Como “absolutamente inédita” calificó el periodista  Juan Carlos Cruz, víctima de Karadima, la decisión reciente de todos los obispos chilenos de poner su cargo a disposición del papa Francisco. Esto por los casos de abusos sexuales acometidos por miembros de la iglesia, foco puesto en Fernando Karadima.

“Esto es absolutamente inédito. Los obispos tratan, con eufemismos, de matizar y suavizar lo que ha pasado, pero el caso es que todos esos obispos están renunciados”, dice a Cooperativa desde Estados Unidos.

“Son obispos renunciados con sus cargos a disposición del papa, lo que no había pasado nunca en una Conferencia Episcopal. Entonces, por mucho eufemismo o cosas que traten de poner (Juan Ignacio) González y (Fernando) Ramos, están absolutamente renunciados y el papa los está sacando a todos”, subraya.

Para Cruz, “tienen que comprar tiempo porque son tantos los que tienen que salir que tienen que buscar reemplazantes, entonces, eso no es fácil, pero que van a salir un montón de obispos y que están todos renunciados, con firma y todo, eso es cierto”, cierra.