Este martes, y a los 89 años, falleció en Suiza el actor británico Roger Moore, el hombre que más veces interpretó a James Bond y que se hizo famoso por la serie televisiva “El santo”.

“Con gran tristeza tenemos que anunciar que nuestro querido padre, Sir Roger Moore, ha muerto hoy en Suiza después de una breve pero valiente batalla contra el cáncer. El amor del que estuvo rodeado en sus últimos días fue tan grande que no puede medirse solo en palabras. Sabemos que nuestro amor y admiración serán amplificado muchas veces, a través del mundo, por gente que le conoció a través de sus películas, sus programas de televisión y su apasionado trabajo con UNICEF [el actor era embajador de la organización], que él consideró su mayor logro. El afecto que nuestro padre sintió cada vez que se subió a un escenario o se puso frente a una cámara le empujó a seguir trabajando con noventa años, con su última aparición en noviembre de 2016 en la escena del Royal Festival Hall de Londres. La multitud le vitoreó, dentro y fuera del escenario, haciendo temblar los pilares del edificio, situado justo a poca distancia de donde nació.Gracias Papá, por ser tú y por ser tan especial para tanta gente”, es el texto que difunde su familia.

Moore relevó en el papel de Bond al también británico Sean Connery, y se vistió siete veces como el agente secreto.

Entre 1973 y 1985, Roger Moore fue James Bond en “Vive y deja morir”, “El hombre de la pistola de oro”, “La espía que me amó”, “Moonraker”, “Sólo para sus ojos”, “Octopussy”,  y “Panorama para matar”.

Fue el tercer actor de la historia en asumir el papel del agente 007, tras Aussie George Lazenby y Connery. En 1985 su personaje lo tomó Timothy Dalton.