La mansaca dejó Marisela Santibáñez (PRO) luego de que le prestara ropa a Gabriel Boric tras el conflicto que el diputado tuvo por posar junto a una polera con la cara de Jaime Guzmán baleada.

“A mí no me sirve que hoy día, un compañero del Frente Amplio a quien admiro profundamente por su lucha estudiantil, y lo admiro profundamente, y cada día que lo veo lo saludo, Gabriel Boric, no me interesa que en las noticias se esté debatiendo por su polera con la cara de Jaime Guzmán, porque si yo fuera tan radical como soy, yo digo ‘Bien muerto el perro’, y perdónenme los que crean que no es así. ¡Bien muerto el perro!” declaró Santibáñez en ese entonces.

Los dichos no tardaron en sacudir el mundo de la política y, este martes, Sebastián Piñera entregó sus impresiones respecto a lo acontecido en un despacho con Mucho Gusto.

“Voy a contener mis palabras” aseveró en primera instancia el mandatario, para luego señalar que “me parece que esas palabras son de una falta de humanidad, de una crueldad, de una falta de respeto por otro ser humano“.

“Cuando una persona ha sido asesinada en democracia, que lo traten de perro y bien muerto, habla tan mal de la diputada que me bajó entre indignación por lo que dijo y pena por lo que es” concluyó el Presidente.