“Enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie”: Qué hay detrás del discurso que repite Piñera

Agencia UNO

“Enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie”: Qué hay detrás del discurso que repite Piñera

La frase se hizo famosa cuando el Presidente se refirió en esos términos a las protestas sociales en octubre del 2019. Sin embargo, previamente el mandatario la había utilizado al menos 14 veces, para referirse a enemigos tan diversos como el calentamiento global, los incendios forestales, los portonazos y el terrorismo. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana se lo atribuyó al coronavirus. ¿Qué hay detrás del lenguaje bélico de Piñera? Dos investigadores explican a The Clinic los resultados de un estudio donde revisaron 46 discursos del mandatario pronunciados durante su segundo mandato.

En plena inauguración del nuevo Hospital Félix Bulnes en la comuna de Cerro Navia, Sebastián Piñera entregó un nuevo balance del número de contagiados por Covid-19 en todo el país. En la instancia, aprovechó de dar su propia descripción del virus. “Es un enemigo poderoso, cruel, que no respeta a nada ni nadie”, dijo.

La frase generó rápida repercusión en las redes sociales. Los usuarios recordaron que había utilizado las mismas palabras para referirse a las protestas sociales que sacudieron al país desde 18 de octubre en adelante. Sin embargo, este reciclaje de conceptos tiene una historia más larga.

Piñera inaugura el nuevo Hospital Félix Bulnes. Foto: Agencia UNO

Un estudio elaborado por el lingüista de la U. de O’Higgins, Federico Navarro, y el economista de la U. Alberto Hurtado, Carlos Tromben, analizó un total de 46 discursos, conferencias y entrevistas orales de Sebastián Piñera realizadas durante su segundo mandato. El resultado arrojó que el Presidente había utilizado la misma frase al menos 14 veces antes del estallido social.

La investigación precisa que la primera vez que Piñera habló de un “enemigo poderoso e implacable” fue el 29 de marzo de 2018, apenas comenzado su gobierno, y toma distintas formas de acuerdo al contexto. En asuntos policiales, el enemigo es el crimen organizado, el narcotráfico y el terrorismo. Sin embargo, al ampliar la búsqueda a otras palabras que hacen alusión a la guerra (como “batalla”, “combate”, “conquista”, “derrota”) aparecen otros como el cambio climático, el calentamiento global, los incendios forestales y la sequía

Sin embargo, dicha frase nunca tuvo una repercusión tan mediática hasta el 20 de octubre del 2019, cuando en medio de las protestas sociales aseguró que “estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie”. De ahí en adelante, su significado cambió para siempre.

DISCURSO DE GUERRA

En conversación con The Clinic, Carlos Tromben, uno de los autores del estudio, resume el discurso de Piñera como “reiterativo y flexible, adaptable a contextos. Con pocas ideas diseñadas, pero con objetivos muy claros para su estrategia”

A su parecer, la historia de Piñera está fuertemente imbricada con “su devenir como millonario”. En esa línea, su perfil de personalidad “emerge de una historia de triunfo en los mercados financieros. Es un personaje obsesivo, con poca vinculación emocional con su entorno, muy ambicioso en el sentido de querer demostrarse algo a sí mismo y a las figuras arquetípicas de su subconsciente, como el padre, la madre y su hermano, con quien siempre compitió”.

Piñera el 20 de octubre de 2019: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie”. Foto: Agencia UNO

Para el economista, en temas comunicacionales Piñera sigue manteniendo su “visión financista” e “invierte en lo que podemos llamar activos lingüísticos para obtener ciertos resultados. En ese sentido, cuando cambia el escenario, su discurso lo adapta y le saca su máximo rendimiento”.  

En la misma línea, Navarro plantea que esta reiteración forma parte de “un discurso de guerra, un discurso de la ley y el orden”. De acuerdo al especialista, este tipo de recursos se puede encontrar principalmente en la derecha populista de Europa. También hay un antecedente directo cuando George W. Bush repite los mismos conceptos que usó para hablar de la guerra de Irak para referirse al colapso bursátil del 2008 en Estados Unidos.

“Los antecedentes en general están asociados a líderes que están en el espectro de la centro derecha y derecha”, subraya el lingüista.  

LA METÁFORA LIGHT

Navarro señala que en la lingüística existe una línea de investigación sobre el uso de la metáfora. Explica que “hay una mirada cognitiva que dice que nosotros pensamos a través de metáforas. La metáfora no son sólo un añadido retórico que sirve para explicar mejor algún concepto. Lo que plantea la teoría contemporánea de la metáfora es que interviene en nuestra manera de pensar la realidad”.

“El uso de la metáfora de la guerra es mucho más importante y mucho más influyente porque es una manera de pensar los conflictos. Estás poniendo un filtro que es bélico, donde hay armas, muertos, batallas, trincheras. La teoría de la metáfora plantea que en cuanto uno vincula dos ámbitos semánticos, por ejemplo, guerra y coronavirus, todo lo demás se activa y tu conocimiento de un ámbito te permite interpretar el otro ámbito”, añade.

Sebastián Piñera da discurso tras inspeccionar operaciones de las Fuerzas Armadas para controlar el coronavirus. Foto: Agencia UNO

Sin embargo, en el caso de Piñera, el especialista precisa que estamos ante un discurso de guerra que es “más light”. Argumenta que no están presentes elementos atribuidos a una “derecha más dura”, tales como “identificar al inmigrante como el mal, como una amenaza”. Para Navarro, el mandatario “no está en una guerra real. Este discurso casi lo ocupa como figura retórica. Pero resultó disruptivo socialmente cuando lo utilizó en un contexto de protesta social y estado de excepción”.

Para Tromben, que Piñera construya un discurso de guerra tiene un objetivo claro: “Unir a la nación en torno a un apremio que se cierne sobre los valores y los modos de vida. Entonces, todos se unen, postergan sus diferencias políticas, sociales y culturales, y se genera esa cohesión patriótica que no siempre tiene éxito, porque el personaje no es muy buen comunicador. Es astuto, es pillo, es consciente de sus debilidades y potencia lo que puede hacer, que es repetir, repetir y repetir”.

De hecho, recurre a una metáfora de fútbol para explicar el juego discursivo del Presidente: “Piñera es como esos equipos italianos defensivos, que juegan mirando siempre el reloj, tirándola para afuera cuando lo empiezan a apretar por sus temas económicos y financieros. Gana tiempo y chutea la pelota lejos. Él siempre está jugando a la defensiva, esperando el contragolpe. Te engaña, te hace creer que está débil y contra las cuerdas, pero la chutea a reventar fuera del área y, si la pica uno de sus grandes atacantes, la mete. Así procede en lo discursivo. Con estos recursos gana tiempo, ahuyenta el peligro y contrataca”.

Comentarios
Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. --------------------------------