La Policía chilena confirmó hoy la muerte de tres niños, de dos, cuatro y siete años, tras incendiarse la casa en la que vivían en la ciudad sureña de Valdivia, 835 kilómetros al sur de Santiago.

El fiscal Daniel Soto, quien también ratificó la noticia pasadas las 02.00 horas locales de este lunes, dio instrucciones a personal especializado de Carabineros para que efectúen los peritajes correspondientes.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, al momento del siniestro, que afectó finalmente a dos casas, los niños se encontraban en el segundo piso del inmueble y su madre habría corrido al exterior a solicitar ayuda a los vecinos.

Lamentablemente, cuando la ayuda llegó ya era imposible acercarse a la casa que se consumió rápidamente ya que había sido construida con material ligero.