Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

31 de Marzo de 2022

Sergio Lagos y la campaña para presentar el último concierto de Daddy Yankee: “Por supuesto que iría y con más ganas que en Viña”

Sergio Lagos Daddy Yankee

En 2006, Sergio Lagos realizó una de las presentaciones más icónicas en la historia del Festival de Viña, cuando introdujo el primer show de Daddy Yankee en Chile. Hoy, a más de 15 años de aquel hito y en medio de la retirada del Big Boss, una campaña en redes sociales clama porque vuelva a presentar al artista en su concierto de despedida. Aquí, Lagos rememora como elaboró esa presentación, una alocución que se inspiró en carretes tecno con una presentadora de noticias y un ganador de los premios Oscar.

Por


Hace dos semanas Daddy Yankee sorprendió al mundo tras anunciar su retiro de la música. El Bigboss ya comienza su despedida a lo grande, la que incluye un nuevo álbum titulado “Legendaddy” y una última gira donde nuestro país está incluido y en la que repasará los éxitos de una carrera que incombustible.

El concierto de Daddy se realizará el 29 de septiembre en el Estadio Monumental. La presentación se dará 15 años después de su debut en el Festival de Viña del Mar 2006. Un show icónico y donde el puertorriqueño izó la bandera del reggaetón, la misma que sigue flameando hasta el día de hoy, y que se mantiene en el número uno en el país, un sitial que ha resistido al paso de toda una generación.

Aquel primer encuentro de Daddy y Chile fue demoledor, no podía ser de otra manera. El cantante, hoy inapelable máximo exponente del género, bajó del cielo sentado en un trono dorado, usando ropa ancha, lentes negros, cadenas brillantes y un paño en su cabeza.

La introducción de Lagos al artista con aires de gangsta, contrastó rotundamente con el estilo más tradicional de Antonio Vodanovic, su antecesor en la animación: “Aquí nació un joven que no sabía que le tenía deparado el destino”.

Su presentación al mismo tiempo elevó a la figura de ídolo al personaje que descendía en el trono: “Destino que lo llevó hasta la música, la que le ha dado grandes privilegios y satisfacciones”.

La alocución incorporó palabras -aparentemente- sin sentido que fueron vitoreadas con entusiasmo por El Monstruo: “Evolu, revolu, evolución”.

El rítmico relato de Lagos sería el prologo perfecto a la historia que el reggaetón y su Rey comenzaban a escribir en Chile: “En cierta forma todo es vanguardia en Viña 2006. Daddy, usted tiene la última palabra”.

Una campaña para volver a presentar a Daddy

Los años han pasado, y muchos fans siguen recordando la presentación de Lagos al Big Boss. Por lo mismo, un grupo de ellos inició una campaña para que el animador lo vuelva a presentar en su última performance en Chile.

Quien revivió la presentación de Lagos hace pocos días fue el comediante y tiktoker Diego Urrutia Barra (@diegourrutiabarra. En el vídeo se le puede ver recitando de memoria la introducción de Lagos. Desde allí en adelante la efervescencia fue en escalada, llegando a convertirse en una petición de firmas para llevar a cabo el reencuentro. Campaña a la que se puede sumar a través de Change.org

Sergio Lagos, toma como un halago las ganas del público de verlo cerrar la historia de Daddy en Chile, la misma que él mismo abrió. En entrevista con The Clinic, Lagos rememora aquel lejano 2006 y asegura que le gustaría concretar un reencuentro.

Tu presentación en Viña abrió el camino para que el reggaetón se masificara en Chile, pero ese también fue tu primer festival. ¿Qué tan importante fue ese hito en tu carrera?

-Claro, fue el 2006, mi primer Festival de tres. Si no mal recuerdo creo que fue una de las últimas noches y fue una jornada muy emocionante, en la que mi objetivo era tratar de desdibujar la figura súper clásica que había habido siempre en los conductores de Viña: muy elegantes y muy engolados. Dentro de ese contexto estaba este show, habían muchas presentaciones que tenían matices y que fuimos trabajando con la Myriam Hernández en ese primer año y luego con Tonka. 

Claro, pero esa presentación en particular trascendió. ¿Qué tuvo de especial?

-A mí lo que me impresiona es eso, que han pasado más de 15 años, han cambiado los presidentes y el tema sigue siendo parte de un momento que una generación mantiene muy fresca. A mí eso me impacta, me alegra y me sorprende muchísimo. 

¿Cómo fue que preparaste esa presentación? Es un extracto del disco Talento de Barrio, pero hay otras cosas, ¿no?

-Es un extracto del disco pero está mezclado con… Mi generación es hija de Beastie Boys, yo estuve en el Caupolicán cuando tocaron ellos y estuve en toda la arremetida del rap y el hiphop. Yo como periodista reporteé mucho ese mundo. Del breakdance, el graffiti, el freestyle. Estuve muy cerca de eso y conectó con los quehaceres de mis amigos. Con ellos teníamos un colectivo que se llamaba Evolución donde estaba la Carola Urrejola (periodista de Canal 13), el Sebastián Lelio (director de Una mujer fantástica) y otros muy connotados con los que hacíamos fiestas electrónicas y cuando bailábamos rapeábamos y tirábamos rimas y frases. 

¿Qué frases?

-Algo como: Ojos de pez, ojos de pez anaranjados/ Salto ornamental/ En cierta forma todo es vanguardia/. Y así, pequeñas frases: Evolu, revolu, evolución. 

¿Entonces en tu presentación a Daddy Yankee hiciste un homenaje a ese grupo?

-Básicamente mezclé parte de nuestra historias como amigos, que viene de mucho antes del 2006, que ocurría en 1993 ó 1994. Recogiendo toda esa cosa también chilena que dejó La Pozze (Latina), Panteras Negras. Era una época en la que si tú escuchabas rock también podías escuchar electrónica o hiphop. No había una cosa tan ecléctica en términos musicales. 

-¿La construcción de esa intro se la debes a esos carretes? ¿Fue una construcción grupal?

-Fue algo totalmente de amigos, y bueno, yo ocupé esto para presentar a Daddy de una manera diferente, para no partir diciendo (pone voz de animador ochentero): “Una figura nacida en Puerto Rico”. Sino como tratar de entrar por otro lado, que fue lo que yo traté de hacer en el Festival. 

Bueno un año después a Don Omar lo preesentaste bajando del cielo con unas cuerdas

-Ja,Ja,Ja, ésa es otra historia, pero cosas así. Yo trataba de dibujar, de alguna u otra manera, presentaciones que fueran diferentes. 

En tu presentación estuvo el concepto de evolución y revolución y con el tiempo el reggaetón y Daddy Yankee se convirtieron en eso mismo. ¿Cómo analizas en perspectiva la llegada de este estilo y la presencia que aún tiene acá?

-Bueno yo tuve un encuentro con Daddy en el aeropuerto el día siguiente del show y él me preguntaba: ¿Por qué en Chile? ¿Por qué esto había conectado con tanta profundidad? Yo creo que en eso está la conexión de varios mundos. Por un lado está la cultura chilena muy conectada con el rap, Chile es uno de los países raperos del mundo. Antes éramos tierra de poetas, ahora somos una tierra de raperos. Yo creo que hay y han habido una cantidad de artistas ligados al rap que son muy potentes y entre el reggaetón y el hiphop hay una conexión muy fuerte. Todo esto viene de esa matriz. 

¿Y por otro lado?

-Yo creo que estuvo el factor Mekano, que no hay que dejarlo de lado, ese programa fue la catapulta para todos estos géneros populares masivos. Entonces en el aeropuerto yo empecé a hablarle a Daddy Yankee que había un programa que ponía ese tipo de ritmos en un horario de la tarde y con altísimas audiencias y yo creo que allí hubo una sumatoria. El axé y el reggaetón no hubieran sido lo mismo sin Mekano.  Además yo creo que influyó la simpleza del género. Hay algo con lo espontáneo, con lo básico, con lo obvio, con el: Pum, tu-cata. Pum, tu-cata. Es una música básica, intuitiva, en la cual más que el conocimiento está la habilidad y chispeza.

¿Y algo más?

-Yo siento que el reggaetón ya no solamente tiene que ver con Chile, tiene que ver con una idea global, escapista. Si antes la música disco te planteaba la bola de disco y la pista de baile como un lugar ideal donde podías mejorar la vida, el reggaetón instaló la idea de la playa, la flaca con poca ropa, la sensualidad y el erotismo en primera línea. Yo creo que eso a la gran ciudadanía global agobiada por los horarios, por las horas que pasa arriba de los medios de transporte y por las exigencias cotidianas. En el reggaetón hay una idea muy clara: Chicas, erotismo, playa y diversión. 

-Un verdadero escape

-Claro, escapismo duro. Por eso yo creo que golpea a un oficinista, o un estudiante en Ñuñoa, o a un trabajador en cualquier parte del mundo. Este género conecta con la evasión y yo creo que ahí esta su universalidad. 

-¿Para ti cuál es la importancia de Daddy Yankee en la sociedad chilena?

-Mira yo no sé si Vico C o Mexicano (777) se retiraron, pero ellos son los papás del reggaetón, los que le dieron cuerpo a esto. De ahí vino Daddy, Don Omar y una infinidad de gente. Pero sabes, yo siento que toda expresión musical es valiosa, necesaria e importante. Yo por ejemplo antes de estar en Salvador de Bahía no entendía el axé y estuve en un carnaval y caché lo que significaba la música. Así vas entendiendo que la música no es un invento de un tipo solo en una pieza, sino que es una manifestación cultural y a veces esas manifestaciones conectan con otras culturas, pueblos y nacionalidades. Se hacen parte de lo mismo, se combinan, se refrescan y van pasando otras cosas. 

¿Daddy Yankee se metió en el mundo?

-Y yo creo que Daddy Yankee es parte de las culturas vivas de nuestro mundo contemporáneo. Más allá de cualquier análisis eso es una verdad, una realidad y si te gusta bien y si no bien igual, pero claro yo creo que Daddy Yankee desde ese disco, con ese momento a mediados de los 2000, marcó un hito y ese hito ha tenido no una o dos expresiones que lo han renovado en el género, si no que muchas, muchas otras. 

-¿Esta playa y relajo del que hablamos?

-Claro es la combinación de la playa, un ritmo básico y letras simples. Eso no sólo le hizo sentido a Centroamérica sino que a muchos humanos en el mundo. Pienso en una ciudad fría, de Dinamarca por ejemplo, que le ponen un vídeo de Daddy Yankee con Luis Fonsi en una playita de Puerto Rico y te aseguro que cualquiera mira en su cuenta corriente los pesos para mandarse a cambiar

-Hace unos días salió una iniciativa para que presentes a Daddy Yankee en el Monumental. ¿Viste eso?

-Me han llegado cosas increíbles. Y no solo esos videos de personas carreteando que en medio del carrete dicen el texto y se lo saben, el otro día me llegó un flaco con una polera de la presentación y otra chica que narraba el texto completo. También lo de este comediante, Diego Urrutia. Es impresionante, yo no lo puedo creer y ahora que estoy un poco más viejito me emociona y me hace sentir que las cosas están cobrando sentido a pesar del tiempo. 

-¿Hitos en tu vida?

-Tal vez eso sea lo más recordado de mi paso por el Festival de Viña, yo creo que me anoté un momento con esa presentación. Estoy muy agradecido porque no es algo que yo haya forzado, es algo que la gente revitalizó con el tiempo. 

Igual me imagino que era una apuesta. Ahora uno lo ve con el éxito que tuvo, pero me imagino si te cuestionaste en algún minuto la posibilidad de hacer el loco. 

-Claramente po. Todo lo que yo hice en Viña fue una apuesta para el momento. Era algo así como nos jugamos y morimos, pero no vamos a pasar por tibios. Yo no podía ser una versión nueva de Vodanovic, tenía que ser una versión acorde a mi cultura y a mi historia. Además yo nunca me imaginé ser conductor del Festival de Viña. Nunca me puse en el lugar, no era un tema, pero sí lo es para la industria televisiva, entonces todo fue una sorpresa y lo único que traté de hacer fue no traicionarme en el tono y en la forma.  

-¿Cómo fue ese trabajo?

-Yo llamé a todos los participantes, compositores, a los artistas. Escribí todos mis textos, me sabía todo de corrido, de memoria. Arriba, abajo. Hasta lo de Ruperto. Esa fue una prueba en la que me podría haber muerto arriba y de pasadita haber muerto con Ruperto que habría sido una pena, pero no. La sacamos y la libramos porque hubo harta responsabilidad en el ejercicio para este evento que por esos años seguía siendo un evento de unificiación chilena poder darle una lectura más nueva.

-¿Piensas en ir al concierto de Daddy?

-Ja,Ja,Ja. A esta altura ya me estoy preguntando si voy a presentar a Daddy Yankee hoy. 

¿Pero lo ves factible?

-No lo sé, no lo sé. 

-¿Pero si te lo ofrecen qué dirías?

-Yo prendo con agua. Y si esto surge, desde donde ha surgido que es la gente y la buena onda y la energía que se ha armado alrededor de esto, por supuesto que iría. Me preocuparía de hacerlo mejor aún y con más ganas que en Viña. Mejorar el texto y ponerle bueno. 

¿Evolu revolu?

-¡Evolu Revolu!

Notas relacionadas

Deja tu comentario