Captura de Pantalla

Actriz de “El Bosque de Karadima” sobre la muerte del exsacerdote: “Hay gente que lo ha defendido”

Para Aline Kuppenheim, la historia de Karadima y su impunidad fueron un reflejo de “la historia de nuestro país y cómo ciertos poderes facticos, como el poder de la Iglesia, dominan la justicia y la corrompen”.

El fallecimiento de Fernando Karadima, exsacerdote de la parroquia El Bosque, ha generado una ola de reacciones en personajes de todos los sectores.

En una conversación con Radio Biobío, la actriz Aline Kuppenheim, quien participó en la película que el 2015 contó la historia de los abusos cometidos por Karadima, también se refirió a la muerte del ex párroco.

“La película responde a eso: a denunciar hechos como estos y visibilizar cómo opera la iglesia y el país en estos contextos”, comentó al medio la actriz de “El Bosque de Karadima”.

Kuppenheim también se refirió al rol del cine en la sociedad, asegurando que es “procesar, avanzar, darle una forma y visibilizar procesos sociales (…) El cine tiene esa facultad, y esa llegada, de analizar e inducir una reflexión en el espectador, pasado por la emoción”.

Para la actriz, la historia de Karadima y su impunidad fueron un reflejo de “la historia de nuestro país y cómo ciertos poderes facticos, como el poder de la Iglesia, dominan la justicia y la corrompen”.

Asegurando que la opinión pública también es corrompida por el poder de la iglesia, Kuppenheim agregó que “en redes sociales son cada vez menos, pero hay gente que lo ha defendido. Aquí se flexibilizan ciertas normas éticas, y la justicia ha estado intervenida por estos poderes fácticos”.

“Karadima no operaba solo bajo el poder de la Iglesia. Hay un poder económico detrás de él, y de la permisibilidad de todas estas situaciones”, finalizó la actriz nacional.

El caso del sacerdote de El Bosque salió a la luz en 2010 cuando las víctimas Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo contaron los abusos que sufrieron en un reportaje de televisión.

En 2011, Karadima fue condenado por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede a “una vida de oración y penitencia” y se le prohibió tener contacto con antiguos feligreses o realizar cualquier acto eclesiástico de forma pública.

En septiembre 2018, el papa Francisco le expulsó del sacerdocio tras un polémico viaje a Chile y de que los 34 obispos del país le presentasen su renuncia en un hecho sin precedentes en el mundo.

A pesar de las denuncias en su contra, Karadima gozó de una vida de inmunidad debido a que la justicia nacional determinó que lo delitos habían prescrito, pese a dar por válidos los testimonios de las víctimas.

Comentarios