Yo recuerdo que cuando era niña, tuve como 10 hijos. Primero era un bebé que no hablaba. Se llamaba “Sofi”, a la Sofi la cuidaba, la limpiaba, la amaba mucho también. Hacía que se hacía caca, pipí y todas esas cosas que tienen los bebés.  Que lindo ser mamá, pensaba, y lo fui internalizando como uno de los grandes logros que tendría en mi vida. Después crecí. Mi primer beso, aún lo recuerdo, no sé con quién fue, pero lo recuerdo porque sentí muchas mariposas en la guata. Cuando le conté a mi mamá, tuve una charla profunda de la vida. Fue como un hito, un paso previo a una de las grandes cosas a las que estaba destinada, casarme. En esa charla, mi mamá me contó la importancia de cuidar mi flor (mi vagina disfrazada de flor para no decir vagina) , se la debía pasar a alguien realmente importante porque como mujer, yo debía cuidar mi imagen, mis piernas (que con el tiempo no paré de abrir) y ser la señorita que estuviera lista para recibir el beso del príncipe azul.

Cuando me leo, me doy cuenta de lo tierna que fui. Realmente creí que debía cerrar mis piernas para esperar al príncipe azul que desde el primer beso no querría nada sexual sino que a mí…. Y así crecemos pensando que nos salvan, que salvamos y que el sexo es un tabú que con pocos podemos disfrutar.

Es hora de comenzar a disfrutar nuestra sexualidad y dejar de creer que la primera persona que llega a nuestra cama (o donde sea) viene a salvarnos y casarse con nosotras. Y es lindo el amor, ¿cierto? Pero no todos buscan eso.

El sexo también es bueno y debemos comenzar a hablar sobre esto, y alivianar la carga entre nosotras. Dejar de tildarnos como putas, dejar de creer que el primero que llegue se va a casar con nosotras y que debe salvarnos, porque eso le pasó a todas las princesas de las películas de Disney.

¡Dejemos de sentirnos culpables por tener sexo por favor! Mientras ellos son los machos, nosotras las putas por disfrutar algo “natural” versus algo que se nos metió como “creencia”.

Demás está decir que cuídesela. Que una cosa es disfrutar el sexo y otra es muy distinta es pasársela a cualquier wea.

Kiss

Por Carmen Castillo o @CarmenTuitera