Pablo Razeto desmiente versión de la defensa de Diego Ancalao sobre caso firmas truchas

A raíz del artículo publicado por The Clinic sobre los nuevos antecedentes aportados por la defensa de Diego Ancalao ante la justicia y que involucran al movimiento solidarista de Chile, el director del IFICC, Pablo Razeto, envió una carta a este medio donde desmiente conocer a Wladimir Rojas, ex integrante de la banda delictual "Los Fantasmas" y que habría sido contratado por el comando del ex abanderado para apoyar la campaña de recolección de patrocinios a cambio de 3 millones de pesos. "No conozco hasta hoy, ni tengo ninguna relación con esta persona, quien ahora sé que fue ex padrastro de mi actual pareja", asegura Razeto.

“No conozco hasta hoy, ni tengo ninguna relación con esta persona, quien ahora sé que fue ex padrastro de mi actual pareja. Personalmente espero que la investigación judicial sea profunda y llegue al esclarecimiento de los hechos. Yo estoy totalmente dispuesto a colaborar con la justicia en eso”.

De esta manera el biólogo y filósofo, Pablo Razeto, desmintió conocer a Wladimir Rojas, ex integrante de la banda delictual “Los Fantasmas” y uno de los presuntos facilitadores de las más de 23 mil firmas truchas que presentó Diego Ancalao ante el Servicio Electoral, hecho por el cual el organismo rechazó su candidatura, ingresando además una denuncia ante el Ministerio Público.

Cabe recordar que Ancalao presentó la querella contra Waldimir Rojas por los delitos de estafa y falsificación de instrumento público, la que primero fue rechazada debido a que el juez Jaime Fuica pidió precisar un punto clave: “el principio de ejecución delictual del delito al que hace referencia en su libelo”. Con todo, este lunes 6 de septiembre el texto fue reingresado aportando nuevos antecedentes al caso.

Tal como informó The Clinic, a lo largo del escrito Ancalao expuso cinco reuniones que habría sostenido con Denisse Olivares, su jefa de campaña, y Pablo Razeto Barry, a quien identifica como líder del Instituto de Filosofía y Ciencias de la Complejidad (IFICC) y cabeza del movimiento solidarista en Chile.

El último encuentro, asegura el libelo, fue sostenido en el domicilio de Razeto donde se habría propuesto el nombre de Rojas para apoyar la recolección de patrocinios, quien es identificado, a su vez, como el padrastro de Trinidad, pareja de Razeto. Él habría cobrado la suma de 3 millones de pesos para cumplir con esa labor.

La versión de Razeto

“Personalmente decidí apoyar la precandidatura de Ancalao, conociéndolo a él (y su propuesta) a menos de un mes y medio antes del plazo final para precandidaturas en el Servel, principalmente por dos razones. La primera, por cuanto su discurso abraza el valor guía del Buen Vivir (concepto indígena de los pueblos del Cono Sur, küme mogen o küme mongen en mapudungún), y también otros conceptos e ideas que son parte de las propuestas del Solidarismo”, relata Razeto en la misiva que envió a este medio.

Sin embargo, añade que en la primera reunión que tuvieron con Ancalao y su jefa de campaña, Denisse Olivares, “nos aseguraron a mí y a todas las personas que estuvimos presentes en dichas reuniones, que ya contaban con casi 20.000 firmas válidas obtenidas en el sur, y que ahora se habían trasladado a Santiago para acelerar la recolección de los patrocinios faltantes, con el procedimiento digital. Es decir, que ya contaba con casi 2/3 de lo necesario”.

“También fueron repetidas cifras aún más altas por Diego y Denisse al hablar posteriormente con miembros de la directiva de La Lista del Pueblo, frente a mi presencia, en las reuniones y situaciones en donde estuve presente con ellos”, agrega.

En este sentido, Pablo Razeto detalla que apoyó la candidatura de Ancalao con mensajes en redes sociales “en el convencimiento de que lo que nos había informado Ancalao era verdad (…) Personalmente, participé solamente en la recolección de firmas en papel el último día de la campaña en una actividad junto a otros patrocinantes, ocasión en la cual obtuvimos no más de 20-30 firmas, debidamente certificadas por un notario presente en el acto”.

A esto siguió una reunión realizada en el mes de julio en la sede del IFICC donde, según sostiene la querella de Diego Ancalao, se asumió “formalmente” apoyar la campaña y “aportar con recursos”. Según Razeto, dicha reunión no fue en julio, sino el 5 de agosto.

“Efectivamente, los presentes propusimos ‘aportar con recursos’ (yo ofrecí aportar con $140.000 pesos chilenos y en total la recolección de los que estábamos ahí no superó los $400.000, que serían utilizados principalmente para las redes sociales, y no se volvió a recolectar recursos económicos)”, asevera Pablo Razeto.

También añade que “el hecho de que el préstamo de espacios del IFICC para reuniones de LLDP y de Diego Ancalao, fue algo totalmente circunstancial, y esencialmente se debió a que las dependencias del IFICC se han encontrado casi sin uso por la pandemia. Vuelvo también a aclarar que todo mi actuar en esta (mi primera) incursión en el ámbito político práctico, ha sido a título personal, y no representa al IFICC”.

“Si bien la defensa de Ancalao puede presentar su testimonio de cómo ocurrieron las cosas y ustedes informarlo, la investigación está en curso y yo, como aludido, tengo mi derecho a réplica o descargo en la redacción periodística de este tipo de noticias, así como que se consideren dichas réplicas en las futuras publicaciones periodísticas. De esta forma, sus lectores pueden conocer a través de las distintas fuentes y testimonios la complejidad de los hechos antes de armarse un juicio que se basa en información parcial de lo sucedido”, concluye.