El Gobierno se manifestó a través de la ministra de la Mujer, Claudia Pascual, de la resolución de la Corte Suprema que rebajó de 26 a 18 la pena de cárcel a Mauricio Ortega por la brutal agresión a Nabila Rifo en mayo de 2016.

“A nosotros, como representantes y querellantes en este caso, nos parece, insistimos (que) respetamos el fallo, pero no nos deja conformes”, dijo Pascual.

La secretaria de Estado complementó que “a nosotros nos parece complejo, en tanto efectivamente cuando una persona agrede a otra con las lesiones tan gravísimas que tiene, como es el caso de Nabila, dificultamos pensar que no haya tenido la intención de asesinarla. En tanto que incluso la deja ahí desvalida”.

De todos modos, Pascual subrayó sobre la importancia de denunciar situaciones de abusos, pues “no existe la impunidad”.

“Aquí también hay una clara señal de que la institucionalidad, una vez que la mujer genera una denuncia, genera una justicia, una condena y efectivamente hay un espacio para la condena. (…) hay una consideración distinta a cuánto es la condena que debiera tener, pero no hay en ningún caso impunidad”, indicó.

Cabe recordar que lo que hizo la Suprema fue anular la sentencia respecto del femicidio frustrado. Por tal razón se redujeron los 12 años y 183 días por cuatro años de presidio menor en su grado máximo.