Diego Ancalao. Foto: Agencia UNO

Ancalao asegura que pagó 3 millones de pesos para “agilizar” recolección de firmas: contrató a miembro de la banda delictual “Los Fantasmas”

Según su propia querella criminal, el ex candidato presidencial de la Lista del Pueblo contrató como "gestor remunerado" de su campaña a Wladimir Rojas, sujeto que fue condenado por su participación en la banda delictual "Los Fantasmas" y que salió en libertad en julio de este año.

El ex candidato presidencial de la Lista del Pueblo, Diego Ancalao, finalmente interpuso una querella criminal en el Juzgado de Garantía de Santiago por el delito de estafa y falsificación de instrumento público por más de 23 mil patrocinios firmados por un notario ya fallecido.

La acusación identifica a Wladimir Iván Rojas Fernández como posible autor del delito, quien fue contratado por el comando como “gestor remunerado” para que asumiera la recolección de patrocinios mediante firmas notariales presenciales.

Ambos se habrían conocido a fines de julio, ya que Rojas es padrastro de la pareja de Pablo Razeto Barry, quien sería colaborador voluntario y amigo íntimo de Ancalao, de acuerdo al texto firmado por la abogada Myla Chávez Fajardo.

Según señala la querella, “este sujeto, afirmó trabajar con un notario y que por tal razón podría agilizar el trámite para la recolección de firmas. Por dicha gestión cobró la suma de $3.000.000, tres millones de pesos, que le fuese enterada en efectivo sin otorgar recibo ni boleta de honorarios”.

Integrante de “Los Fantasmas”

“Los Fantasmas” fue una banda delictiva que se hizo conocida por abordar a personas que recurrían a sucursales bancarias. Les pinchaban las ruedas de sus vehículos y, cuando en medio del trayecto el conductor salía a revisar qué sucedía, les robaban el dinero guardado en el automóvil.

En abril del 2019, la PDI logró capturar a 16 de sus integrantes, todos con antecedentes penales. Entre ellos, figuraba un efectivo de Carabineros que pertenecía a la 18° Comisaría de Ñuñoa, quien realizaba labores de vigilancia para la banda. Tras el hecho, fue dado de baja.

Según pudo confirmar The Clinic, en esa lista también figuraba Wladimir Rojas Fernández, alias “El Wladi”, quien fue condenado a 724 días de presidio por ser cómplice de un robo con intimidación y autor de los delitos de asociación ilícita, robo por sorpresa y hurto simple.

Fue dejado en libertad el pasado 7 de julio tras completar 820 días en prisión preventiva. De acuerdo a la investigación judicial, entre 2017 y 2019, su principal labor fue realizar seguimiento de potenciales víctimas, en vehículo o a pie. Ocasionalmente, ejerció la tarea de coordinación de la agrupación.

“Se enteraron por la prensa”

En la querella, también se expone que Ancalao llegó a las oficinas del Servel alrededor de las 21:00 para inscribir su candidatura, a sólo horas de la fecha tope. En sus manos, traía una caja con las firmas físicas “sin que en ningún minuto se dudara o cuestionara su validez”.

Las firmas fueron ingresadas a la entidad electoral “sin que la querellante ni su equipo tuviese copias de estas o tiempo de revisarlas, lo que constituye tal vez una falta de prolijidad, por la premura del tiempo y buena fe, pero nunca un delito”, aclara el texto.

El miércoles 25 de agosto, Ancalao se trasladó junto junto a su familia a la localidad de Purén. Ese mismo día, alrededor de las 17:00 horas, comenzó a recibir llamados de periodistas que aseguraban que su candidatura “sería bajada”.

El jueves 26 de agosto, el presidente del consejo directivo del Servel, Andrés Tagle, emitió una declaración donde entregó los primeros antecedentes del caso: Diego Ancalao presentó 23.139 patrocinios físicos firmados por el notario Patricio Zaldívar Mackenna, quien abandonó la actividad en 2018 y había fallecido en febrero de este año.

Esa tarde, Ancalao concedió una entrevista a CNN Chile, donde afirmó que desconocía estos graves hechos “cometidos por encargado territorial, todo ello en manifiesto estado de conmoción y desconocimiento del supuesto fraude”. En la querella, la defensa del ex presidenciable agrega que los afectados “se enteraron por la prensa” y que nunca fueron notificados debidamente por el Servel.

En ese contexto, también se enteran que la firma del fallecido notario Patricio Zaldívar Mackenna también había suscrito otros documentos a entidades bancarias, como el banco BCI, en numerosas oportunidades.

“Los hechos descritos son de la mayor gravedad pues afectan la Fe Pública respecto de lo cual mi representado ha sido víctima de estafa, engaño y falsificación de instrumento privado que no solo le ha impedido inscribir su candidatura y asumir una campaña presidencial sino que el acto punible ejecutado por el querellado y quien resulte, además, responsable, ha lesionado su honra, prestigio y fama, lo que también afecta su honor y el de su familia”, sentencian.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios