Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

23 de marzo de 2022

La polémica por el mural en San Borja, según Payo: «Cuando la libertad de expresarse se ejerce en el espacio público, hay que buscar las formas de hacerlo con respeto»

La imagen muestra a Payo pintando|

Al estar en el espacio público, ¿debe una obra seguir algunas reglas? Planteamos esta y otras preguntas al reconocido muralista Payo Söchting tras la polémica que desató un mural con contenidos sexuales y hecho sin el permiso de la Municipalidad de Santiago en el Parque San Borja. "Cuando una intervención artística es respaldada por una municipalidad, es un aporte positivo porque ayuda a que vecinas y vecinos estén informados", comentó el también co-creador y director artístico del festival de arte urbano Hecho En Casa.

Por

Partió siendo un mural pintado un fin de semana en el Parque San Borja. Se convirtió en una polémica en redes sociales que obligó a la Municipalidad de Santiago y a la Defensoría de la Niñez a pronunciarse al respecto. Y terminó siendo borrado, presuntamente, por un grupo de extrema derecha.

El mural del Colectivo de Artistas Eróticos Ojo Porno fue motivo de controversia a principios de esta semana por contener imágenes sexuales explícitas. La Defensoría de la Niñez expresó su preocupación por el acceso de niñas, niños y adolescentes a la obra.

Poco después, la Municipalidad de Santiago informó que el mural había sido hecho sin autorización y que estaba en contacto tanto con la junta de vecinos del Parque como con las personas detrás de la obra.

Tras las polémicas, el Colectivo OjoPorno declaró en un escrito al lado del mural que este «debió ser censurado»: «El motivo, la violenta presión de grupos conservadores alegando que la obra constituiría una ‘violencia visual’ para ‘las personas de bien’. Les informo que su campaña de censura e indignación fue exitosa. La violencia visual al parecer tuvo más impacto en estos grupos que la violencia física y empírica que están viviendo actualmente miembros de nuestra comunidad. Les recuerdo que este es un lugar de memoria (por el asesinato homofóbico de Daniel Zamudio) y les pregunto: ¿Puede un montón de dibujos ser más violento que los hechos acá ocurridos? Al parecer hay violencias que valen más que otras para ustedes”.

La mañana de ayer, 22 de marzo, el muro donde estaba la obra apareció pintado de blanco. La intervención fue adjudicada por el grupo de ultraderecha “Legión Zorro”, que dejó en el lugar mensajes de tinte homofóbicos y en contra de la Municipalidad de Santiago.

Más allá de este mural, un aspecto que quedó dando vueltas fue la clásica pregunta de si hay límites al arte y si, al estar algo expuesto en el espacio público, debe o no estar sujeto a algunas reglas. Por eso, The Clinic conversó con el muralista Payo Söchting, conocido por sus obras hechas en comunidad y por ser co-creador y director artístico del festival de arte urbano Hecho En Casa.

» Creo que la ciudad está viva y los murales van cambiando rápidamente», comenta a este diario.

-¿Qué opina del revuelo que ha habido en torno a este mural?

-Esto no es la primera ni la última vez que pasa esto con el arte en el espacio público. En mi opinión, la ciudad es de todos, grandes o chicos, es el espacio en común que compartimos y en ese sentido es como nuestra casa, tenemos que apreciarla, cuidarla y quererla. El arte es una herramienta muy poderosa para comunicar y creo que debe ocuparse para aportar a la ciudad, tomando en cuenta las inquietudes propias y las de la comunidad, para generar contenidos positivos.

-Una de las mayores críticas que se le hizo a la obra fue por su contenido sexual explícito, llegando incluso la Defensoría de la Niñez a pronunciarse al respecto. ¿Cree que hay un límite en lo que se expone en la calle?

-Es importante la libertad de expresarse, y cuando se ejerce en el espacio público, hay que buscar las formas de hacerlo con respeto, siendo empáticos con las sensibilidades de otras personas, tomando en cuenta a nuestros vecinos, buscando cómo aportar a la ciudad con contenido positivo y que sea para todxs.

El arte es una herramienta muy poderosa para comunicar y creo que debe ocuparse para aportar a la ciudad

-Al estar una obra en el espacio público, ¿a qué deberían estar atentos los artistas que la realizan?

-Creo que cuando uno realiza una obra o intervención en el espacio público, sus creadores debe hacerse responsable del contenido y el mensaje que se comunica, también estar muy atento al contexto social, el territorio y las comunidades que son parte del espacio, son quienes lo viven y habitan, y es fundamental que sea un aporte para ellos.

-La Municipalidad informó que no está detrás del proyecto. ¿Qué cambia, cuando una autoridad respalda una obra o intervención?

-Cuando una intervención artística es respaldada por una municipalidad, es un aporte positivo porque ayuda a que vecinas y vecinos estén informados, así pueden participar activamente del proyecto y este toma mayor relevancia, se sabe cuándo, dónde y qué se va a pintar. Eso hace que la obra sea apreciada y validada por la comunidad, lo que lleva a que la cuiden y la respeten. Cuando son obras sin permiso, suelen estar más desconectadas del contexto territorial.

Creo que cuando uno realiza una obra o intervención en el espacio público, sus creadores debe hacerse responsable del contenido y el mensaje que se comunica, también estar muy atento al contexto social, el territorio y las comunidades que son parte del espacio

-¿Cree que tenía que ser borrado o alterado, como finalmente ocurrió? ¿Por qué?

-El mural ya fue modificado por el colectivo de artistas y luego borrado por otra agrupación. Es un tema delicado que afecta principalmente a las personas que viven y habitan el sector, en mi opinión la comunidad debe ser consultada para tomar esa decisión.

-¿Qué mensajes se envían si algo como esto es borrado u obligado a ser alterado? ¿Lo ve como algo positivo o negativo que suceda?

-Esto no es la primera vez que sucede, han habido polémicas por borrados de murales desde los inicios del muralismo, creo que la ciudad está viva y los murales van cambiando rápidamente.

También puedes leer: Loro Coirón, grabador: “Una persona que dice que Valparaíso es feo, es que no se ha dado el tiempo de visitarlo”


Volver al Home

Notas relacionadas