Hay rivalidades que nunca se olvidan y la que protagonizaron Marcelo Ríos y el checo Petr Korda en el circuito de la ATP durante la década del ’90 es una de las más recordadas en el mundo del tenis.

Ambos disputaron ocho partidos con cuatro victorias para cada uno. Sin embargo, la que marcaría un antes y un después fue la final del Australian Open 1998 que le ganó al deportista nacional. En conversación con La Segunda, el europeo recordó: “Estaba nervioso”.

“Jugué la semifinal contra Kucera el jueves, tuve dos días y medio para pensar el partido. Tan pronto como hice el trayecto desde el vestuario hasta la cancha, comencé a golpear la pelota. Y todavía estaba nervioso, pero gané mi primer juego (…) creo que dominé desde todos los rincones de la cancha ese día“, relató.

Sin embargo, Korda también desclasificó un desconocido match que tuvo con Ríos esa misma noche en Melbourne. “Fuimos a cenar esa noche, con mi esposa (Regina) y mis amigos. Algo sencillo, a un restaurante italiano. Y Ríos estaba allí. Quería vencerme en los shots“.

Él trató de ganarme en los tragos (risas). También fue muy rápido y simple (ganarle). No fue un concurso para mí. Incluso hubo menos que en la cancha”, detalló el checo.