persona recibe la vacuna contra el Covid-19

Agencia Uno

COVID-19: ¿Por qué hay personas que aún no creen en la pandemia?

Con la llegada de la “variante Delta” a Chile, las actitudes de los ‘negacionistas’ preocupan no solo a las autoridades, sino también a quienes día a día se exponen al virus.

A casi un año y medio desde la llegada del Covid-19 a nuestro país, aún hay personas que creen que el virus es falso y, muchos de ellos se rehúsan a vacunarse o a tomar las medidas sanitarias necesarias para frenar los contagios.

Según una columna publicada en The Conversation y compartida por BBC Mundo, el doctor en microbiología Sergi Maicas Prieto y la psicóloga Esperanza Navarro-Pardo, explican que, en estas situaciones, “de poco sirven las advertencias de las autoridades sanitarias y del colectivo científico. Todo es cuestión de la escala en la que nos movamos”, ayudándonos también a entender por qué siguen existiendo personas que aún dudan de la existencia del virus y los riesgos de este.

Una de las razones que exponen los profesionales es la posibilidad de que exista una ‘saturación de información’ que podría provocar el no querer obedecer a las normas sanitarias: “dada la cantidad de información que poseemos, ¿es posible que el nivel de saturación condicione a nuestro cerebro y eludamos las normas básicas de conducta para evitar enfermar?”

Estos cuestionamientos vienen de la mano de las dudas que ha dejado el manejo de la pandemia a nivel mundial: ¿realmente sirven las cuarentenas, toques de queda y los protocolos que hemos tenido que seguir durante este año y medio? ¿Las medidas han contribuido a la no propagación del virus?

Para estas preguntas, los expertos señalan que “ni las autoridades sanitarias ni mucho menos la ciudadanía sabemos si las duras medidas de control de la pandemia que hemos sufrido durante el último año, si las cuarentenas o el aislamiento de las personas infectadas o el cierre de la restauración permitirán arrinconar al SARS-Co-V2”, sin embargo, aseguran que, a su vez, es “difícil encontrar a alguien que no haya visto las terribles consecuencias de enfermar por covid-19. Ni el negacionista más acérrimo puede negar las muertes y graves secuelas del coronavirus.”

Tal como lo explican Maicas Prieto y Navarro-Pardo en su columna, esta negación a la existencia de la pandemia tiene un origen psicológico, y, según un artículo de Mayo Clinic, sería un mecanismo de autodefensa, “la negación es un mecanismo de afrontamiento que te da tiempo para adaptarte a situaciones inquietantes, pero quedarte en una actitud negadora puede interferir en el tratamiento o tu capacidad para afrontar los desafíos.”

Frente a estos datos y a los distintos sesgos cognitivos a los que estamos expuestos, los profesionales microbiología Sergi Maicas Prieto y Esperanza Navarro-Pardo llaman a tener prudencia: “ante las perspectivas favorables, las noticias persistentes en los medios de comunicación, los sacrificios sostenidos durante tantos meses y las ganas de volver a la normalidad, que nos inducen a pensar que la pandemia se ha acabado y todo vale, nos olvidamos de que somos seres de racionalidad limitada.”

Dicho esto y como han insistido distintos expertos de la salud y autoridades sanitarias, el llamado está en no dejar de cuidarnos, mantener la distancia y a no dejar el uso de mascarillas, más aún en aquellos que aún no se han vacunado.

Comentarios