En París el cine chileno será el invitado de honor en la Cinémathèque Français durante cinco días, ya que este miércoles se estrenó la Semana del Cine Chileno, que presentará 10 películas nacionales, de los últimos 10 años, como una forma de homenajear la década que cumple la agencia de promoción del audiovisual nacional, Cinema Chile.

En esta ocasión el director chileno Sebastián Lelio fue el encargado de inaugurar el evento, presentado su película Gloria. En un diálogo abierto con el público francés, el director explicó que esta película es “una especie de collage de mujeres que yo he conocido, tiene algunas cosas de mi madre y de amigas de mi madre, también”.

Además, de manera anecdótica contó cómo se inspiró de sus propias vivencias para crear no solo el personaje sino el ambiente y la banda sonora de la cinta: “Sospecho sobre todo que mi madre cantaba en el auto, canciones románticas latinoamericanas ad nauseam y yo quería escuchar The Cure y mi mamá me hacía escuchar boleros, y yo arrojaba los cassettes por la ventana del auto, mi madre frenaba, sin diálogo, ponía el cassette y seguía manejando. Supongo que esto es un testimonio de que uno puede amar lo que alguna vez odió”.

El ganador del Oscar por Una mujer fantástica, también compartió con el público la visión que tiene del cine: “Si hay algo que me apasiona mucho es la condición bastarda del cine, el hecho de que el cine pueda sintetizar la cultura popular y la alta cultura, y ofrecerla para que pueda ser recibida por cualquier espectador, tenga o no educación. Hay un filósofo francés que yo quiero mucho que es Alain Badiou, que escribió mucho sobre cine y que tiene un texto que habla sobre la condición democrática del cine, y dice algo muy bello, y que es que el espectador se enfrenta a una serie de batallas que alguien más dio, y cuando se enfrenta a una gran película, no estoy diciendo que Gloria sea una gran película, estoy hablando del cine, él puede ser parte de una victoria, y esa victoria es como un regalo porque él no ha sido necesariamente parte de la batalla, pero la emoción de la victoria puede ser compartida por todos”.

En exclusiva, Culturizarte, pudo conversar con Sebastián Lelio que además de presentar Gloria también dará una “lección de cine” tras la proyección de Una Mujer Fantástica.

¿Qué te parece estar en la Cinemateca francesa inaugurando la semana del cine chileno?
—Primero que nada, es muy emocionante estar en la Cinemateca francesa, es un lugar con tanta historia y tanta mística. Me da la sensación de venir a un lugar donde el cine es venerado y eso siempre es emocionante. También es celebrar los 10 años de Cinema Chile y celebrar los últimos 10 años del cine chileno, lo que es importante porque han sido 10 años donde han pasado muchas cosas, donde han habido hitos, donde la presencia del cine chileno a nivel internacional ha ido dando pasos importantes, y en ese sentido con Cinema Chile hemos ido caminando juntos, son procesos hermanos. Hace mucho sentido parar un momento, mirar hacia atrás y ver lo que ha pasado. Toda selección siempre es injusta, pero me imagino que el espíritu es tratar de mostrar algunas películas que han tenido fuerza o la capacidad de resonar internacionalmente también. Así que estoy muy feliz de ser parte de eso y que me haya tocado París, porque es una ciudad a la que yo quiero y le debo mucho.

Hablando de mirar hacia atrás. ¿Cómo ves tu carrera luego del Oscar?
—El verdadero premio detrás del premio es poder ganarse el derecho a seguir filmando y eso es algo de lo que siempre estaré muy agradecido. Así que estoy intentando aprovechar el momento, de hacer algunas cosas que siempre soñé y que son las películas que estoy preparando. Pero sobre todo estoy concentrado en lo que viene, yo he seguido trabajando, estrené dos películas después del Oscar, que ya estaban filmadas, pero igual he seguido adelante. Agradecido por todo lo que pasó, pero mi problema es la película que viene.

¿Y cuál es la película que viene?
—No lo puedo decir, es muy pronto, porque no sé cuál es la que va a salir primero, porque estoy trabajando en varios proyectos.

¿Es en español, en inglés, en alemán?
—Un poco de todo. Pero no en alemán, por lo menos no que yo sepa.

¿Cómo fue tu experiencia en el Festival de Berlín?
—Muy estimulante y sobre todo fue genial estar bajo la presidencia de Juliette Binoche, fue muy inspirador escucharla hablar sobre las películas, entender su sensibilidad y estar junto con los otros miembros del jurado, fue realmente un lujo. Estoy muy agradecido de Dieter Kosslick por haberme invitado a esa mesa y también feliz de haber sido parte de los que despedimos la era de Dieter, porque fue una era muy importante para el cine chileno.

Con la mirada más internacional que tienes ¿Qué crees que le falta al cine chileno?
—Al cine chileno le faltan leyes que lo protejan. Talento hay, lo que falta son leyes para que se garantice la periodicidad de la producción, cuotas de pantalla e impuestos a la cinematografía extranjera que se exhibe en Chile. Financiar el cine nacional con la misma industria del cine, como lo hace Argentina, Brasil o Francia.

La Semana del Cine Chileno se inaugura con Gloria, pero, además, hace poco se estrenó en Europa Gloria Bell, ¿cómo fue el proceso de revisitar una película que ya había tenido tanto éxito?
—Gloria Bell es una de las cosas más experimentales que he hecho, volver a hacer o volver a contar la misma historia, porque no se puede rehacer una película, solamente se puede hacer una película. Fue muy emocionante el proceso, muy orgánico, muy fluido y también fue genial haber tenido la oportunidad de trabajar con Julianne Moore, aprendí mucho de ella y de John Turturro, y del gran equipo que pudimos reunir.

Este artículo fue publicado originalmente en Culturizarte, un blog chileno especializado en cultura. Si quieres ver contenidos culturales, visita www.culturizarte.cl.

Síguelos en Facebook

Síguelos en Twitter

Síguelos en Instagram