Impacto ha causado un reportaje de la BBC que cataloga a la región de Valparaíso como “zona roja” para las lesbianas, debido a los numerosos casos de ataques y crímenes lesfobóficos.

Particularmente, el texto explica que las principales víctimas son las llamadas “butch lesbians”, que se puede traducir a la jerga nacional como “camionas”, según el propio medio británico.

El reportaje ahonda en el caso de Nicole Saavedra, una joven de 23 años que fue hallada muerta en un páramo de Limache, cerca del embalse Los Aromos, cuando viajaba de regreso a su casa de una fiesta en Quillota. Su cuerpo fue encontrado brutalmente golpeado, sin sus signos vitales y con todas sus pertenencias. No le robaron.

Además, profundiza que los primeros antecedentes de ataques homofóbicos se encuentran a principios de los ’90, como el incendio que sufrió el Club Divino en la ciudad de Valparaíso.

También expone los crímenes de María Pía Castro en 2008, futbolista de 19 años que fue encontrada quemada en Olmué, y el de Susana Sanhueza en 2017, cuyo cadáver apareció en la Municipalidad de San Felipe dentro de una bolsa de basura.

En el reportaje conversan con la activista de Quillota, Karen Vergara, quien explica que la palabra “camiona” pasó de ser un concepto peyorativo a constituir cierta identidad.

Es decir, se trata de un tipo de lesbiana que “no quiere identificarse con los estilos típicamente femeninos impuestos a las mujeres a través de una mirada masculina”: Usan el pelo corto, jeans holgados, camisas a cuadros y jockeys.

“Es una forma de reconocerse en la calle. En la comunidad lésbica, las camionas son nuestras valientes hermanas que, a pesar de la lesbofobia, se atreven a mostrar su lesbianismo“, puntualiza.

La abogada Silvana del Valle advierte que la Región de Valparaíso se ha ganado esa fama de “zona roja” debido al machismo en los sectores más rurales y la existencia de las pandillas neonazis más activas del país.

En la misma línea, el cineasta Sebastián Ayala, quien se encuentra haciendo un documental sobre la lesbofobia, subraya que “todas saben sobre los ataques en Valparaíso y tratan de no ir allí”.