Qué duda cabe a estas alturas que la Democracia Cristiana es un partido en crisis, con una candidata presidencial que dijo que evaluará si seguirá en carrera, una fallida búsqueda de aliados para las parlamentarias y ahora una dura polémica por la postulación de Ricardo Rincón, cuestionado por denuncias de violencia intrafamiliar en el año 2002.

En medio de esta convulsionada situación, dos militantes del partido tuvieron un duro enfrentamiento verbal en el programa En Buen Chileno de Canal 13.

Ahí Aylwin sostuvo que la Junta Nacional de la Democracia Cristiana realizada ayer fue como el hundimiento del Titanic, donde una orquesta toca mientras todo se hunde alrededor.

La exministra aseguró además que llevamos a un diputado que ha sido procesado por violencia intrafamiliar. “No me importa si el es culpable o no es culpable, aquí hay un tema político, pero el diputado Rincón debió él hacerse a un lado, porque su imagen está manchada. La gente no distingue si es culpable o no es culpable, distingue que está vinculado a un tema de violencia intrafamiliar.

Por su parte, el diputado Silber dijo que “a mí me hace mucha diferencia si una persona es culpable o no es culpable”, siendo interrumpido por Aylwin diciendo que en Rancagua hay una propaganda donde sale Rincón acompañado de una mujer golpeada, comenzando una dura e intrincada discusión.

“Mariana, esto es un tema de principios no de personas, a mí la justicia cuando a una persona le dice si es culpable o inocente, a mi me hace la diferencia, que tengamos un estado de derecho” replicó Silber.

En el turno de Mariana Aylwin, ella replicó que la “Democracia Cristiana está defendiendo a una persona que está manchada de la imagen de haber sido una persona que ejerció violencia contra la mujer. Si yo hubiera sido el diputado Rincón me hubiera hecho a un lado”.