Así fue la batalla que se libró en La Moneda por endurecer las medidas contra la pandemia

Eran cuatro contra uno. Así describen la reunión que ayer miércoles 31 sostuvo el Presidente Sebastián Piñera y un reducido grupo de autoridades. El ministro de Economía, Lucas Palacios, debió ceder ante su intento por mantener aperturas para que el cierre no fuera total. Se impuso la dupla de las subsecretarias Daza y Martorell, apoyada por los ministros Paris y Bellolio: lograron aprobar un plan que habían decidido defender hasta con los dientes.

Alta tensión en La Moneda para un momento en que las cifras de contagio exasperan. La reunión convocada ayer -miércoles 31- por el Presidente, Sebastián Piñera, para endurecer medidas sanitarias anunciadas durante la jornada de hoy, fue una batalla de criterios protagonizada entre las autoridades claves en el control de la pandemia.

Según describen conocedores de lo que se trató en las casi cuatro horas que duró ese encuentro, fue una contienda desigual: de cuatro autoridades contra una. Porque los ministros de Salud, Enrique Paris, y su par de la Segegob, Jaime Bellolio, cerraron filas con el plan que las subsecretarias de Salud Pública, Paula Daza, y de Prevención del Delito, Katherine Martorell, habían preparado en la víspera de la cita para que el Mandatario diera el vamos a una serie de restricciones. Mientras que el titular de Economía, Lucas Palacios, asumido en su rol de contemplar los efectos económicos de cerrar todo, llegó dispuesto a aminorar las restricciones.

Piñera encabeza reunión clave para endurecer medidas frente a la exponencial alza de contagios Covid

Quienes conocen la preparación de las subsecretarias, explican que su convencimiento por cerrar actividades y restringir todo lo posible los permisos de desplazamiento era tan firme que durante la jornada anterior no sólo prepararon cifras y diagnósticos para su propuesta al Presidente, sino que, además, habían asumido el costo de defenderlo hasta el final.

Una alta fuente de La Moneda describe que Piñera llegó a la reunión con la premisa de endurecer, con el diagnóstico de que las cifras poseen un comportamiento alarmante y dispuesto a escuchar. Por lo mismo, se enfrascó en más de una oportunidad en discusiones de criterio con Palacios, a quien le pedía argumentos y pronósticos para acoger sus propuestas.

Algo que Piñera no soporta es que sus equipos de desalineen o que los anuncios aparezcan con descoordinaciones, rasgo que se le atribuye al titular de Economía: según describen fuentes consultadas, el Mandatario ya le ha pedido que no le mande mensajes por la prensa y que no se adelante, porque deja amarrado de manos al Ejecutivo. Ha pasado que -según agregan- La Moneda pronostica hacer un anuncio y en la previa a eso, el mismo gremio involucrado en ese anuncio aparece en medios reclamando de antemano.

El castillo de naipes se derrumba otra vez: el caos de la segunda ola de Covid que desespera al gobierno

En las reuniones donde se suelen tomar decisiones sobre las medidas, no es difícil ver duros enfrentamientos entre Palacios y Martorell. Para el entorno del ministro de Economía, Martorell es alguien que no entiende que el deterioro de la economía también puede matar a personas; mientras en el de la subsecretaria ven a Palacios con mayor condescendencia hacia los empresarios.

Con todo, en la reunión del miércoles se vio a un ministro de Economía rendido ante el contexto, disminuido, pero finalmente trabajando para que las medidas fueran implementadas. Y pese a la derrota, Palacios salió de la reunión con un algo bajo el brazo: que el rubro de la construcción siguiera funcionando, pero ya no con el permiso por su giro a través de Comisaría Virtual, sino mediante un protocolo convenido entre el Ministerio de Economía y la Cámara Chilena de Construcción, lo que implica tomar PCR y trasladar a los trabajadores en transporte particular.

En el encuentro, Piñera solicitó que el anuncio se hiciera sin improvisaciones. La idea inicial era que una vez terminada la reunión, salieran las autoridades a dar el golpe de timón. Pero, finalmente, no se hizo así. De ahí surgió el error de haber dejado instalado en uno de los patios de La Moneda -que llamó la atención de periodistas en Palacio que llevaron la imagen a Twitter-, un podio para hacer anuncios el que después se retiró.

Otra idea que también estuvo sobre la mesa y que no cuajó, fue que algunas autoridades querían salir a decir que había incertidumbre frente a la Pandemia, que el comportamiento del virus y sus variantes está siendo un tema complejo de analizar no sólo en Chile, sino en el mundo. “Hacer una especie de sinceramiento frente a la ciudadanía”, dice una alta fuente de Palacio. Pero la idea no tuvo adhesión y mutó a la ponencia que hizo hoy el vocero Bellolio al dar inicio del informe diario, donde habló con un tono preocupado y de congoja que los últimos días han sido muy desgastantes y que el coronavirus ha sido una tormenta.

Comentarios