El obispo emérito de Osorno, Juan Barros, llegó este miércoles hasta la Fiscalía de O’Higgins con el fin de prestar declaración por la acusación en su contra por posible encubrimiento de abusos sexuales cometidos Pedro Quiroz, excapellán de la FACh.

Según consigna Radio ADN, Barros fue escueto al manifestarse en su llegada al tribunal:

“Con el favor de Dios, que salga todo bien”, dijo.

Añadió que “yo declaré en Santiago (por caso Karadima) y ahora me pidieron que viniera para acá. Vengo por la causa del sacerdote Pedro Quiroz, entiendo yo”.

El caso de Quiroz dice relación con una denuncia de abuso contra un menor de edad y que habría ocurrido hace más de 20 años.