El 27 de septiembre pasado, la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente decidió cerrar cinco años de indagatorias por presunto lucro en tres universidades del grupo internacional Laureate: Los planteles Andrés Bello, de Las Américas y Viña del Mar.

El fiscal Carlos Gajardo exlicó a El Mercurio que “no se lograron reunir antecedentes para efectuar una imputación penal, teniendo especialmente en consideración que el lucro en las instituciones de educación superior, si bien está prohibido, no se encuentra sancionado como un delito penal, existiendo actualmente un proyecto de ley en el Senado en que el tema se está debatiendo”.

Anteriormente, Gajardo advirtió la eventual existencia de delitos tributarios y envió los antecedentes al Servicio de Impuestos Internos (SII).No obstante, según sostuvo el fiscal, “no existió tampoco denuncia o querella por parte del SII que permitiera llevar adelante una imputación”.

Las investigaciones comenzaron en 2012 contra 12 universidades privadas, luego que un grupo de diputado enviaran antecedentes sobre estas casas de estudio al Ministerio Público, con el objetivo que fueran investigados.

Jesús Villate, el director ejecutivo de Laureate para la región, afirmó que la determinación de la Fiscalía “constata lo que dijimos desde el primer día, y es que tanto Laureate como las universidades han cumplido siempre con la ley chilena, tanto en su letra como su espíritu”.