Foto: Canal 13

Detrás de La Ofis: La desventurada versión chilena de la serie más vista en el streaming

La versión estadounidense de The Office fue la serie más vista en plataformas durante el 2020. Doce años antes, Chile Corto se adelantó e hizo una adaptación chilensis, cuya primera temporada llegó a Canal 13. Sin embargo, un cambio de ejecutivos la sepultó, desatando la furia de los fanáticos. Aquí, The Clinic desempolva pasajes desconocidos de esta verdadera serie de culto.

Nimrod Amitai, director:

“Un día Carlos Bleycher -guionista en Puerto Papel y excompañero de la U- me pasó un disco con The Office UK. Me dijo: “hueón, ve esta hueá”. Recuerdo que la vi y rayé. Al tiro se la mostré a mi jefe de esa época que era Julián”.

Julián Elfenbein, exproductor general de Chile Corto:

“Trabajaba en Chilevisión en ese minuto. Animaba “Fiebre de Baile”, “Talento Chileno” y era un rostro bien importante. Jaime de Aguirre (Director ejecutivo de Chilevisión) estaba vuelto loco con la serie, pero al final no sé qué pasó, se empantanó un poco la negociación y finalmente la llevamos a Canal 13”.

Ignacio Arnold, exproductor general del área de ficción Canal 13:

“Este era el segundo proyecto que ejecutamos después de “Huaiquimán y Tolosa”. Un día Alejandro Burr (productor ejecutivo del área de ficción de Canal 13) me comenta que habló con Julián y que está la posibilidad de hacer The Office en Chile. Me parece que en ese momento él no la cachaba mucho, pero yo justo estaba viendo la versión gringa a través de videos piratas. Fue súper sorpresivo pensar en la posibilidad de hacer algo así, porque en ese minuto era súper vanguardista, bien de nicho, con un humor muy especial que no calzaba con Canal 13. Les pregunté: ‘¿Seguros que quieren esto?’. Me respondieron: ‘Sí’, y bueno, la raja”.

Vasco Moulian, exdirector de programación Canal 13:

“La serie la encontraba buena, la producción era a todo trapo”.

Julián Elfenbein, productor general Chile Corto:

“Primero, hicimos un piloto, un capítulo cero. Hicimos el casting de actores y trabajamos con distintos guionistas, con la idea de que cada uno de ellos hiciera un capítulo distinto. Estuvo Fabrizio Copano, otra gente nueva, algunos con experiencia”.

Foto: Rodrigo Pérez Ceitelis

Rodrigo Peréz, asistente de dirección:

“Tuvimos varios guionistas, pero no recuerdo haber visto a Copano en las reuniones de guión”.

Cristian Banda, encargado de cámaras:

“Puede que haya sido el guionista, no estoy seguro… no sé si era él”.

Fabrizio Copano, ¿guionista?:

“Estuve en todas las reuniones participando de la creación capítulo a capítulo. Me acuerdo de haber estado hartas semanas encerrado con los guionistas”.

Gonzalo Maza, guionista: 

“Todos éramos fanáticos de la serie, a todos nos gustaba la británica sobre todo. Vimos todos los capítulos que existían, los desarmamos, los analizamos estructuralmente. Hicimos todo una cosa bien nerd y analizamos los guiones escena por escena. Fue como desarmar las piezas de un motor para luego ponerle piezas chilenas y que, de alguna manera, siguiera funcionando”.

Fabrizio Copano, ¿guionista?:

“Maza quería hacerla súper parecido a una mesa de escritura gringa. Me acuerdo de hartos debates con Nimrod, donde él decía que tenía que ser más parecida a la inglesa que la gringa, que Chile se parecía más a la cultura inglesa por los silencios, mientras que la otra era un poquito más amable, incluso el jefe tiene más corazón (…) Recuerdo mucho a Gonzalo Maza con un Excel mostrándonos estructura, nos decía ‘esto va a pasar’, entonces lo comentábamos. Eran muchas horas de conversar”

Gonzalo Maza, guionista: 

“(En la ofis) se mantenía el espíritu original de la serie que básicamente es muy irónico, muy de un personaje bastante desagradable, que finalmente terminaban siendo un espejo de mucha gente que uno odia. Por eso el protagonista se llamaba Manuel Cerda, era como un cerdo”.

“Todos éramos fanáticos de la serie, a todos nos gustaba la británica sobre todo. Vimos todos los capítulos que existían, los desarmamos, los analizamos estructuralmente. Hicimos todo una cosa bien nerd y analizamos los guiones escena por escena”, cuenta Gonzalo Maza, guionista.

Luis Gnecco, interpretaba a Manuel Cerda, jefe de La Ofis:

“Yo no había visto la serie. Entiendo que habían comprado la licencia de la versión británica y cuando la vi quedé para adentro, no lo podía creer. Era muy novedoso, una serie increíble, ¿cachai cuando vei huevas que son muy nuevas y te sorprende el formato, la actuación o el estilo?”

Nimrod Amitai, director:

“Me acuerdo que para Manuel Cerda estaba en la terna el compadre de Watts (Gustavo Becerra) y un par de comediantes más. Pero la primera vez que llegó Gnecco fue otra cosa, era divertido. Probó en casting una escena que yo encontraba muy divertida, que es cuando Manuel va donde Rocío y le dice: “me salió un poroto acá en la parte de abajo (tocando su entrepierna)”. Cuando vi a Gnecco haciendo esa escena, no me aguanté la risa. Ahí supe que era él. Gnecco se engolosinó con el personaje, porque también tiene un alter ego de Manuel Cerda. Aprovechó la peluca y lo exacerbó”. 

Mauro Contreras, peluquero:

“Teníamos que encontrarle una peluca que se pudiera adherir al cuero cabelludo y durara por lo menos 8 a 10 horas pegadas, porque teníamos unas jornadas de grabación que eran súper extenuantes. Entonces había que darle con algo que encontráramos. Y él se compró una y llegó a la prueba de vestuario con ella. ¡Era como el Puma Rodríguez! Todos nos reímos”.

Luis Gnecco, interpretaba a Manuel Cerda, jefe de La Ofis:

“El personaje yo lo quería hacer pelado, pero pusieron una peluca. No sé si se veía natural o bien”. 

Ignacio Arnold, exproductor general del área de ficción:

“En televisión abierta siempre hay indicaciones: quiero rostros, quiero gente más bonita, que es lo que hacen las teleseries. Se dio carta blanca y creo que efectivamente el elenco es increíble, actoralmente hablando. Los personajes fueron elegidos con pinzas”.

Mauro Contreras, peluquero:

“El límite era marcar nuestros cánones nacionales, chilenizar los looks, pero no podíamos cambiar el estereotipo que ya estaba marcado desde antes”.

Rocío Poblete (Nathalia Aragonese) y Diego Ramírez (Pablo Casals). Foto: Canal 13

Luis Gnecco, interpretaba a Manuel Cerda jefe de La Ofis:

“Nos fuimos sorprendiendo con los personajes, porque cada uno era más raro que el otro”.

Nimrod Amitai, director:

“Después de que los guiones estuvieran aprobados por el canal, empezamos la preproducción. Faltaba un mes para el rodaje y no teníamos la locación principal. La primera opción era una cochera en el centro, que era un peladero que podíamos armar como set: era oscuro y más encima había sido un centro de tortura. Peleé para que no lo hiciéramos ahí. La producción estaba convencida que ese era el lugar, porque daban los números, pero insistí que no. De la nada, apareció un cuevazo, un contacto de no sé quién que decía que había un edificio frente al teatro Ictus y estaba listo para lograr acuerdo. Un piso era La Ofis completa. En los otros estaba la producción, vestuario y casi todas las locaciones interiores”.

Cristian Banda, encargado de cámaras:

“El bajo presupuesto se notaba en los sueldos. Se hizo en una pura locación y en esa había oficinas de producción, de vestuario, de arte y el set entero. En términos de arte, como que todo se recicló de las oficinas de Canal 13 y lo que tenía la directora de arte”.

“Yo no había visto la serie. Entiendo que habían comprado la licencia de la versión británica y cuando la vi quedé para adentro, no lo podía creer. Era muy novedoso, una serie increíble, ¿cachai cuando vei huevas que son muy nuevas y te sorprende el formato, la actuación o el estilo?”, dice Luis Gnecco, que interpretó a Manuel Cerda, el jefe de La ofis.

Fabrizio Copano, ¿guionista?:

“La serie se siente muy chilena dentro de la adaptación. Además del guión, creo que el arte funcionó muy bien. Se parece a una oficina chilena, que tiene esa iluminación, esos colores en la pared, esa falta de luz. Creo que eso se logró harto. Era una oficina chilena en el centro de Santiago 100%”. 

Gonzalo Maza, guionista:

“El rol de uno era tratar de no echar a perder la serie y creo que lo logramos. Nimrod Amitai hizo un trabajo estupendo y creo que Lucho Gnecco también hizo un gran personaje. Los secundarios también estuvieron súper bien (…) De alguna manera, todos se sintieron con el permiso de hacer lo que quisieran, dentro de unos parámetros de tipo de humor más sofisticado que el que habitualmente había en la tele en ese momento”.

Crítica en LUN de Larry Moe sobre el primer capítulo de La Ofis:

“El mérito más elogiable de ‘La ofis’ es que divierte sin aproximarse a los televidentes con un humor básico, ni menos enchufarles risas grabadas, cómo si fuéramos tan idiotas que necesitamos que nos avisen cuando reírnos”. 

Manuel Cerda (Luis Gnecco) y Cristian Müller (Mauricio Dell). Foto: Canal 13

Luis Gnecco, interpretaba a Manuel Cerda, jefe de La Ofis:

“Pensábamos que iba a tener mucho impacto, pero toda esta maravilla se vio interrumpida”.

Luis Bahamondes, guionista y director ocasional: 

“(Luego del estreno) llegó una nueva directiva y ellos no entendieron qué era esto. Llegaban al nivel de pregunta: “Oye, ¿por qué los personajes miran a la cámara?” o “¿Por qué dicen esta broma?”. No la entendían. Esto, sumado a que a Vasco Moulian algo le pasó con la serie, porque la odió. Primero, le fue quitando las promos durante la semana, entonces la gente se fue perdiendo. Después, le fueron cambiando el horario y la emitían cada vez más tarde”.

Vasco Moulian, exdirector de programación Canal 13:

“Yo no quería que a la serie le fuera mal. ¿Cómo voy a ser tan imbécil? (…) Lo mismo pasó con Los 80. Hay todo un mito que dice que a mí me hubiese gustado que a las series chilenas les fuese mal. La otra vez, le dije a Loreto Aravena que traje a Miguel Mateos al lanzamiento de “Los 80” para que les fuera bien. Hay toda una huevada media política, no me tienen buena”.

Luis Bahamondes, guionista y director ocasional:

“Nos pasó que una vez que nos juntamos a ver uno de los capítulos. Compramos copete y cositas para picar. Estábamos ahí y, de repente, empezaron a dar Teletrece. Nos preguntamos ‘¿Qué pasó? ¿No la van a dar?’. Finalmente, nos tomamos y comimos todo y cuando nos estábamos yendo, la empezaron a dar. Eran como las 1 de la mañana. Ni siquiera nosotros sabíamos cuándo la iban a dar, así de malditos”.

“(Luego del estreno) llegó una nueva directiva y ellos no entendieron qué era esto. Llegaban al nivel de pregunta: “Oye, ¿por qué los personajes miran a la cámara?” o “¿Por qué dicen esta broma?”. No la entendían”, cuenta Luis Bahamondes, guionista y director ocasional.

Gonzalo Maza, guionista:

“Él (Vasco) es de los tipos que dinamitaron la televisión chilena. Una de las cosas que hizo fue no entender o no querer entender la serie, sentirse celoso de lo que había hecho un ejecutivo anterior. Básicamente, quería imponer su propia impronta. Nos puso en un horario horrible y aún así la serie tuvo audiencia”.

Jimena Rivano, directora de casting:

“Nunca le dieron el soporte dentro de la televisión para que la gente la viera. Hay muchas personas que ni siquiera saben que existió, porque la serie no tuvo en Chile la vitrina que merecía. Era súper entretenida y bien hecha. Al final, quedó como una serie de culto chilena porque la vieron sólo algunas personas y otros hasta el día de hoy la aman”.

Liliana García, interpretó a Jimena Ibarra, jefa de Manuel Cerda:

“Las obras audiovisuales deben tener un tiempo de asentamiento en la pantalla para habituar al público y se produzca un boca a boca, que es un reflejo de la conexión que se da entre las personas por la emoción que genera el contenido. Si se decide andar cambiando el horario es porque se trata de alguien que no sabe que esto funciona así. No me pareció serio con la audiencia ni con las personas que trabajaron en el proyecto”.

Luis Gnecco, interpretó Manuel Cerda, jefe de La Ofis: 

“Todo este trabajo que pudo haber tenido apoyo del canal, no lo entendieron. Menos una persona como él (Moulian), que no tenía dedos para el piano y no sé qué hacía. A este huevón lo hago responsable de la estupidez, pero puntualmente con La Ofis, porque agarró el programa y lo sepultó”.

“Nunca le dieron el soporte dentro de la televisión para que la gente la viera. Hay muchas personas que ni siquiera saben que existió, porque la serie no tuvo en Chile la vitrina que merecía. Era súper entretenida y bien hecha”, dice su directora de casting, Jimena Rivano.

Vasco Moulian, exdirector de programación de Canal 13:

“Me dolieron todas las críticas, pero en particular las de Gnecco. Él siempre me pega. Se atraviesa con mi mundo político, mi mundo personal, mi mirada sobre la tv (…) Se les olvida que conmigo el canal pasó de estar 4º al 1º y no solo con Los Simpsons. Con Amango, con el Blog de la Feña, con Diego y Glot. Abrimos la industria con 1810 que lo quieras o no es un producto salchicha, pero hicimos que el canal estuviera 1º”. 

Locación de La ofis. Foto: Fanpage La ofis

Karla Matta, interpretó a Trini –personaje basado en Kelly–

“El último capítulo salió a las 3 am, y eso fue duro, porque tú estás trabajando para que la gente la vea y te ponen a la hora cuando todos duermen. Eso fue como matar la serie”.

Luz María Yacometti, interpretó a Teresita –personaje basado en Angela–:

“Los actores fuimos un poco víctimas de la polémica que se generó entre la producción y el canal. Fue una decepción, porque ya estaba definido lo que le iba a ocurrir a cada personaje en los guiones para la segunda temporada. Por ejemplo, iba a haber un romance entre Teresita y Cristian. Había grandes expectativas, porque nuestros personajes iban a evolucionar y finalmente eso no se dio y quedó trunco. Nos quedamos con las ganas de haber continuado”.

Ignacio Arnold, exproductor general de área de ficción de Canal 13:

“Daniel Muñoz, que estaba contratado en ese momento por Canal 13 por “Huaiquiman y Tolosa”, iba a ser el antagonista de Gnecco en la segunda temporada de La Ofis. Pero finalmente, cuando el canal manifiesta abiertamente que no quiere continuar, se estableció una comisión para negociar la salida de la serie”. 

Nimrod Amitai, director:

“La segunda temporada está escrita, están los guiones. Hay un mito que dice que los guiones se filtraron, pero todavía no se filtran. Hubo un plan de grabar las dos temporadas juntas, pero el proyecto se fue un poco de las manos, se subestimó”.

Ignacio Arnold, exproductor general de área de ficción de Canal 13:

”Fue bien inédito cerrar un acuerdo por dos temporadas de una sola vez con una productora (Chile Corto) que hasta ese momento no había hecho nada de ficción. Que se haya aprobado en esas condiciones fue, mirándolo con el tiempo, un momento de locura colectiva”.

Julián Elfenbein, productor general Chile Corto: 

“En ese tiempo, hubo mucha fanaticada de La Ofis, recuerdo que en un minuto hicieron una protesta afuera de Canal 13”.

Ignacio Arnold, productor general del área de ficción Canal 13:

“Lo recuerdo como una pequeña manifestación de los fans de la serie, acompañados por el director y parte del elenco”.

Cristian Banda, encargado de cámaras:

“Fue una propuesta de los fans y el director con Gnecco, y un par de actores y técnicos, que mandaron por la página de Facebook, algo como: ‘Puta esto no puede ser, cómo cambian La Ofis de horario, hagamos una protesta’ y ahí engancharon técnicos y actores. La hicieron afuera del canal”.

Foto: Rodrigo Pérez Ceitelis

Luis Bahamondes, guionista y director ocasional: 

“Esa protesta nació a través del fanpage. No recuerdo bien de dónde, pero sí me acuerdo que nosotros dijimos ‘démosle’, y lo alentamos, porque para nosotros fue igual de injusto que para la gente”.

Fabrizio Copano, ¿guionista?

“La organizaron ellos mismos, jajaja”.

Nimrod Amitai, director:

“¿Cómo no iba a ir? Fue un trabajo enorme, desgastador y de repente ver que te lo estaban tirando a la una de la mañana era duro. Era más joven, entonces iba a todas. Para ser justos, hay muchas historias de productos que se han visto perjudicados. A nosotros podrían no habernos emitido o haber cortado la serie a la mitad, y tuvimos la suerte de que la tiraron completa. Entonces igual le dieron su vida”.

Luz María Yacometti, interpretó a Teresita –personaje basado en Angela–

“Después de la protesta pacífica afuera del canal fuimos a un bar en Bellavista, donde se sortearon algunos premios para los fanáticos que eran objetos típicos de La Ofis, por ejemplo, el tazón de Manuel Cerda que decía “El jefe del año” y otras cosas que teníamos en los escritorios. A mí, se me partió el corazón, porque me di cuenta que eso significaba que era el final de todo y que la cosa no iba más, porque nos empezábamos a deshacer de la utilería propia de La Ofis y de todo lo que era parte de ese mundo”.

Vasco Moulian, exdirector de programación Canal 13: 

“Yo no podía tener una serie con 8, 10 puntos. Esos números hoy serían un éxito, pero eso fue lo que pasó. Por eso se cambió de horario”. 

Julián Elfenbein, productor de Chile Corto:

“La Ofis es una serie que marcaba muchos puntos. De hecho, hoy día sería un golazo”.

“Con la serie pasó una cuestión muy bonita. Cada cierto tiempo, uno se topa con alguien que la recuerda. Que una serie tenga esa recordación tanto tiempo es muy difícil. En ese sentido, pienso que continuarla quizás habría sido cagarla”, dice Ignacio Arnold, exproductor general de área de ficción de Canal 13.

Fabrizio Copano, ¿guionista?:

“Creo que quizás también pecaron un poco de ingleses, como que querían que fuera muy inglesa. Creo que si se hubiera hecho más parecida a la gringa, si hubiera tenido un poco más de carisma el personaje principal y no hubiera sido tan desagradable, tal vez habría funcionado mejor. Aunque igual creo que no la hubieran podido salvar, porque al final no era culpa de ellos; era culpa del hueón que estaba a cargo. De todos modos, creo que si la gente la quiere todavía, y terminó siendo recordada, es porque algo muy bueno tenías ahí”.

Karla Matta, interpretó a la Trini –personaje basado en Kelly–:

“El tiempo ha hecho justicia. Hasta el día de hoy, los fans exigen la segunda temporada. Eso es bien bonito, que ellos siguen siendo súper fieles”.

Ignacio Arnold, exproductor general de área de ficción de Canal 13:

Con la serie pasó una cuestión muy bonita. Cada cierto tiempo, uno se topa con alguien que la recuerda. Que una serie tenga esa recordación tanto tiempo es muy difícil. En ese sentido, pienso que continuarla quizás habría sido cagarla. Lo que hemos tratado de hacer junto a Nimrod -socios en Propalta, productora de la serie El Reemplazante-  es que igual se pueda ver. Tuvimos algunas conversaciones con algunas plataformas para que se emitiera, pero ha pasado tanto tiempo que la calidad técnica del material hace que sea súper difícil, ya que no se cumplen todos los estándares. Probablemente, el destino de La Ofis sea ser de culto y el que la quiera ver, tendrá que verla por Youtube”.

Foto: Fanpage La ofis

Vasco Moulian, exdirector de programación de Canal 13:

“Una de las series que hubiese probado para re transmitir ahora, sin duda, hubiese sido La Ofis. No había nada que perder, y si no le hubiese ido bien se saca de nuevo y listo”.

Julian Elfenbein, exproductor general de Chile Corto: 

“Mucha gente nos ha pedido constantemente que vuelva La Ofis. Hemos tenido algunas conversaciones, pero el producto ya venció, entonces también tendríamos que hablar de nuevo con la BBC”.

Luis Bahamondes, guionista y director ocasional:

“Ha sido el proyecto más lindo que he hecho en mi vida en televisión. Lo pasé increíble, y creo que eso finalmente es lo que la mantiene viva en el corazón de la gente que la vio. No te imaginas lo bien que lo pasábamos haciéndola”.

Ignacio Arnold, exproductor general de área de ficción de Canal 13:

“Si no hubiéramos pasado por La Ofis, que en su momento fue un proceso bien frustrante y doloroso, a lo mejor nunca hubiéramos hecho El Reemplazante. De verdad, creo que sin La Ofis, El Reemplazante no existiría, porque esa serie nos dio las bases para entender cómo funcionaba esto: no es sólo generar una historia y tener las ganas, sino que también hay que entender cómo funciona la industria. Y si uno cuenta con todos esos elementos, puede en alguna medida lograr meter estos goles como El Reemplazante, y hacer algo que te guste y que al mismo tiempo se haga realidad en condiciones ideales. Para lograrlo hay que pasar por una escuela previa y en ese sentido, creo que La Ofis fue la mejor escuela que podríamos haber tenido”.

Fabrizio Copano, ¿guionista?:

“Muchos años después de todo, me di cuenta que no aparezco en los créditos de la serie. Recuerdo haberme encontrado con otro de los guionistas y me decía: ‘hueón, ocupamos todas tus ideas, incluso ocupamos pedazos de ese guión en otros capítulos’. Nimrod me dijo que no tenía mucha plata y que no me iban a pagar. Después de esa reunión, me robé el DVD de The Office que tenían ellos. Fue mi forma de pagarme. Fue una forma muy de Michael Scott, muy de Manuel Cerda”.

Comentarios