El coaching

“Entrevista en forma confidencial y en forma individual con cada uno y que me digan qué piensan del equipo. En qué posición del campeonato piensan que vamos a llegar. Alguien me puede decir que estamos para descender, que vamos a llegar a la medianía y otros que vamos a campeonar. Esa radiografía me serviría a mí para saber qué vamos a hacer, porque si del plantel de 20 hay 8 que piensan que vamos a descender, mal podría salir yo a jugar al ataque, ser un equipo proactivo y protagonista si existe una desconfianza dentro del grupo. Por eso es son tan importantes las capacidades del entrenador, las capacidades que tenga el entrenador y no solo las aptitudes físico, tácticas, psicosocial y reglamentarias. También deben haber herramientas de coaching para hacer este tipo de análisis”.

El equipo de Arias en estas 8 fechas

“Obviamente no me gusta cómo juega la U, pero no sé si atribuirle toda la responsabilidad al entrenador. A lo mejor planifica muy bien los entrenamientos, pero quizás la idea de juego no la logra plasmar el jugador. Lo que uno ve el día del partido es un equipo que no sabe cómo atacar, no sabe defender, está desequilibrado y está falto de confianza”.

El caso de Johnny Herrera

“Ya en el partido anterior, ante Coquimbo en el estadio Nacional, no le encontraba ningún sentido a dejarlo fuera. Obviamente tras dejarlo fuera tú quedas casado con esa decisión porque ya fue complicado sacarlo y ahora es doblemente complicado volver a incluirlo. ¿Qué sentido tendría haberlo sacado? El gran error me parece, salvo hayan cosas que desconocemos, es sacarlo por rendimiento. A eso nunca le he encontrado sentido. Ahora menos entendería si lo vuelve a poner a Johnny… no porque no tenga las condiciones para jugar, a él yo lo recibí cuando llegó al club a los 13/14 años y tenemos una excelente relación y un cariño muy especial por él, pero sería extraño. Esas son decisiones confusas que hablan del mal momento de la U”.

Cómo llegó la U a este momento

“En 2011 y los años que vinieron teníamos muy buen plantel. Muy buenos jugadores que entendieron a la perfección la propuesta que hizo Jorge Sampaoli, por ejemplo. Estaba Waldo Ponce, un jugador con características particulares que la U no ha vuelto a encontrar, Eugenio Mena por la orilla y así. Son malas las comparaciones, pero teníamos un equipazo. Cuando tienes muy buenos jugadores de esa jerarquía, y si la idea es bien presentada, al final hay rendimiento y por eso estuvimos tan bien. Con los jugadores que llegaron hoy, quizás hay un tiempo de adaptación y el próximo año estamos hablando de otra cosa, pero en este minuto no han rendido”.

Las raíces

“La U tiene que volver a sus orígenes. Creo en la tecnología y sé que es muy importante. Pero también se exagera la nota en relación a transformar los entrenamientos en un 60% o 70% en referencias tecnológicas y una serie de cosas raras que no suceden dentro del campo de juego y un 30% o poco más en cosas del juego. Al final terminamos agobiando a los jugadores menores. Cuando los entrenadores pasan más tiempo analizando videos hay que replantearse aquello. Y después está lo principal: mucha gente que llega a la U no tiene el amor por el equipo y eso no es trabajable ni entrenable. Todo el mundo sabe quienes son”.