La mera suma de acontecimientos conocidos no solo no es la suma de los hechos relevantes. Incluso cuando estos se encuentran acreditados, no podemos estar seguros que todos los hechos realmente relevantes son sabidos. Se conoce como el problema de la inducción. Russell y Popper se obsesionaron con este problema. El viaje a China del Presidente Piñera nos trajo a la palestra una serie de discusiones que se han concentrado en si el Presidente debió o no viajar con sus hijos y si ellos debían o no tener actividades o intereses más allá del protocolo de meros acompañantes familiares de nuestra máxima autoridad. Muchos han acusado al Presidente Piñera de ser desprolijo. Personas sensatas y prudentes desde la derecha lamentan el hecho y creen que se pueden hacer mejor las cosas. Desde fuera del gobierno se preparan para servir la mesa con la cabeza del mandatario. Puede que el problema esté circunscrito por estos límites. En mi modesta opinión, eso no es así. Y he aquí que sirve seleccionar los hechos de otra manera. Tratemos este conjunto de hechos como un puzle policial y veremos que reconstruirlo puede ser ilustrativo o, al menos, otorga hipótesis diferentes. Nunca debemos olvidar que hay dimensiones del poder de las que desconocemos casi todo lo importante y solo quedan algunas migajas en el camino para poder encontrar la huella.

Hecho 1: Cito la noticia de Emol sobre la visita de Pompeo a Chile

SANTIAGO.- Una fugaz aunque intensa visita por Chile tuvo este viernes Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos. Se reunió en La Moneda con el Presidente Sebastián Piñera; conversó con el canciller Roberto Ampuero; atendió a los medios de comunicación; y luego dio una charla ante empresarios y autoridades chilenas en Casa Piedra. En su agitado paso por nuestro país, Pompeo abordó los principales puntos que tenía agendados, como los vínculos bilaterales entre ambos países o la crisis de Venezuela. Sin embargo, uno de los temas tratados por el norteamericano y que más llamó la atención fueron las críticas que realizó hacia las relaciones de Rusia y China con las naciones sudamericanas.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Nacional/2019/04/12/944543/Mike-Pompeo-advierte-a-Chile-sobre-China-y-Huawei-Esa-infraestructura-presenta-riesgos-a-los-ciudadanos-de-tu-pais.html

Carezco de todos los antecedentes sobre este viaje. Solo manejo información pública. No sé cuánto tiempo tenía la programación de esta visita, desconozco si aprovechó (Pompeo) de decir algo contra China o si acaso (muy distinto) vino a decir algo contra China. No lo sé. Lo cierto es que debemos apuntar que en una visita relámpago el Secretario de Estado norteamericano fue particularmente enfático para criticar a China y declaró que Chile se exponía a un ‘capital corrosivo’ por parte del gigante asiático. El hecho es inusual, por decir lo menos. Y manifestó además su preocupación por el peso que está tomando Rusia y China en la región. Decir eso en Chile, que ha sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra Venezuela (lo que supone una acción contra China y Rusia), no es menor, pues implica un temor a la actitud de Chile, que supuestamente es plenamente leal. No es menos cierto que Pompeo le dijo a Matilde Burgos en CNN lo siguiente: “Respecto a Venezuela fue un gracias más que a otra cosa, pero también queríamos mirarnos a los ojos y verificar que nos vamos a mantener en curso.” Esta frase no tiene dos interpretaciones. Pompeo tenía una duda.

Hecho 2: Huawei

En la misma entrevista de Matilde Burgos a Pompeo la periodista le pregunta por la visita del Presidente Piñera a Huawei y la oferta de esta última para implementar el 5G en Chile. La respuesta es la siguiente:

“Es el presidente de una nación soberana, él decide a quiénes ve, dónde viaja. Lo que hablamos hoy y lo que hemos dicho de manera pública es que Huawei está controlado por el gobierno de China. Está profundamente conectado. Entonces, poniendo la información de los ciudadanos en ese tipo de tecnología, en esa infraestructura china, presenta riesgos a los ciudadanos de tu país. Instamos a las naciones que lo revisen, ver si estamos en lo correcto, sabemos que lo estamos, y después tomar las decisiones correctas para ellos. No tenemos confianza en esos sistemas. Así que si ustedes usan esos sistemas, si ustedes usan sistemas no confiables dentro de su red, forzará a los EE.UU. a tomar decisiones sobre dónde ponemos nuestra información también.”

Pompeo, al realizar ese gesto, no se molesta por una hipótesis. Entiende que Chile ya tiene definida una ruta estructuralmente relevante con China. Y cuenta algo que no todos saben: que la información que maneja quien administra los datos le confiere un poder relevante. Es decir, Pompeo viene a sostener a Chile que tiene antecedentes de un avance significativo de China en la relación con Chile y que estados Unidos considera eso una traición.

Hecho 3: Respuesta del embajador de China, Xu Bu, a Pompeo.

“Aunque el cuerpo de Pompeo ha entrado en el siglo XXI, su cabeza todavía permanece en el siglo XX, que está llena de hegemonía y en la lógica de Guerra Fría”

Que un embajador chino responda en el acto una afrenta no es algo usual. Ni los embajadores, ni los chinos son, por separados, del perfil de alguien impulsivo que responde algún agravio por esa sola razón. Además la cultura china entiende la importancia del largo plazo. Por lo tanto, resultó llamativo que ejecutara una respuesta tan directa. Por lo demás, agregó que Pompeo había perdido la cabeza y denunció que Estados Unidos era hipócrita al denunciar que empresas chinas podían controlar datos personales en circunstancia que era de público conocimiento que Estados Unidos lo había hecho.

De todos modos, el punto que quisiera remarcar es la frase sobre el ‘cuerpo’ y la ‘cabeza’ de Pompeo. Todos los lectores coincidiremos en que está diciendo que Pompeo es anacrónico, que se ha quedado en el pasado. Pero el mensaje podría ser otro. Xu Bu podría estar haciendo el siguiente comentario con esas mismas palabras: el siglo XX fue de Estados Unidos y el siglo XXI es de China. El señor Pompeo debe adaptarse al hecho de que sus socios les abandonen y busquen nuevos rumbos. ¿Es esto pensable?

Síntesis

Toda hipótesis es una conjetura que permanecerá en ese estatus salvo condiciones excéntricas de certidumbre. Pero necesita algún elemento probatorio.

Nuestra hipótesis es la siguiente: resulta pensable que la relación del Presidente Piñera, y solo de él, con China, haya llegado a un altísimo grado de profundidad. Y que la articulación, conocida por la inteligencia norteamericana, resultó insultante en la medida que la relación con Piñera de Estados Unidos era preferente. Eso explicaría la inusual acción de Pompeo. Y para los chinos el haber quitado a un aliado en la región es una acción suficientemente intensa como para dar una señal a Estados Unidos de manera expresa, lo que explicaría la respuesta de Xu Bun. ¿Por qué los chinos elegirían Chile? Por dos razones, primero porque es el puntal de la acción norteamericana contra Venezuela. Y porque saben que no es un gobierno ideológico, sino pragmático. La visita de Sebastián Piñera, hijos inclusive, sería otra señal de la proximidad. Es una señal de que la relación puede ser profundizada con el núcleo familiar. Los chinos entienden lo que es una oligarquía. Para ellos Chile, por tamaño, es un país de parientes. Y entienden que si el primo es Ministro de Interior, los hijos tienen relevancia en la ecuación. Ya sea por política, o por negocios.

En resumen, si esta hipótesis es cierta, Sebastián Piñera ha desestimado su preferencia por Estados Unidos y, ante un dilema, comenzaría a avanzar hacia China más que al país del norte. ¿Cómo podremos saber si esta hipótesis es cierta? Veamos la actitud del gobierno de Chile con Venezuela en los próximos días y meses. Si Sebastián Piñera abandona su protagonismo, debemos pensar que China está influyendo poderosamente en el Presidente de Chile. Y eso significaría que China ha tomado la decisión de aprovechar la crisis venezolana como coyuntura de disputa y arena de lucha con Estados Unidos, comenzando a disputar poder en el ‘patio trasero’.

Quizás Piñera baje en las encuestas, quizás su gabinete no lo entienda, quizás la derecha sienta temor ante estos actos o sencillamente perciban que el Presidente ha sido torpe. Pero es posible que Piñera no haya cometido ningún error y haya sido, en este viaje a China, más astuto que cualquiera