El alcalde Joaquín Lavín instaló en la mesa del concejo comunal de Las Condes, realizado este jueves, los requisitos que deberán cumplir los postulantes al edificio de viviendas sociales de la Rotonda Atenas, entre los que se aprobó que la gente no tenga antecedentes penales ni vínculos familiares con el tráfico de drogas.

Los siguientes son algunos de los argumentos más destacados y/o polémicos de esta iniciativa que se ha convertido en tema nacional.

En su intervención de este jueves, el concejal Julio Dittborn pidió que quienes postulan tengan un puntaje de acuerdo a los requisitos exigidos, el que ojalá sea transparentado a través de una lista con las personas favorecidas y una lista de reserva por si alguien elegido termina no aceptando la vivienda.

La concejala Martita Fresno aseguró luego que vecinos les han comentado que “las casas ya están asignadas” y que “se está favoreciendo a los dirigentes vecinales” o “a personas que tienen algún tipo de vínculo con la municipalidad”. Por lo anterior, asegura, “Me parece que “mpañar este un proceso así por esta falta de información (…) yo creo que lo que ha propuesto el concejal Dittborn es una muy buena idea para que vean que el proceso se va a llevar de una manera muy transparente y limpia”.

David Jankelevich comparte la idea de Dittborn y señala que en Chile “nadie cree en la transparencia, nadie cree que todo puede ser correcto, nadie cree que sin pituto no se logra nada”. Luego cuenta que le han llegado Whatsapp diciéndole que está el riesgo de ofrecer departamentos baratos los que luego serán vendidos a precio de mercado, insistiendo en que hay mucha desconfianza en el ambiente.

Una de las concejalas de la acomodada comuna se opone a una petición del ministro de Vivienda, señalando que “Me parecen bien los criterios que estamos poniendo, pero no me parece que el ministerio nos ponga o que nos haga una petición de que dejemos gente de otra comuna. No tengo nada contra gente de otras comunas, pero tenemos muchas familias, 1.400 familias que están esperando por una casa en Las Condes”.

Luego añade que “se creó un malentendido por falta de información, se produjo una guerra que no corresponde tampoco. Han pasado tantas cosas que a mi me gustaría privilegiar a mis vecinos”. Al mismo tiempo la concejala pide buscar una fórmula para que la gente no venda los departamentos, pidiendo extender el tiempo que se exige para evitar este tipo de transacciones.

En medio de la votación de los requisitos, se propuso una residencia permanente de 15 años en la comuna para poder postular, lo que fue aprobado. En el caso del ahorro mínimo se propone 70 UF para los sectores más vulnerables, y en el caso de clase media que hay dos tipos, 80 y 150 UF, lo que también fue aprobado.

Tráfico de drogas

“Se ha propuesto que ningún miembro del grupo familiar que postule tenga antecedentes penales vigentes, que no pueda postular” dijo Lavín, comentando uno de los puntos más discutidos.

El concejal Patricio Bopp hizo la puntualización de que no haya gente con antecedentes penales relacionados al narcotráfico. “Que una persona venda droga al interior de esas torres, mata el sueño de otras familias y también del barrio” sostuvo.

David Jankelevich se sumó a este punto, pidiendo que los vecinos postulantes tampoco puedan tener a algún familiar que “esté involucrado en tráfico de drogas, sea hace cinco, diez, quince o en el día anterior o la mañana siguiente, no puede postular bajo ninguna circunstancia. Un tipo que está involucrado en drogas no deja de estar involucrado en drogas, y ese es el problema, sobre todo en Chile que no hay rehabilitación para gente que vende drogas. Y es una posibilidad muy fácil y muy alta de hacer plata, por lo tanto yo quiero dejar establecido por favor, que cualquier persona, cualquier familia que postule a los departamentos y que al interior de la familia haya alguien que esté involucrado en la venta de drogas o al consumo de drogas, bajo ninguna circunstancia -no tiene que ver con años, con días, con minutos con nada- pueda postular a los departamentos”.

Por su parte, el concejal Julio Dittborn sostuvo que comparte la preocupación ya que “el delito de tráfico de drogas es especialmente grave, ya que sabemos que la rehabilitación es especialmente poco frecuente en ese tipo de delitos”.

Un poco más adelante, Carlos Larraín Hurtado sostiene que “el tema de la droga, especialmente en proyectos sociales, sucede que como se adjudican departamentos y pueden vender al año cinco, si empieza un grupo a vender droga en el edificio, se van los vecinos buenos. Al año cinco dicen ‘ya me voy, no soporto más a estos vecinos que trafican droga’, y el proyecto se iría al tacho”.

Lavín hace el resumen de las observaciones y se aprueba que “no pueden postular personas que tengan antecedentes penales vigentes correspondientes a delitos graves y/o tráfico de drogas. No puede haber ninguna persona de la familia que está postulando que va a vivir en ese edificio que esté involucrado en tráfico de drogas”.

Luego se vota la petición del ministro Monckeberg de que también existan personas de otras comunas, ante lo que Lavín pide que sea un cinco por ciento de las viviendas, con el requisito de que el jefe de hogar trabaje en Las Condes, aprobándose que este lleve trabajando al menos cinco años en la comuna, a pesar de que se llegó a pedir incluso 15 años.