Alejandro Micco y proyecto de 40 horas laborales: “Esta cosa de que por ley no van a caer los salarios, no existe”

En conversación con The Clinic, el ex subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, habla de los pro y los contra del proyecto que ha causado gran polémica en el parlamento estos últimos días, el de las 40 horas laborales. En esta instancia confiesa que considera que esta propuesta es “una rebaja excesiva para nuestra realidad”, además de recalcar que es imposible que los salarios no bajen con este proyecto.

*Colaboración en la edición de Isidora Osorio

¿Cuáles son las claves para entender el proyecto de las 40 horas laborales?

La clave para entenderlo es que, obviamente todos quisiéramos tener más tiempo para estar en la casa, para estar con la familia y/o para hacer los hobbies que uno quiere, más aún si te dicen que puedes tener más tiempo con el mismo sueldo, es difícil que alguien no esté de acuerdo.

Entonces, creo que el primer punto para partir es que tener más tiempo de ocio es un bien, tal como es tener una casa más grande o tener dinero para ir al cine. Cuando uno va teniendo más tiempo, más ingresos, uno quiere consumir más bienes en general y un bien es el ocio. Entonces, no es de extrañarse que cuando los países se van desarrollando los ciudadanos quieran consumir más bienes y como te he dicho el ocio es un bien, por lo tanto, es un tema que cala hondo si es que uno asume que Chile tiene una jornada que no es tan distinta a los países OCDE cuando tenían nuestro nivel de desarrollo, pero lo que si tenemos es trayectos de transporte muy largos. A mucha gente le hace click, es un tema que es fácil de entender, que es difícil que alguien no empatice con él, por lo tanto, dentro de ese contexto uno puede entender por qué ha tomado tanto la agenda pública el tema de la rebaja de horas.

Si te dicen que el país está creciendo, si somos más ricos, más capaces de producir más, porque somos más productivos, porque hay más capital para producir más, uno dice inmediatamente quiero consumir más autos, más computadores, pero también más tiempo libre y esa es una discusión válida. Ahora bien, hay que verla dentro de ese contexto, si el ocio es como un bien, que efectivamente es un bien, si yo voy a tomarme más tiempo de ocio, es decir, si voy a tener una jornada más baja, voy a tener menos ingresos porque voy a poder consumir menos de otros bienes, es parte del juego de la vida, si yo digo me voy a comprar un auto no voy a poder hacer la ampliación a la cocina de mi casa, es uno o lo otro. Si yo quiero tener más tiempo de ocio tengo que consumir menos de otras cosas ¿Qué significa esto? Que mi salario será más bajo.

Ahí es cuando uno dice ‘oye sabes que Chile como país hoy trabaja más que la mayoría de los países de la OCDE, los países desarrollados’, si yo miro los datos es cierto. Chile tiene horas trabajadas de la parte más alta de la OCDE. Pero la comparación es un poco engañosa. Si queremos hacer una buena comparación tenemos que decir okey es raro que los países OCDE tengan menos horas trabajadas que las nuestras. Pero si uno lo piensa no es para nada extraño, ellos en su mayoría son mucho más ricos que Chile, si son más ricos que Chile tienen más recursos para comprar bienes, compran más autos que nosotros, tienen casas más grandes que nosotros y tienen más tiempo de ocio porque es un bien más.

Entonces, lo que nos tenemos que preguntar realmente para esta discusión hoy día, desde mi perspectiva, es cómo está Chile de consumo de ocio. Comparémonos con los países OCDE que son exitosos, que han sido exitosos, pero cuando tenían nuestro nivel de ingresos per cápita, y cuando uno hace esa comparación la verdad es que esta brecha tan grande que hoy observamos, en términos de las horas trabajadas por Chile con respecto a la OCDE, cae muchísimo. De hecho si uno hace una comparación muy simple no se da cuenta que los chilenos hoy día estamos trabajando un 4% más de lo que trabajaban los países OCDE cuando tenían nuestro nivel de desarrollo. Un poquito más nomás. 

Por lo tanto, el tema ahí es decir okey se puede ver este tema de la rebaja de la jornada, sí, pero ojo, no es la diferencia que tenemos hoy día con los países OCDE, sino que veámoslo cuando tenían nuestro nivel de desarrollo, y ahí estamos hablando de 3 o 4% nomás. Cuando uno dice bajar de 45 a 40 horas estás hablando de una rebaja de 11% o cuando estás pensando en la otra rebaja entiendo que ingresar una nueva indicación se baja de 45 a 35 horas efectivas, ahí estaríamos hablando de un 22% menos de horas trabajadas, muchísimo más que el que tenemos realmente con los países OCDE cuando tenían nuestro nivel de desarrollo que es 3 o 4%. Por lo tanto, creo que dentro de esta perspectiva, dado nuestro nivel de desarrollo, las rebajas que se están pensando de 45 a 40 horas es mucho y para que decirte de 45 a 35, creo que es muchísimo y que va a tener un impacto importante en los salarios. 

Entonces, claro puede ser que que vamos a consumir mucho ocio, la gente que está trabajando, pero ojo va a tener menos platita para comprar otras cosas. Entonces, puede ser que al final del día esta situación que parece como tan ventajosa, no sea tan ventajosa porque puede ser al final que yo puedo tener más horas libres, pero voy a tener menos plata para ir al cine, menos plata para tomar vacaciones porque mi ingreso al final del día va a caer. Es difícil pensar que al bajar las jornadas laborales no vayan a caer los salarios.

Yo creo que una rebaja de 45 a 40 horas o de 45 a 35 es una rebaja excesiva para nuestra realidad hoy día

Entonces ¿Es viable el proyecto?

Puede ser que se vote, pero lo importante es que se discuta bien, que si hacemos este proyecto se sepa que va a haber un impacto en los salarios, esta cosa que por ley no van a caer los salarios no existe. Si se acorta la jornada de las horas trabajadas está bien, puede ser una lección democrática, está bien, discutámoslo, no hay ni un problema. Pero ojo, esto tiene una implicancia no menor, que va a ser la implicancia en los salarios o quizás en un mayor nivel de desempleo. Pero alguna de las dos cosas va a pasar, al final del día si yo me compro un auto no tengo plata para arreglar la cocina, si yo quiero más ocio no voy a tener plata para arreglar la cocina, eso es parte del mismo paquete, al final todos los ingresos uno los consume en bienes, mi capacidad de producir como país uno la destina a comprar cosas, pero también a disfrutar el ocio, si tomo mucho ocio tengo menos de lo otro o viceversa.

Yo cuando entro en un país democrático puedo discutir cuánto ocio, cuántos bienes quiero tener. Pero sepamos en la discusión que si uno quiere tener más ocio cuando uno está trabajando, eso va a significar menos salarios y menos consumo de otras cosas. Lo otro, creo que es hacerse un poco de trampa en el solitario y esa es la discusión que uno puede tener y decir okey ¿Qué país queremos tener? Es válido, pero digamos todo lo que se tiene que decir, esa es mi visión en el punto. Si uno ve los datos de los países, es cierto a medida que van creciendo van tomando jornadas más cortas de trabajo, pero cuando van creciendo. 

Si uno hace un ejercicio muy simple, si uno aumenta su ingreso Per cápita del país es un 10% las horas trabajadas caen un 1 o un 2%. Entonces, si queremos bajar un 20% es que nos queremos saltar un 20% de mayor productividad 

En cuanto a las alertas que han dado desde el gobierno refiriéndose a repercusiones nefastas como en este caso la productividad…

Ojo acá no es productividad. La productividad es cuánto yo produzco por hora. Si antes trabajaba 20 horas y ahora trabajo 10 voy a producir la mitad. La productividad va a seguir siendo la misma, lo que pasa es que voy a dedicar más tiempo a otras cosas y no al trabajo. Esto no es que sea nefasto, es una opción de país. Pero hay que decirlo, si todo el país quiere trabajar menos tiempo está bien, pero esto no va a ser con los mismos salarios porque no se puede. Por lo tanto, es una decisión que creo que hará que los salarios caigan o crezcan menos durante un largo tiempo. 

“Ojo esto tiene una implicancia no menor, que va a ser la implicancia en los salarios o quizás en un mayor nivel de desempleo”.

¿En el proyecto de flexibilidad laboral del gobierno cambia un poco este análisis del panorama que usted hace?

Si uno quiere decidir hacer recortes de horas de la jornada, que es una decisión válida, hay cosas que pueden ayudar a que esto tenga un menor efecto en los salarios o no, una de ellas es una situación donde el trabajo se vuelva más efectivo. El tema si uno puede hacer mayores grados de flexibilidad o que las jornadas se adapten más a la realidad de las necesidades tanto del trabajador como de la empresa puede tener un impacto en productividad que haga que el salario, que el ajuste sea más compensado o no.

También ojo, que aquí no hay balas de plata y si fuese todo tan fácil creceríamos más rápido como país, pero creo que si, que si uno quiere plantear una rebaja de jornada más grande, importante como la que se está planteando, de 11%, que es muy grande, deber ver qué cosas uno puede hacer para compensar, algo de eso la flexibilidad. Otra cosa es decir okey estas horas menos que se trabajen que se hagan en capacitación, creo que es una medida que se puso sobre la mesa que es interesante, se bajan las horas trabajadas, pero en una de las horas que no va a trabajar tiene que capacitarse. 

Lo que yo diría hoy día es que las cosas tienen que meditarse más, verse más los pro y los contra, esto tiene efectos en los salarios, los cuales se tienen que tomar en cuenta. Es algo que tenemos que conversar, tenemos que ver otros temas que están sobre la mesa. La automatización viene, si uno le pone muchas trabas al trabajo, muchas cosas adicionales, va la próxima vez quizás a entrevistarme una persona y no dos y quizás con una tecnología más moderna, que te sea más fácil a ti, que alguien desde la oficina te esté controlando toda la cámara. Por lo tanto, igual hay que mirar todas las cosas que están pasando hoy día en el mercado laboral a nivel mundial para tomar la decisión, yo creo que haría un alto.

Pondría todas las cartas, que todos se enteren qué estamos discutiendo, cuáles son los efectos, los pro y los contra que se están discutiendo y ahí recién tomar la decisión. Pero esto de simplemente plantear bajar la jornada de 45 a 40 o 35 las horas laborales, que los salarios se mantienen iguales y que el crecimiento sigue igual creo que es por lo menos un poquito arriesgado y esto va a tener un impacto en los salarios y obviamente el trabajador igual valora los salarios, el salario a fin de mes es algo importante que te hace el ocio más entretenido también.

Por último, cuando se ha hablado de los estudios técnicos hay gente que crítica que el proyecto de las 40 horas no tiene ese respaldo técnico ¿Cómo considera usted esa crítica?

Bueno se está discutiendo, vi que esta era una moción parlamentaria que se empezó a ver, estamos todavía en el debate. Por eso digo, el momento hoy día es paremos, veamos bien y tengamos cosas claras. Hay un tema claro que si yo bajo, si yo quiero insistir, si yo un día de verano tengo que cortar el pasto, dedico la mitad del día a cortar el pasto, voy a cortar la mitad del pasto que cortaría si le dedicara el día entero. No hay mucha magia en eso, entonces algún efecto va a tener en los salarios, puede ser una discusión válida, pero tengamos claro y digámosle al mundo que va a tomar esta decisión, esto no es simplemente tener más horas en la casa, sino que esto viene acompañado con un costo que va a ser menos salario, que uno pueda consumir un vinito de menor calidad el fin de semana, ir menos al cine, unas vacaciones no tan buenas que las que uno podría haber tenido. Y eso hay que ponerlo sobre la mesa y lo que sí creo es que en la discusión, hasta el momento, no se han visto todas las aristas y eso es lo que se tiene que hacer hoy día, poner todas las aristas del juego, cómo esto le pega a los salarios, cómo esto tiene impacto en la potencial automatización, qué impacto puede tener en los puestos de trabajo, cómo va a afectar en el desempleo, creo que hay que poner todo eso sobre la mesa y teniendo eso como base tomar la decisión.

Si tuvieses que definir ¿Cuál de los dos proyectos está más cercano a la realidad del país?

Yo creo que una rebaja de 45 a 40 horas o de 45 a 35 es una rebaja excesiva para nuestra realidad hoy día, esa es una opinión personal. Creo que va a tener un efecto en los salarios, eso es real, pero bueno la gente puede elegir, si uno puede elegir trabajar menos y tener menos salario, es parte de una elección libre, pero yo creo que hay que plantearlo así, los salarios no van a quedar tal cual, eso hay que dejarlo claro y después tomar la decisión al respecto.


Comentarios
Sabía ud que... TENEMOS MEJOR SITIO QUE NATALIA COMPAGNON. -------------------------------- Sabía ud que... “LEE ENTRE LÍNEAS” NO ERA BRUCE HACIENDO COCA. -------------------------------- Sabía ud que... EL CANTANTE MÁS DURO ES PEDRO PIEDRA. (MARIO HERRERA) -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO NO ME ENCUENTRO BIEN, USO GOOGLE MAPS. -------------------------------- Sabía ud que... LOS ARQUEÓLOGOS DISLÉXICOS SE VAN DE CAVACIONES. --------------------------------