Foto: Agencia UNO

#Elecciones2021

Huincha engomada y sellos de seguridad: Así es el sistema que protegerá las urnas entre el primer y segundo día de elecciones

De sábado a domingo, las urnas permanecerán guardadas durante 14 horas con todos los votos en su interior.

El Servicio Electoral (Servel) finalmente presentó el sistema de seguridad que permitirá custodiar las urnas de esta mega elección que se llevará a cabo por primera vez en dos días este sábado 15 y domingo 16 de mayo.

Según explicaron Andrés Tagle y Raúl García, presidente del consejo directivo y director nacional del organismo respectivamente, el manejo de este procedimiento estará a cargo principalmente de las Fuerzas Armadas y del delegado que habrá en cada local de votación.

EL PROTOCOLO

El protocolo se activará el sábado alrededor de las 18:00 horas. Cada mesa contará con un número visible y un código de barras para poder identificar las cuatro urnas que le corresponden y que contendrán los sufragios de constituyentes, gobernadores regionales, alcaldes y concejales.

Posteriormente, cada urna deberá quedar sellada con huincha engomada en todo su contorno y dos sellos de seguridad. Tagle indicó que cada mesa “cuenta con ocho sellos, dos para cada urna, y tienen un número único para la mesa: Ninguna mesa en Chile repite ese número y no puede ser reemplazado por otro sello”.

La instrucción del Servel es que los vocales de cada una de las mesas deben firmar los sellos, para que al otro día puedan comprobar que no fueron removidos. Tagle recalcó que dejarán evidencia en caso de ser removidos.

“Si ese sello se rompe, no puede ser reemplazado porque tiene un número único y, si se despega, van a quedar los rastros de ese sello y eso impide que esa tapa de la cédula se pueda abrir. También quiero hacer hincapié que cada voto tiene un sello que lo puso el elector y si es manipulado va a quedar rastro”, detalló.

Sellos de seguridad del Servel. Foto: Cristóbal Escobar/Agencia Uno

LAS ACTAS

Cada vocal deberá detallar en sus actas el número de su mesa, el nombre de cada uno de los vocales y la hora en que se suspendió la jornada de votación el sábado.

También se deberá incluir el número de electores que emitió su sufragio, la cantidad de votos, sus respectivas colillas, los votos no utilizados y el número de cada sello de seguridad.

“El acta tiene las constancias necesarias y suficientes para dar cuenta de lo que hay en la urna y cualquier intervención obviamente puede ser descubierta. Además, están los materiales de la mesa, que se vuelven a colocar en una caja”, subrayó Tagle.

Cada acta debe ser firmada por los vocales de mesa y puede ser suscrita por los apoderados de lista. Como cada documento viene triplicado, se entregarán copias al presidente de la mesa, al comisario y al delegado. Este último serán quien reciba las urnas y los materiales.

Sellos de seguridad del voto. Foto: Cristóbal Escobar/Agencia Uno

LA SALA DE CUSTODIA

Una vez concluidos estos procedimientos, las urnas se llevarán a una sala de custodia que dispondrá el delegado o jefe del local de votación. Este funcionario se encargará de dejar todas las urnas en un solo lugar bajo llave.

Tagle subrayó que el espacio debe ser “el más seguro del local, ojalá uno interior, donde no haya acceso desde el exterior”.

Una vez cerrada la sala, también se colocarán sellos de seguridad en las puertas, que serán de un color distintos al de las urnas, para verificar si hubo intentos por abrirla.

Terminado todo esto, todos deben abandonar el local de votación, salvo Carabineros y las Fuerzas Armadas, quienes deberán controlar que nadie pueda ingresar al recinto, salvo algún apoderado de lista que podrá permanecer fuera de la sala para ejercer control ciudadano del proceso.

También se mantendrán en el recinto un asistente del delegado de la junta electoral, quien llevará un registro de cualquier incidente que ocurra durante la noche, y un funcionario del Servel que operará como ministro de fe ante cualquier problema.

Sellos de seguridad en puertas. Foto: Cristóbal Escobar/Agencia Uno

EL DOMINGO

Al día siguiente, el delegado de la junta procederá a abrir la sala de custodia y el personal del Servel debe fotografiar cada una de las urnas. Luego serán entregadas a cada uno de los vocales de mesa, quienes las solicitarán presentando su copia del acta del día anterior.

Una vez en sus manos, estos últimos deben revisar si los sellos fueron vulnerados o no. También si por alguna razón sus firmas sufrieron adulteradas, o existe algún otro problema.

En caso de ser efectivo, deberán dejar constancia en las actas y, de ser necesario, abrir la urna y contar los votos -sin abrirlos- para ver si coinciden con el acta del día anterior.

“Cualquier irregularidad pasa a ser una competencia de los tribunales electorales, ellos tomarán las decisiones al calificar la elección si procede una posibilidad de nulidad de alguna mesa que tuviera irregularidad. Eso no es nuevo, está contemplado en la ley de votaciones”, sentenció Tagle..

The Clinic Newsletter
Comentarios