Llegó su hora: La generación que escribirá la nueva Constitución

Llegó su hora: La generación que escribirá la nueva Constitución

Serán protagonistas de la redacción y debate del proceso que ya toma curso. En su mayoría abogados constitucionalistas, son la camada a la que le tocará hacer una labor que pasará a la Historia. La mayoría transita entre los 34 y 50 años, y sus referentes participaron en “la batalla del 2005”, la reforma de la administración Lagos. ¿Quién es quién en este grupo transversal que lleva años intercambiando escritos y compartiendo en seminarios? Aquí sus nombres, sus redes y sus intereses.

La voz de la experiencia

Entre los constitucionalistas se les conoce como “los veteranos del 2005”, es decir, aquellos profesionales que jugaron un rol clave en la reforma constitucional del gobierno de Lagos, con la que se dio por terminada la transición. Aunque es un grupo pequeño, ha sido muy influyente entre opositores y oficialistas al momento de articular grupos de trabajo y de discusión.

Uno de los más destacados es Arturo Fermandois quien, pese a dedicar parte de su ejercicio a la representación corporativa de privados, su prestigio se basa en su carrera docente en la Universidad Católica y en su estrechos lazos con la UDI. En esa misma esfera, se ubican Gastón Gomez  y Teodoro Ribera, ambos ligados a RN, son cercanos consultores de La Moneda. Mientras Gómez -indiscutido líder de los constitucionalistas de centroderecha- integró la mesa técnica que dio vida al proceso constituyente, el excanciller baraja sumarse a la Convención, pero como constituyente.

En la ex Concertación, entre los “veteranos del  2005”, destacan Patricio Zapata (DC) y Francisco Zúñiga (cercano al PS). A su experiencia en reforma y confección de artículos constitucionales, se suma vasta trayectoria académica: el primero es docente de la Universidad Católica, además de encabezar el Centro Democracia y Comunidad; mientras que el segundo es profesor destacado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Quienes los conocen, destacan, además, que al igual que sus pares hoy oficialistas, se han distinguido por formar a una nueva generación de abogados que ahora serán protagonistas de la discusión constitucional que se aproxima.

Los nuevos conservadores

Todos forman parte de un ala conservadora constitucionalista ligada a la derecha, pero desde distintas posiciones. El abanico va desde Sebastián Soto hasta Jorge Barrera. El primero es director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Católica e integrante del Consejo de Defensa del Estado, desde que abandonó en 2019 su privilegiado rol como asesor presidencial del segundo piso de La Moneda. El segundo acaba de terminar su participación en el Partido Republicano de José Antonio Kast, donde fue secretario general. Si bien, actualmente se encuentra en Estados Unidos cursando un doctorado, ha tenido un rol activo en preparar los argumentos de su tienda. 

En este grupo, sin duda, la Fundación Jaime Guzmán ha sido semillero fecundo del trabajo constitucional gremialista. Barrera y la abogada Constanza Hube pasaron por ahí. Ella es académica de la UC, consejera de Libertad y Desarrollo y una activa carta electoral constituyente que la UDI espera llevar como cabeza de serie en alguno de sus distritos. 

Los tres tendrán un destacado papel como representantes de la derecha en esta discusión. Y como era de esperar, sólo uno de ellos, Soto, ha dicho en privado, que va por el Apruebo. Entre sus coincidencias están un marcado acento presidencialista y el esfuerzo por limitar la cantidad de derechos a ser regulados por una futura Constitución.  

En orden: C. Hube, J. Barrera y S. Soto.

Pese a que apenas ninguno supera los 42 años, sus trayectorias son extendidas en política. Hube ha sido asesora de senadores y diputados UDI por años en el Congreso. Soto es quizás uno de los abogados más cercanos a Cristián Larroulet y cuenta con una veintena de publicaciones en derecho. Barrera, por su parte, es un consultor permanente de figuras de la derecha como Jacqueline van Rysselberghe, Marcela Cubillos y el propio Kast. Además, es quien ha estado detrás de varias ofensivas llevadas por su sector al Tribunal Constitucional; entre otras, aquella que impulsó objeción de conciencia para la tramitación del aborto en tres causales, alegatos en los que Hube también participó.         

El eje liberal

Una escuela liberal del derecho constitucional es algo que miran con nostalgia abogados de este sector. Tras una tradición de larga data, presente en prácticamente todo el siglo XX, su actividad fue desplazada por gremialistas y neoliberales, durante la dictadura.

Sin embargo, en los últimos años, poco a poco, un grupo de constitucionalistas ha logrado hacerse espacio entre conservadores e inaugurar una nueva generación liberal.

Entre sus referentes, destaca José Francisco “Cheche” García, doctor en Derecho de la Universidad de Chicago, hoy cercano a Evópoli y quien fue asesor de RN en materia constitucional. Ex investigador de Libertad y Desarrollo, ha sido asesor de referencia en ambos gobiernos de Sebastián Piñera y en la elaboración de los programas presidenciales de Evelyn Matthei y Andrés Allamand. Actualmente, es académico de la UC y comparte bufete con Gastón Gómez (GPG Abogados). 

Hace años que García viene empujando, desde su sector, una apertura a la redacción de una nueva Constitución. Al menos desde el 2013 que esboza críticas contra “mecanismos contramayoritarios” como los quórum de ciertas leyes o el sistema binominal. Fue uno de los primeros “apruebistas” de la derecha y respalda abiertamente medidas como los escaños reservados para los pueblos originarios. 

En orden: J.F. García, I. Aninat, E. Evans

Miembro de la Mesa Técnica Constituyente, en esa instancia, también en representación de Evópoli, llegó la abogada Isabel Aninat. Si bien pertenece más al mundo de las políticas públicas que al derecho constitucional, no es ajena a ese tema y se le sindica como uno de los nuevos referentes intelectuales de la derecha liberal. Antigua investigadora del CEP, actualmente es decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñez. Algunos de sus temas de interés, tal como lo planteó este año en la Enade, giran en torno a la descentralización y la modernización del Estado.

Entre los liberales no hay que olvidar a Eugenio Evans, quien pese a pertenecer a una generación más antigua y adherir al Rechazo, se reconoce en este eje. Primero en Ciudadanos, el movimiento fundado por Velasco, y actualmente como parte de Convergencia Liberal y del movimiento político Sumamos, organizado en torno al exministro Sebastián Sichel.

La ex Concertación

Se mueven en la centroizquierda y todos gozan de fecundas relaciones políticas con el mundo de los partidos. Tienen matices en varios temas, pero en conjunto han formado parte de la redacción de leyes de los últimos años, tanto como asesores legislativos o como funcionarios públicos.

Gabriel Osorio, militante PS, tuvo un papel relevante en los tironeos en la mesa técnica de noviembre, armada especialmente después del acuerdo para un plebiscito constitucional. Desde la Secretaría General de la Presidencia del segundo gobierno de Bachelet, tuvo un rol central en la redacción de la Ley de Probidad que se generó tras la Comisión Engel, conformada a raíz de los escándalos de platas políticas. 

Él se define como más a la izquierda de su amiga y correligionaria, Claudia Sarmiento. Para la constitucionalista de la Universidad de Chile, los temas de género han ocupado gran parte de su labor en el último tiempo. De hecho, estuvo involucrada en la reforma sobre cuotas de género que también impulsó el último gobierno de Bachelet.     

En orden: C. Sarmiento, F. Soto, G. Osorio, P. Figueroa y T. Jordán.

Tomás Jordán es otro de los nombres fuertes del sector. Es cercano a la DC y participa del círculo de abogados constitucionalistas socialcristianos que encabeza Patricio Zapata, pero sus convicciones políticas están más cerca de otros abogados jóvenes, como Gabriel Osorio. Jordán fue un activo asesor de la Secretaría General de la Presidencia durante la segunda administración de Bachelet; y participó entonces en la elaboración, junto a Mario Fernández, del proyecto de nueva Constitución que fue ingresado durante la última semana del gobierno de la expresidenta y que será clave como referencia en el debate que se abre.

En el PPD, en tanto, encontramos al abogado Francisco Soto y la politóloga Pamela Figueroa. Si bien esta última no proviene del mundo del derecho, fue elegida por la colectividad para representarlos en la mesa técnica del 2019.

La vieja y nueva izquierda

En su mayoría, se trata de abogados jóvenes que egresaron de distintas escuelas de derecho entre los años 90 y 2000, y que cursaron estudios de doctorado en España, Inglaterra o Estados Unidos. Se declaran cercanos al Frente Amplio, aunque les incomoda que los encasillen: prefieren el rótulo de independientes. Son admiradores del constitucionalismo europeo y abrazan líneas de pensamiento como el ecologismo y el feminismo. A diferencia de la generación de abogados que los precedió, se dedican casi exclusivamente a la academia: prefieren el estatus de profesor que el de litigante. 

Se desempeñan fundamentalmente en establecimientos fuera del eje de las universidades de  Chile y Católica. Han organizado sus círculos en los departamentos de derecho público de casas de estudios como la Diego Portales, la Alberto Hurtado, la Austral y la de Valparaíso. Esta última está encabezada por Jaime Bassa, cuyo perfil disruptivo se volvió viral en 2018 cuando fue encarado por dos diputados por no vestir formalmente en la Comisión de Defensa. “No sé si la corbata agrega algo a lo que tengo que decir”, les dijo aquella vez.

En dicha casa de estudios lo acompaña Christian Viera, quien generalmente es convocado para dar sustento a acusaciones constitucionales, como la que se aprobó contra el exministro Andrés Chadwick. También se destaca a Alejandra Zúñiga Fajuri, representante del Partido Liberal en la mesa técnica.

En orden: J. Bassa, F. Atria, C. Heiss, C. Viera, A. Zuñiga

Pese a no calzar del todo con el perfil, Fernando Atria se siente parte del grupo y es, de hecho, su principal referente. Es el mayor en términos etáreos, cursó su doctorado en la Universidad de Edimburgo y si bien siempre ha demostrado mucho interés en temas constitucionales, en su faceta como profesor prefiere impartir la teoría del derecho. Además, tiene un perfil militante. Formó parte del Partido Socialista (PS) hasta el año pasado, cuando decidió renunciar y fundar su propio movimiento: Fuerza Común. 

Un matiz a este grupo ofrece Jaime Gajardo Falcón, hijo del ex presidente del Colegio de Profesores y militante del PC. Si bien él creció bajo el alero del profesor Francisco Zúñiga de la Universidad de Chile, incluso fue su ayudante, su identidad comunista lo distancia de la escuela socialdemócrata y lo alinea con tendencias más progresistas. El grupo lo cierra Claudia Heiss, una de las pocas no abogadas de esta generación: su camino lo partió como periodista para luego especializarse en ciencia política. Representó a Revolución Democrática en la mesa técnica.   

La voz mapuche

Es militante socialista, pero para esta discusión constitucional su rol se distingue como representante de la cultura mapuche y experto en asuntos indígenas. Salvador Millaleo es abogado de la Universidad de Chile y doctor en Sociología de la Universidad de Bielefeld de Alemania. Académico de varias casas de estudio, fue director del programa de derechos indígenas de la Fundación Chile 21. 

Foto: S. Millaleo

Desde julio del año pasado, figura como consejero del Instituto de Derechos Humanos (INDH), cargo al que accedió gracias al respaldo de la diputada Emilia Nuyado. Quienes conocen acerca del rol que jugará en este debate constitucional, no descartan que asuma una campaña para ser electo como constituyente. 

¿Su pelea? El reconocimiento indígena, y en esta pasada, que los pueblos originarios tengan escaños reservados en el proceso constituyente como se acordó para las mujeres.

Comentarios
Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. --------------------------------