A raíz del reportaje que publicó The Clinic sobre la situación que tiene enfrentado a Gonzalo Rojas, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad Católica, y dos estudiantes de la misma casa de estudios, la documentalista y cineaste, Marcela Said, comentó en Twitter que ella también habría sido hostigada por Rojas en el pasado luego de la publicación de su documental sobre el Opus Dei.

Tomamos contacto con Marcela Said, quien se encuentra en Francia, para conocer la situación en la que se vio en envuelta hace 12 años. Todo comenzó a final del año 2006, luego de que presentara su documental “Opus Dei, una cruzada silenciosa”, en la cual aborda la realidad del Opus Dei en Chile. En una de las escenas se puede apreciar a Gonzalo Rojas siendo parte de una misa por Jaime Guzmán. Posteriormente en dos entrevistas, una el 10 de noviembre y otra el 17 del mismo mes, en www.mabuse.cl y en Duna, respectivamente, Marcela se referiría a Rojas por su admiración al régimen de Augusto Pinochet, quien murió el 10 de diciembre de ese mismo año.

Tres días después de la muerte del dictador, el columnista de El Mercurio escribió el primero de varios correos dirigido a Marcela Said. En ese primer mensaje cuestiona los rótulos de fanático y “personaje siniestro”, además de la crítica por su posición política. De ahí en adelante vendría una serie de respuestas de uno y otro lado en los cuales Rojas cuestionaría insistentemente a la cineasta por sus opiniones contra él.

Esta situación motivó a Marcela a comunicarse con El Mostrador y mostrarles los correos por la incomodidad que le generaron la insistencia. La publicación de extractos de estos hizo que Gonzalo Rojas volviera a escribirle con más molestia aún por lo que el consideró un daño a imagen.

¿Qué pensaste cuando Gonzalo Rojas te escribía por tus opiniones? 

-La verdad es que pensé que era un ocioso y que no soporta que nadie diga o piense nada que pueda dañar su imagen, supongo. Por eso la defensa de su honra.

¿Qué sentiste al leer el reportaje de The Clinic sobre lo que le ocurrió a la estudiante de derecho?

-Sentí que tal vez los tiempos están menos favorables para este tipo de individuos y que hoy una alumna humillada y perseguida por alguien cómo él, sea capaz de encontrar un poco de justicia. Los tiempos han cambiado y ya no se toleran conductas abusivas. Te diría que él cansa. Cuando la alumna en cuestión tuvo que dar disculpas obligada, es lo mismo. El tipo no abandona su presa.

¿Te sentiste acosada con los correos que te escribía Rojas?

-Cuando me escribía que me “aconsejaba”, obvio que lo percibí cómo una amenaza. Por eso hice públicos los correos.

¿Crees que la resolución del caso que involucra a una estudiante sea favorable a ella?

-Difícil en la PUC.