Captura: Youtube

Las zanjas en la era Bachelet: Así se aplicó en 2017 la medida que inspiró a Kast para frenar la migración

En el ocaso del segundo mandato de Michelle Bachelet, desde la Subsecretaría del Interior se propusieron cerrar una serie de pasos fronterizos irregulares en la Macrozona Norte del país. Mientras en Tarapacá se cavaron zanjas, en la Región de Antofagasta se erigieron montículos de piedras. ¿Su objetivo? Principalmente, combatir el narcotráfico y el robo de vehículos.

La idea de construir zanjas en la frontera la viene proponiendo el candidato presidencial del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, hace unos ocho meses, al menos.

En Febrero del 2021, dicha iniciativa tomó cuerpo cuando desde el Partido Republicano presentaron su proyecto “Recuperemos Chile”, un plan que tiene como principal objetivo “detener la invasión migrante ilegal”.

En dicho texto se propone asignar recursos para reforzar los puestos fronterizos, tanto en pasos habilitados como informales. En esa línea, sugiere la “construcción de zanjas en los perímetros cercanos a estos pasos, torres de vigilancia y habilitación de apoyo tecnológico (drones, visión nocturna) para anticiparse al cruce ilegal de personas por la frontera”.

La misma idea aparece en la página 203 de sus bases programáticas y la profundizó en el debate presidencial de Chilevisión, Mega y Canal 13 en el mes de Septiembre, cuando la periodista Mónica Pérez le preguntó por el costo de esta iniciativa y su extensión, pensando que la frontera entre Chile, Perú y Bolivia tiene 1.110 kilómetros de extensión.

En dicha instancia, Kast explicó que las zanjas sólo serían útiles en la zona del Altiplano y tendrían una extensión de tres metros de ancho por tres metros de profundidad. Además, incluiría cercos para evitar que personas o animales caigan en ella. “Es factible y bastante económico”, aseguró.

Así, el abanderado de la derecha más ortodoxa construyó un relato en base a una idea que ya tenía un antecedente: esta iniciativa partió en el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Las zanjas de Bachelet

La construcción de zanjas en la frontera no fue una medida que el gobierno de Michelle Bachelet tratara de ocultar, precisamente. En el canal de Youtube oficial de la Gobernación de Tarapacá, hay un video que muestra los trabajos con máquinas retroexcavadoras en la localidad de Colchane.

En las imágenes, la intendenta de la época, Claudia Rojas, explicó que la idea de las zanjas es inhabilitar una treintena de pasos fronterizos ilegales que se utilizan -principalmente- para el contrabando y el narcotráfico. Dicho esfuerzo se extendió para las tres regiones del extremo norte del país: Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

La idea nació al calor de la Mesa de Seguridad de la Macrozona Norte, liderada por el ex subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, y que también integran Carabineros, PDI, Gendarmería, Directemar, la Aeronáutica Civil, el Servicio Nacional de Aduanas y la Dirección General de la Movilización Nacional.

Los registros del gobierno de la época, asumiendo la diferencia de matices y énfasis, también apuntaban a un objetivo similar planteado por el abanderado del Partido Republicano: frenar la migración ilegal.

De hecho, cuando comenzó la construcción de las zanjas en las zonas fronterizas de la zona norte, el entonces prefecto inspector de la PDI, Fernando Navarro, sostuvo: “Esto evitará la salida e ingreso del territorio nacional de forma ilegal a quienes no hagan los trámites migratorios correspondientes”, según constató un artículo de septiembre del 2017 publicado en la web del Ministerio del Interior.

Los trabajos estuvieron a cargo de la Dirección de Vialidad del Ministerio de Obras Públicas (MOP), quienes -con máquinas retroexcavadoras- comenzaron a excavar zanjas de 300 metros de largo y 1.20 metros de ancho en 32 pasos fronterizos ilegales que fueron detectados en esa época, número inferior a las 52 rutas no habilitadas que aparecían en los informes de la época de Carabineros y la PDI.

Una nota de La Tercera -que data de mayo del 2016- también guarda registro del cierre de otros 20 pasos fronterizos en la Región de Antofagasta, con el objetivo de combatir el tráfico de drogas y el robo de vehículos.

En diciembre del 2017, en tanto, se volvieron a intervenir cinco pasos de esa misma zona. Sin embargo, un video de Antofagasta TV muestra que la operación es distinta, ya que las maquinarias no hacen zanjas, sino que montículos de piedra para bloquear el tránsito.

En conversación con The Clinic, el exministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, explica que efectivamente desde su cartera colaboraron técnicamente en la construcción de las zanjas a partir de un requerimiento del Ministerio del Interior de la época.

Sin embargo, aclara que la iniciativa buscaba inhabilitar estas rutas y pasos ilegales, para evitar fundamentalmente “el narcotráfico y el robo de vehículos”. En ese sentido, subraya que “hay diferencias de propósito y magnitud” con el proyecto de José Antonio Kast, quien realiza esta propuesta para evitar la migración irregular.

The Clinic intentó contactarse con el ministro y subsecretario del Interior de la época, Mario Fernández y Mahmud Aleuy. Sin embargo, no obtuvo respuesta.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios