de mentiras de los medios”, replicó.

Respecto de los dineros por los que fue querellado por presunta estafa (unos 1.700 millones de pesos), le requirieron: “¿qué le quiere decir a la gente que invirtió con usted, que confió?

“No me voy a hacer la víctima. Soy un tipo fuerte que enfrenta las cosas de frente… tengo que ser fiel a quien soy”, resolvió.

“Rafael, ¿dónde está el dinero” fue otra de las consultas al respecto. “No tengo el dinero”, lanzó suelto.

“Rafael, por favor, ¿dónde está el dinero? Where is the money, Rafael?”

“Sabes que estamos pasados en nueve minutos”, fue lo único que se animó a afirmar.

Garay le tira una bomba nuclear a la distancia a Iván Núñez, su examigo – The Clinic Online

The Clinic Newsletter
Comentarios