En Afganistán, los talibanes han impuesto una versión radical y estricta de la ley islámica o sharía.

Agencia EFE

Sharía: ¿de qué se trata la ley islámica que impone el Talibán?

La sharía o ley islámica es un código de conducta que en árabe significa, literalmente, "el camino claro hacia el agua".

Desde el pasado domingo, la vida en Afganistán cambió rotundamente con la llegada de los talibanes al poder, cuyo régimen, al mando entre el 1996 y el 2001, impuso una versión estricta y radical de la ley islámica.

Estos días, la población afgana y aún más las mujeres, temen una nueva imposición de la sharía, cuyo código determina todos los aspectos de la vida musulmana.

Bajo el amparo de esta ley, las libertades de la mujer se reducen a cero y pueden ser lapidadas por adulterio, se les prohíbe trabajar o estudiar y podrían ser humilladas verbalmente, agredidas y hasta asesinadas.

¿Qué significa sharía?

La sharía o ley islámica es un código de conducta que en árabe significa, literalmente, “el camino claro hacia el agua“.

Este sistema legal rige todo aspecto de la vida musulmana y también dicta lineamientos en otras áreas como los negocios, el derecho de la familia y las finanzas.

Los preceptos de la sharía se basan en el Corán (texto central islámico), las enseñanzas y conducta de Mahoma y las fatuas (pronunciamientos legales de los académicos del Islam).

El objetivo de este sistema es ayudar a los musulmanes a entender cómo comportarse en la vida diaria de acuerdo a los deseos y mandatos de Dios.

Distintas interpretaciones

La interpretación de la sharía y sus principios varía dependiendo de la escuela de jurisprudencia, que son seis: cuatro sunitas y dos chiitas.

Según explica la BBC, el Talibán se enmarca dentro de una de las corrientes sunitas, la cual han transformado y adaptado de forma propia, tornándola más extrema y literal.

“En los textos constitucionales de algunos países musulmanes aparece la sharía como la base fundamental de jurisprudencia“, explica al medio Ignacio Gutiérrez de Terán, director del Departamento de Estudios Árabes e Islámicos y Estudios Orientales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Esto quiere decir que “no se puede tomar ninguna decisión que esté en contra de la sharía, como en el caso de los estados que llamaríamos más fundamentalistas, como Arabia Saudita e Irán y ahora el Afganistán de los talibanes“.

“Hay una serie de normas básicas tomadas de los mensajes coránicos que son literales, como por ejemplo la que habla sobre el adulterio, donde todas (las versiones) van a decir que está prohibido, ya que es uno de los grandes pecados capitales como el ‘no matarás’ de la Biblia”, detalla.

Por otra parte, el experto señala que “la sharía puede diferir en lo que no es tan explícito en el texto coránico o las tradiciones proféticas, como por ejemplo la forma de interpretar cómo se castiga. Las muy rigoristas se inclinan por el castigo máximo”.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios