Hugo Gutiérrez, diputado PC y su querella contra Piñera: “Siempre he perseguido a los malos”

Hugo Gutiérrez, diputado comunista por la Región de Tarapacá, interpuso una querella en noviembre del año pasado en contra del ex presidente Sebastián Piñera, a raíz de una investigación periodística que reveló las inversiones de Bancard en la pesquera peruana Exalmar, durante el litigio marítimo en La Haya. Y hace una semana, también a raíz de un reportaje, amplió el recurso judicial por los supuestos intereses comerciales que habría tenido el empresario en la Minera Dominga, mientras estaba en ejercicio. Aquí, Hugo Gutiérrez, el justiciero anticorrupción con traje rojo, despotrica contra Piñera a quien vuelve a llamar idiota y a sus amigos a los que califica como una auténtica mafia siciliana.

Empezaste el súperlunes en una reunión privada con el fiscal Manuel Guerra. ¿Hay novedades en la investigación sobre el caso Exalmar-Dominga?
No muchas. El fiscal le pedirá a Bancard que entregue voluntariamente los correos, porque los que tienen no son suficientes. Y en el caso que sea necesario, van a pedir los correos personales de Sebastián Piñera. Yo voy a pedir, en todo caso, que el interrogatorio al imputado Piñera se haga con los correos en mano, no debiese ser de otra forma.

¿Qué te parece la forma en que el fiscal ha llevado la investigación?
Hasta el momento se han comprobado los hechos relevantes: que la empresa propiedad de Sebastián Piñera, más allá si tiene la administración o no, compró a través de un paraíso fiscal, acciones a una empresa peruana mientras se desarrollaba el juicio en La Haya. También se comprobó que el fideicomiso ciego no comprendía sus inversiones internacionales. En consecuencia, no había impedimento para que el ex presidente no supiera del negocio. Yo me estoy querellando porque el juicio de La Haya nos terminó perjudicando a todos cuando perdimos 50 mil kilómetros cuadrados de mar y el único chileno que ganó, fue un presidente de la República en ejercicio. Eso es inaudito e inaceptable.

¿Crees que a Sebastián Piñera no le importó el fallo de La Haya?
Tengo la convicción que no le importó, porque si fuera así, hubiera impedido que ese negocio se hiciese. No me vengan con el cuento de que Piñera no sabía. Cuando yo fui opositor del control preventivo de identidad, la derecha siempre se defendió diciendo: “el que nada esconde, nada teme”. Acá es lo mismo. Piñera teme dar la orden de entregar todos los correos electrónicos porque algo oculta.

En el caso Exalmar está involucrado Sebastián Piñera, el Choclo Délano (Penta) y Pablo Wagner (ex subsecretario de Minería). Todos involucrados anteriormente en escándalos de corrupción.
Piñera y Choclo Délano, Valdés y Wagner, dan la apariencia de ser una mafia siciliana, donde existe un padrino que dirige jefes de distintos clanes. Todos están identificados, son todos amigos y antiguos conocidos.

¿Piñera personificaría al “Padrino” en esa mafia?
Hoy, el ex presidente Piñera cumple un rol dirigiendo todos los negocios. Nos engañó para que pensáramos que había entregado sus inversiones. Los nombres involucrados se repiten y eso no es coincidencia. Es una negociación entre el ex presidente Piñera y sus “soldados”, que seguían todas las órdenes que él daba.

¿Cuál crees tú que es la motivación para que un presidente, millonario, se meta en un forro tan grande por plata?
En la arista SQM de Penta, se supo que Bancard recibió más de 300 millones de pesos de Soquimich entre el 2009 y 2010. Esos dineros obviamente son de campaña. Pero Santiago Valdés, gerente de finanzas de Bancard, fue un buen soldado y guardó silencio. Piñera tiene incontinencia bursátil y, además, es un tipo con una codicia tan grande, que incluso le impide ser generoso consigo mismo. ¿Por qué la fiscalía no lo persiguió penalmente? Necesitamos a los que están en la cúspide de la estructura delictiva y no perder el tiempo con mandos medios. Los gerentes cortan el hilo para que la justicia no llegue a “Los Intocables”.

¿Temes que pase lo mismo con Exalmar?
Acá el vínculo es más directo. Pero depende de la investigación que hace el Ministerio Público porque si no se esmeran en conseguir los correos, no llegaremos a ninguna parte. Creo que hoy la ciudadanía se está expresando con fuerza, pero igual hay una gran mayoría que sí votaría por un corrupto o un violador de derechos humanos. Hay una ciudadanía conservadora muy difícil de entender, que no le importa quien lidere mientras le garantice orden, propiedad y hacer negocios. El resto le importa un carajo.

El 2013 dijiste que Sebastián Piñera era un idiota. ¿Quién es para ti hoy el ex presidente?
Lo mantengo, para mí Sebastián Piñera sigue siendo el mismo idiota. Siempre lo he dicho en un sentido griego, porque es una persona que no se ocupa de lo público y solo le interesan sus intereses privados. Con Exalmar y Dominga lo volvió a demostrar. Es un simple mercader que vio en el poder político, una forma más para enriquecerse.

DIPUTADO INDIGNADO

¿Manejas tu propio Twitter?
No totalmente, tengo a alguien que maneja mis redes sociales. Cuando le dije idiota a Piñera quedó la embarrada a pesar de mi explicación. Con eso, varios amigos me aconsejaron que mejor me ayudara otra persona.

Eres trending topic casi todas las semanas.
La mayor parte de los comentarios los hago yo o doy las indicaciones. Trato de ser lo más directo posible y quizás a la gente le gusta eso.

Estuve revisando tu timeline y está lleno de teorías conspirativas.
Inventan de todo, que estoy coludido con los medios, que me quiero tirar a Presidente, puras leseras falsas. Yo no me coludo con nadie, yo soy abogado de derechos humanos y esa impronta es muy importante para mí. Cuando presenté la primera querella de la Caravana de la Muerte, en contra de Pinochet y Arellano Stark, lo hice en función de una investigación periodística que estaba ahí y nadie usaba. Ahora hice lo mismo.

¿Te sientes un justiciero?
Hay que ver mi trayectoria. Yo vengo de un organismo de DD.HH. Siempre he perseguido a los malos. Los malos en ese tiempo eran los torturadores y genocidas, que gracias a muchas de las querellas que presenté ya no andan sueltos. Ahora los malos son los que corrompen la democracia y hay que combatirlos severamente. Hay que aceptar que Chile es un país permeado por la corrupción y eso me da mucha rabia e indignación.

Eres un diputado indignado.
Muchísimo. Me indigna porque la corrupción quita los recursos que van para los más pobres. Me supera, porque estamos llenos de funcionarios que cortan la cola de los proyectos que benefician al pueblo. Hemos cohabitado en Chile con la corrupción y nadie quería verlo.

Fuiste uno de los primeros en denunciar el soborno de Marta Isasi con Corpesca. Ciper reveló esta semana que otras pesqueras pagaron más de 445 millones de pesos a políticos que hasta el momento, no se sabía que estaban involucrados.
Las pesqueras tienen el mejor negocio del mundo, porque el Estado les regaló el mar. Su lobby es muy generoso y persuasivo. Todas las coimas que están saliendo a la luz son la demostración que el poder económico en Chile tiene coartado al poder político.

¿El Estado chileno es corrupto?
Tenemos una institucionalidad nacida de un golpe de Estado, que tenía como propósito entregar todos los recursos naturales y todas las empresas estatales a unos pocos. Y ese fue el germen de la corrupción. La Concertación sólo legitimó una corruptela institucionalizada y prefirió cohabitar con ella en vez de combatirla.

¿En el Congreso te sientes solo en tu lucha contra la corrupción?
Me siento acompañado de mi partido, pero en general sí, es un trabajo solitario.

Has presentado querellas contra diputados y senadores en ejercicio.
Me siento solo porque sé que no cuento con la simpatía de muchos parlamentarios. Pero créeme que me da lo mismo. Yo cuando llegué al parlamento reclamé que Rosauro Martínez era agente de la DINA y la CNI. Logramos querellarnos contra él y quitarle el fuero. No podemos aceptar en el parlamento gente como él ni corruptos. Hay que perseguirlos. No puedo creer que la gente vote por ellos. Echarle la culpa a los políticos y que la ciudadanía no asuma la responsabilidad no tiene sentido. La gente vota por quienes van en contra de sus propios intereses, eso es digno de análisis sociológico.

En la encuesta Cadem la mayoría de las personas opinó que Piñera sí conocía el negocio de Exalmar, pero a pesar de eso, su intención de voto no cambió.
Me cuesta creer la objetividad de la Cadem, pero no quiero echarle la culpa al mensajero. Si hay una amplia mayoría de chilenos que piensa que Piñera sabía de sus negocios pero votarían igual por él, estamos en presencia de una tragedia de dimensiones en este país. Parece que a la gente no le importa que alguien use la presidencia para hacer sus negocios personales. Eso me deja mucha amargura.

Parece ser un fenómeno generalizado, es cosa de ver a Donald Trump.
Lo mismo pasó en Argentina con Macri, en Brasil con Temer y capaz que pase lo mismo en Ecuador. Es un signo de estos tiempos, a la gente solo le importa tener un buen pasar, independiente quién se lo dé. Pablo Escobar era un asesino y aún así mucha gente lo sigue defendiendo porque les daba de comer. Esa es la expresión máxima del neoliberalismo y su decadencia. Hoy lo vivimos en Chile. La gente está disponible a todo por un plato de lentejas sin mirar las consecuencias de una sociedad dirigida por delincuentes.

¿A la Nueva Mayoría le ha faltado dureza para criticar a Piñera?
La Nueva Mayoría ha tenido recato en decir lo que piensan, porque no me cabe duda que los distintos partidos piensan igual que yo. La diferencia está en que yo lo digo. Ellos entienden que Piñera instrumentalizó la presidencia de la República para sus propios intereses.

¿Cómo crees que afectará a Piñera la investigación de los negocios de la pesquera Exalmar y la Minera Dominga?
Yo soy un sujeto político y por eso todos creen que me muevo por mi propia conveniencia y no convicción. Como diputado quiero combatir la corrupción, no me interesa el porvenir electoral de Piñera. Más allá si cometió el ilícito, creo que hay que tener respeto por la dignidad del cargo de presidente, porque te votó el pueblo. Eso se les olvida.

DIPUTADO CANDIDATO

¿Vas por la reelección en tu tercer período?
Sí, no me interesa ser senador. Yo soy comunista, no puedo tener aspiraciones de seguir escalando. Nadie me cree, porque están acostumbrados a que en política se mienta. De verdad yo solo aspiro a hacer mi trabajo bien porque el pueblo me contrató. Si la gente este año no vota por mí, quiere decir que no estuve a la altura y volveré a ser abogado de Derechos Humanos.

Hay varios partidos en la pitilla con el refichaje…
Pero nosotros estamos bien. Esta semana termino con las 550 firmas que me corresponden. Me parece muy positivo, porque si los partidos van a recibir financiamiento del Estado hay que revisar los padrones. Me han pasado muchas anécdotas. Varias personas me han comentado el miedo de inscribirse al partido por temor a la persecución. Llevamos ese estigma en la espalda que a nuestros militantes los matan, torturan o desaparecen.

¿Cuál es tu balance del partido Comunista al interior de la Nueva Mayoría?
Hemos sido como siempre, comprometidos y cumplidores con los programas de gobierno.

Los más disciplinados.
Es que no es una orden. El PC tiene la convicción de que somos parte de un gobierno y tenemos que poner nuestro mejor esfuerzo. Y lo hacemos con todas las consecuencias que puede traernos.

¿La Nueva Mayoría como coalición, durará otro gobierno?
Yo creo que sí y, además, no tenemos otra posibilidad. El PC tiene que seguir respaldando esta coalición porque hay mucho por hacer.

¿A pesar de la tensa relación que tienen con la DC? Hasta por el viaje de Mariana Aylwin tuvieron problemas.
Los temas de relaciones internacionales son un tema superado. Ella y sus partidarios hicieron tanto alboroto porque no quieren a los comunistas en la coalición.

¿Hay anticomunismo en la Nueva Mayoría?
El anticomunismo que se sembró a partir de los años 50 hasta hoy, cohabita en los corazones de muchos. En el parlamento hay personas nos ven como enemigos de la democracia a pesar de que nosotros hemos sufrido con todas las dictaduras de este país. Sé que les gustaría hacernos desaparecer.

¿El PC tiene candidato presidencial?
No y creo que no deberíamos tener. Debemos aportar primero haciendo que este gobierno termine bien y esta coalición tenga futuro.

Guillermo Tellier dijo que si el refichaje termina bien, podrían ir con candidato propio.
Bueno, esa es la opinión de él y yo tengo la mía.

¿Te gusta Alejandro Guillier como carta presidencial de la Nueva Mayoría?
Tengo muy buena opinión de él, pero su política de avestruz no es la correcta. Con el caso de Exalmar y Dominga no hay que esconder la cabeza. Creo que no tener un discurso sobre lo que está ocurriendo es muy notorio. De hecho hay que decirlo, el presidente Lagos ha sido mucho más claro.

¿Y por qué Guillier esconde la cabeza?
No sé qué están pensando sus asesores, pero me imagino que le dicen que no se meta en el tema y que no radicalice las posiciones. Creo que está demostrado que ese no es el camino correcto.

¿Un liderazgo que no se moja con nada?
Un liderazgo que no se compromete con las causas justas, no sé hasta dónde va a llegar. Tengo mis dudas.

MEA CULPA

Varias veces has recalcado que el PC no estuvo ligado formalmente a la Universidad Arcis, pero sí se involucraron militantes. ¿El PC debe pedir perdón a los estudiantes que hoy quedaron a la deriva con la quiebra?
A mí me duele el Arcis. Me duele que se termine un proyecto crítico de sociedad, que formó a miles de personas mientras estuvo vigente y que hoy hacen un gran aporte. Espero que haya alguna viabilidad para que puedan salir adelante.

Entonces el PC no dirá nada.
Hay gente con nombre y apellido que debe asumir responsabilidades. Yo soy miembro del Comité Central del partido y mentiría si alguna vez hemos discutido algún tipo de vinculación con la Universidad. Nunca hemos hablado del tema.

Pero tenían presencia en la administración, directiva, académicos.
Claro, como en la Universidad del Desarrollo hay mucha UDI, pero no por eso la UDI es dueña de la universidad.

¿Entonces quién debe hacer el mea culpa?
Las personas directamente involucradas. En todo caso, las tomas y paralizaciones eternas del Arcis también hicieron un hoyo muy grande. Pretender hacer la revolución de esa forma es insostenible.

¿Los estudiantes tienen la responsabilidad también entonces?
Si, de todas maneras. Todos debimos haber cuidado el proyecto.

Bachelet bajó cuatro puntos de aprobación en la Adimark. ¿Qué le espera al gobierno y al PC este último año?
Para mí las encuestas son orientadoras, pero no confío en ellas. Hay muchos niveles de manipulación. Yo creo que debemos terminar bien el año. Tener comunistas en el parlamento ha sido un gran aporte, hemos dado una impronta distinta. Hemos hecho la política más popular y debemos seguir haciéndolo.

Yerko Ljubetic, exministro de Ricardo Lagos, dijo que en la Nueva Mayoría había una fuga hacia el Frente Amplio.
Yo no he visto eso. Y si fuera así, no es malo. En política se entiende que hay que discutir ideas y si ellos tienen ideas progresistas que le llegan a la gente, votarán por ellos. Son ideas que hemos estado haciendo desde hace más de 104 años.

¿El PC pensó alguna vez hacer alianza con el Frente Amplio? ¿Coquetearon?
Yo soy parte de la Comisión Política del partido y no he escuchado jamás que el PC considere dejar Nueva Mayoría y sumarse al Frente Amplio.

El Frente Amplio va con candidatos en los distritos que hoy pertenecen al PC.
Si el Frente Amplio estima que el adversario político somos los comunistas, están equivocados, porque no somos sus enemigos. Me parece bien que tengan una oferta electoral, pero si se están preparando para sacar comunistas del parlamento, equivocaron la senda. Acá tenemos una derecha neoconservadora, jerarquizada, machista, con todos los vicios que debemos combatir en una sociedad justa. Yo veo a Boric y Jackson como compañeros en la pelea contra el neoliberalismo.

¿La izquierda tiene futuro en las próximas elecciones?
El año pasado vimos que al parecer, la gente en todas partes del mundo está creyendo que los ricos deben gobernar. Da lo mismo si ese líder es corrupto, misógino o ladrón. El rol de la izquierda hoy es cuestionar la manipulación de la política por parte del poder económico. Debemos seguir velando por los intereses de las grandes mayorías. La izquierda no está muerta. Yo al menos, jamás me voy a rendir.

The Clinic Newsletter
Comentarios