Anoche debutó en el escenario de Viña del Mar la dupla compuesta por María Luisa Godoy y Martín Cárcamo. Instancia en que aprovecharon de proclamar un discurso que abordó su propia historia con el festival y también que fue mezclado con la realidad local y latinoamericana.

Partieron apuntando al duro verano que ha vivido el país por los desastres naturales que lo han afectado: “Ha sido un verano difícil: el terremoto en el norte, los incendios en el sur, las inundaciones en nuestro desierto. Pareciera que la naturaleza se ensaña con nosotros, pero eso mismo nos ha enseñado a forjar el alma, a abrazar la esperanza, a no rendirnos nunca y esto se los digo con mucho orgullo, a ponernos de pie una y mil veces”.

Aprovechando la vitrina ofrecida por medios internacionales en época estival los animadores también se refirieron a la crisis que hoy atraviesa Latinoamérica: “Y por que es una fiesta del continente no cerramos los ojos ante los tiempos difíciles que vive la región. La violencia política, la pobreza, las crisis de las instituciones, el racismo y el clasismo, pareciera que Latinoamérica está totalmente convulsionada, pero no nos dejemos engañar, la fuerza de nuestra historia está más viva que nunca y el futuro de esta tierra está con cada uno de ustedes”.

Continuaron diciendo que “hoy la fuerza latina se hace presente en este escenario, para gritarles a todo el mundo que América, nuestra América, está más unida que nunca”.

Por último, entregaron un mensaje directo sobre la crisis que hoy se vive en el país petrolero: “Democracia y libertad,Venezuela”.