Poco a poco se aclara la participación de Marcela Mardones, alias “Jimena”, en el crimen del senador Jaime Guzmán el 1 de abril de 1991. La expareja de Raúl Escobar Poblete, sindicado como quien disparó el arma que termina con la vida del gremialista, viene de confesar ante el ministro Mario Carroza cuál fue su rol en el asesinato.

Por esos años Mardones estudiaba en la Universidad Católica, precisamente en el Campus Oriente. Ella niega haber sido quien seguía los pasos del entonces profesor de Derecho. Pero “Jimena” sí admite su calidad de “ayudista” del Frente. ¿En qué consistió? en cuidar el Chevrolet Opala negro que Raúl Escobar Poblete y Ricardo Palma Salamanca usan para escapar del lugar tras meterle 12 balazos a Guzmán.

De acuerdo a lo que recoge El Mercurio, Marcela Mardones dice que su función era estar en el paradero frente al Campus Oriente, con la vista puesta en el auto que se encontraba estacionado en la calle Regina Pacis.

“Jimena” también fue interrogada por los eventuales contactos que tuvo con exfrentistas en estos 26 años que transcurren desde el crimen hasta que ella es detenida en el sur de Chile y Raúl Escobar Poblete en México. Confiesa que hubo contacto, por amistad, con algunos, pero evitó dar más detalles.

Otra cosa que refiere Mardones es que Escobar Poblete es erróneamente llamado “comandante”, pues él era operativo del Frente y no de la cúpula.