Interna PPD: dos escenarios tras la primaria entre “vidalistas” y “heraldistas”

Sumar al bando derrotado liderado por el ex vocero de gobierno a las huestes del abanderado presidencial del partido, y elevar el costo de una primaria ante el mundo socialista, son dos diseños que deberán resolver por estos días la dirigencia del otrora “partido instrumental”.

Luego de semanas de compleja contienda electoral en el PPD -escaramuzas por la constitución de mesas de votación, solicitudes a Heraldo Muñoz para renunciar a la conducción del partido, acusaciones de “micromachismo” en la conformación de las listas a constituyente, con la “bajada” de la emblemática Teresa Valdés-, anoche finalmente culminó el proceso de primarias internas en el llamado “partido instrumental”: un 54% del total de los votos para Muñoz, 43% para su contendor, Francisco Vidal y un simbólico 3% para el ex diputado Jorge Tarud. 

Con esto, se termina de definir el panorama presidencial para los partidos más consolidados del pacto Unidad Constituyente -PPD, PS, DC, también el PR, PRO y Ciudadanos-, donde comienza a configurarse un  escenario natural para el sector: una primaria presidencial de la centro izquierda entre Heraldo Muñoz y la abanderada del socialismo, Paula Narváez. 

Sin embargo, tras la resaca de un proceso que contó con dos llamados a la calma por parte de ambos ex ministros hacia la militancia en la última semana, el PPD tiene que hacer algunos arreglos previos en su casa interna para el nuevo camino político que se abrió para las próximas semanas.

Primer Paso: sumar al Vidalismo

Los vencedores, léase el “heraldismo”, deben integrar al “vidalismo” derrotado que, pese a no contar con el total manejo de la máquina interna, obtuvo una no despreciable suma de 5.781 votos. Una muestra de que el círculo del ex vocero aún mantiene una considerable ascendencia del partido fue una breve frase lanzada por Vidal mientras asumía su derrota en la noche de ayer en la sede partidaria: “Por lo menos yo sigo en el partido, sigo en mi cargo de primer vicepresidente”, dijo. 

Desde el círculo de Muñoz tomaron nota y ya se analizan algunos diseños. Uno de ellos es ampliar la actual mesa partidaria, vía Consejo Nacional -que debería realizarse la otra semana-, con más representantes del bando perdedor. Una posibilidad compleja, asumen las fuentes, pues esto pasa por una eventual renuncia de Muñoz a la conducción del partido -a objeto de concentrarse en la elección presidencial, posibilidad aún no resuelta por el ex Canciller-  y la posibilidad, en teoría, de que sea el propio Vidal quien quiera asumir esa posta. Un elemento a tener en cuenta: “es difícil que un candidato derrotado asuma la conducción del partido”, advierte el “heraldismo”. 

Los vencedores, léase el “heraldismo”, deben integrar al “vidalismo” derrotado que, pese a no contar con el total manejo de la máquina interna, obtuvo una no despreciable suma de 5.781 votos.

Otra posibilidad es conformar una “lista conjunta” para la sucesión de la directiva actual -fijada para el mes de mayo- con representantes de ambos bandos. E incluso, una posibilidad -más lejana, por cierto-, es que Francisco Vidal asuma una candidatura senatorial por Santiago. 

Todas posibilidades que forzosamente pasan por amainar los ánimos y curar ciertas heridas que dejan procesos de este tipo. En este sentido, fue evidente que tras el discurso de Francisco Vidal de reconocimiento de la derrota, éste saliera raudo de la sede partidaria, con un claro rictus de incomodidad. Para ello, serán fundamentales algunos interlocutores del círculo de Vidal con mayor disposición al diálogo y a la política de amistad cívica en torno a una mesa: el ex subsecretario de Prevención Contra el Delito, Óscar Carrasco, y el experto electoral, José Gilbert. 

Primaria PS-PPD no es llegar y abrazarse

Lo han subrayado desde las directivas del PS y el PPD: una “pre primaria” de la centro izquierda entre Heraldo Muñoz y Paula Narváez. Los argumentos son públicos: potenciar al sector, porque así se hizo en los años dorados de la Concertación, porque ambos mundos pertenecen al ecosistema del llamado “socialismo democrático”. Lo anterior, para posteriormente enfrentarse a una primaria legal contra la abanderada de la DC, la senadora Ximena Rincón.

Con todo, en el entorno del ex Canciller no descartan realizar algunos gestos al mundo falangista. Esto, como una forma de subir el precio de una primaria PS-PPD, donde el socialismo tendría mayores posibilidades de imponerse debido a su reconocida máquina partidaria. Un intersticio que anoche abrió el propio Muñoz en sus declaraciones a la prensa. 

“Esto no es en contra de ningún partido, no es contra de la DC. Es para conocer nuestro propio espacio. Tengo una buena interlocución con Ximena RIncón, candidata oficial del PDC. Y yo no excluyo que incluso podemos tener conversaciones para tener algunos puntos programáticos en común respecto a prevención de la violencia contra la mujer o propuestas relativas a cosas tan importantes como la prevención del delito. Hay cosas que quizás pudiéramos conversar, más allá de las fronteras”, sostuvo el abanderado. 

En el entorno del ex Canciller no descartan realizar algunos gestos al mundo falangista. Esto, como una forma de subir el precio de una primaria PS-PPD, donde el socialismo tendría mayores posibilidades de imponerse debido a su reconocida máquina partidaria.

Si bien las fuentes mantienen la cautela, tampoco cierran del todo la puerta a la eventualidad de que todos los candidatos de Unidad Constituyente -no olvidar al abanderado del radicalismo, Carlos Maldonado, y alguna sorpresa que pudiera dar el PRO y los nuevos aliados de Nuevo Trato- lleguen hasta primera vuelta y que cada candidatura corra con los colores propios. 

En este sentido, las fuentes reconocen el potencial de Paula Narváez, pero tienen presente el bajo rendimiento electoral que aún le pesa a la ex funcionaria de ONU Mujeres: 2% de respaldo en la última encuesta Cadem. 

Comentarios