Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

5 de Abril de 2022

Hernán Rivera Letelier y el rodaje del film inspirado en su novela La contadora de películas: “Esta va a ser una película para disputar los Oscar”

HERNÁN RIVERA LETELIER, crédito: Glenn Arcos

La semana pasada se dio a conocer que el reconocido actor Daniel Brühl está en Chile grabando La Contadora de Películas, una adaptación al libro homónimo que Hernán Rivera Letelier publicó el año 2009. Desde Antofagasta, el escritor, cuenta como nació la idea del libro y le pone fichas al film asegurando que disputará un Oscar. Agrega que iría a la ceremonia y -al igual que Will Smith- le pegaría un cornete a alguna estrella de Hollywood. "Tom Cruise, a ese huevón hay que pegarle", comenta.

Por

El año 2009 el escritor nacional Hernán Rivera Letelier publicó la novela La contadora de películas. Un libro que, como casi toda su obra, se situó en una oficina salitrera de La Pampa y en el que narró la historia de María Margarita, una niña con un talento extraordinario para contar películas y también del pueblo que se volcó a ver sus interpretaciones de films mexicanos y otros clásicos como Ben-Hur.

El libro está dedicado a su amigo Claudio Labarca, El Oso. La dedicatoria es importante, El Oso fue quien le contó a Rivera Letelier, en una reunión en el café del centro de Antofagasta en el que escribe hace varias décadas, acerca de un primo suyo que contaba películas a sus parientes, familiares y amigos, quienes en la mayoría de los casos no tenían los recursos para costear un boleto para el cine.

La historia despertó el interés del escritor, quien luego de la reunión decidió que aquella sería la temática de su libro. El mismo que se convertirá en una película dirigida por la danesa Lone Scherfig (Enseñanza de vida), en un guión adaptado por Walter Salles (Diarios de motocicleta) y Rafa Russo y que contará con las actuaciones de Bérénice Bejo, Antonio de la Torre, Sara Becker y Daniel Brühl, actor de fama mundial y quien la semana pasada se dejó ver en San Pedro de Atacama.

-¿Usted conoció al primo de su amigo Oso, a quién dedicó el libro?

-Es que yo me equivoqué en la dedicatoria, era un tío de mi amigo, no un primo. Pero un tío de la misma edad. Hace tiempo que no veía a mi amigo Claudio. El Oso le decíamos porque es grande, peludo. Corpulento. Y nos pusimos a conversar, de pronto aparecieron temas de la infancia y me contó, así como de pasada, que cuando chicos tenía a este pariente que contaba las películas y que lo mandaban a él al cine y que después tenía que llegar a la casa a contar las películas. Me lo contaba y yo le dije: “Oye pero esa historia es súper buena, huevón. ¿Me la regalas?”. Dijo que ya y me senté a escribirla. 

-La protagonista de la historia de La contadora de la película es una mujer llamada María Margarita. ¿Cómo fue transformar este personaje que le contó su amigo en una niña?

Cuando mi amigo me cuenta esto del tío, yo llego a mi casa, me meto al computador y escribí: “El contador de películas”, pero después dije no. No me gustó. Así que dije una niña mejor, fue algo instintivo nomás. Después dije lo voy a colocar en La Pampa para contar esas cosas mágicas que yo viví. Entonces todas esas cosas que le ocurren a la niña me sucedieron a mí. 

-¿Un reflejo suyo?

-Claro, la niña tiene mucho de mí. 

-¿Cómo qué? En una parte del libro a esa niña le dicen la Marimacho. También se describe que orina parada y que en una competencia de “quien llega más lejos”, ella le ganaba con su chorro a varios niños.

-Es que yo cuando chico conocí a una niña que meaba de pie po. Eso es una construcción de lo que yo vi o viví. 

-Bueno, además de esa anécdota la obra tiene un desarrollo protagónico, pero al mismo tiempo muestra un destino bastante cruel con las figuras femeninas de La Pampa ¿Usted pensó en ideas feministas cuando escribió la historia?

-No. Yo simplemente escribí la historia y cada lector es libre de interpretarlo como quiera. Yo entiendo que un libro donde todos ven lo mismo es un fracaso.

-Casi al final de su libro la protagonista explica porque le gusta tanto el norte y el desierto a un grupo de turistas que no lo podían entender. ¿Usted siente que los nortinos y usted también con sus novelas deben lidiar con tener que dar excusas por su encanto con el norte? 

-Es que hay mucha gente que no sabe ver y el desierto hay que verlo. Hay que ver la belleza de los colores, los atardeceres. Las puestas de sol y los amaneceres. El que sabe ver se enamora de todo. Pero yo creo que hay de todo, hay santiaguinos que vienen al desierto y se maravillan, pero hay otros que lo miran como un peladero nomás. Pero ese depende de la sensibilidad de cada uno. Yo tengo mi Macondo aquí en La Pampa. 

¿Tanto así?

-Yo cuando salgo tres días el verde como que me empalaga, extraño los cerros pelados.  

Hernán Rivera Letelier quiere el Oscar

-¿Qué siente con que este libro pase a ser una película?

-Ya me estoy acostumbrando a eso. Ya hicieron de Fatamorgana, hicieron El Fantasista en Brasil, me compraron El Arte de la resurrección también. 

-¿Y con esta novela cómo se dio?

-Esta novela me la habían comprado el 2010 (se publicó el 2009), pero por a, b o c no se había podido hacer. 

Claro, pero ahora está en rodaje y con actores bien famosos

-Sí, está el rucio ese, el Daniel Brühl. Según entendí yo él va a interpretar al papá de la Margarita. 

-Yo leí que sería al empresario inglés de la Salitrera

-Ahh el administrador, entonces el papá va a ser Antonio de la Torre. 

¿Y usted va a participar en algo del desarrollo o soltó su obra?

-No, yo doy el chipe libre. Que se haga lo que se haga.

-¿Y siente que la película va a resultar bien?  

-Yo desde el comienzo le tuve mucha fe a esta novela. Recuerda que el grupo de teatro TeatroCinema hizo una tremenda obra. Ahora yo pienso que esta va a ser una película para disputar los Oscar. Eso lo digo porque yo leí el guión. 

-¿Y en ese guión usted ve el espíritu de su novela?

-El espíritu de La contadora de películas está de todas maneras ahí. El guión está hecho por Walter Salles y Rafa Russo. Son capos. Yo le tengo toda la confianza del mundo a la película. Esos tipos son genios. El guión está ajustado a lo que escribí. 

-¿Sabe cuando podría estrenar?

-La película se va a filmar en dos meses y después la edición se demora más, pero tienen presupuestado presentarla en el Festival de Cannes el próximo año. 

¿Y cree que podría estrenar en alguna salitrera?

También, a mí me gustaría que se estrenara en María Elena. Se que el campamento se va a filmar en Pedro de Valdivia, pero las escenas del cine se van a grabar en María Elena, porque el cine está como nuevo, lo restauraron y quedó precioso. 

Hernán Rivera Letelier

“A Tom Cruise hay que pegarle”

Hernán, en La Contadora de películas usted describe que después del Golpe de Estado dejaron de existir los trenes hacia el norte, mismos trenes que también son un tópico importante en su literatura. Sobre eso mismo ¿Cómo vio la propuesta de la líneas férreas que Boric presentó en su campaña? 

-La propuesta es muy linda. Sería una maravilla volver a tener tren en el norte. El tren comenzó a correr en 1912 y llegó el Pinochet el 73 y lo hizo desaparecer. Pero esa propuesta me parece muy bien, pero también está el tema de los camioneros que empezaron a hueviar porque no quieren perder la teta. 

-¿Qué visión tiene usted del Presidente Gabriel Boric y de sus primeros días?

-Cómo todas las cosas buenas al principio cuestan. No se llega de la nada. Todo se tiene que lograr con la lucha, la perseverancia y la constancia. 

-¿Y con respecto a las Culturas y las Artes qué espera?

-Lo principal que espero, yo lo hablé cuando me vino a ver a Antofagasta la Doctora Siches. Le expliqué que en todos los países del mundo el Premio Nacional de Literatura se entrega todos los años, pero aquí en la Dictadura se hizo cada dos años y eso porque no tenían a quién dárselo, porque todos los escritores eran de izquierda. Entonces para evitarse problemas el dictador lo dejó cada dos años. Además en el caso de los escritores es peor, porque en literatura es cada cuatro años, porque una vez le toca a los poetas y después a los novelistas. Entonces le pedí que se hiciera algo con eso. Se han quedado muchos escritores buenos sin premios: Enrique Lihn, Pedro Lemebel, etc. 

-¿Oiga y cómo ha estado usted de salud?

-Yo tengo una mala salud de fierro. 

-¿Cómo es eso?

-Hay algunos que tienen una salud de fierro, no se enferman nunca los huevones. La mía es una mala salud de fierro, estoy siempre enfermo. De siempre. Yo estoy con el parkinson y los dos infartos, pero estoy bien, mientras esté bien de la cabeza. 

-Usted en algún minuto dijo que se le iban las palabras, que no las recordaba ¿Cómo sigue de eso? 

-Es que esa hueva le pasa a todos los viejos, pero yo sigo escribiendo todos los días. 

-¿Qué escribió hoy?

Estoy escribiendo una novela. 

-¿Sobre qué?

No te puedo decir.

-¿Pero al menos me puede decir si esa historia también es un regalo de un amigo?

-No, esta se me ocurrió a mí. Se me ocurrió durante la pandemia.

Oiga y esta mala salud de fierro no será un mal de escritores. Su colega Claudio Bertoni también se queja de lo mismo ¿no?

-Es que no solo él, a todos los viejos se le empiezan a olvidar de las cosas. 

Pero usted tampoco es tan viejo. 

-Yo ya estoy viejo po huevón, tengo 72 años. 

¿Pero se siente viejo?

-Mmm. Una vez una mina me dijo: “Tú nunca vas a ser viejo, tienes un espíritu muy joven”. Yo me sentí halagado. 

Bueno usted transmite una actitud más de joven con su chaqueta de cuero y sus lentes oscuros

-Sí, una actitud de rockstar. 

¿Se siente un rockstar?

A veces. 

-Bueno hubo una portada en La Segunda donde usted dice que se siente un rockstar

-Claro, cuando estaba en la cresta de la ola. 

-¿Y ahora? 

Bueno con esta película puedo estar en la cresta de nuevo. 

Bueno si la película se gana el Oscar como piensa esta podría ser la cresta definitiva ¿no?

Sí, e iría a recibir el Oscar y le pegaría un combo a cualquier huevón que esté por ahí. 

-¿A quién le pegaría?

-A alguno de los actores malos. Hay tantos malos.

¿Pero no le pegaría a Will Smith? 

Es muy grande. 

Tom Cruise es bajo.

A ese huevón hay que pegarle, ese huevón es malo. 

-¿Y antes de los Oscar tiene contemplado algún viaje?

-He ido a Puerto Montt, Iquique. Ahora me están invitando a San Vicente de Tagua Tagua y a la Feria del libro en La Havana, eso ahora a mediados de mes.

-En Cuba usted sufrió los infartos que casi le cuestan la vida ¿No le da miedo volver? 

-Me da cierto miedo, pero hay que hacerlo. Es la primera vez que vuelvo después de los infartos. 

Usted en esa entrevista en La Segunda también dijo que se iba a morir en La Habana

-Si po huevón. Y fue peluda la huevá, yo estaba allá cuando me vinieron los infartos. 

-¿Se arrepiente de haber dicho eso?

-O sea yo ahora estoy asustado, pero asustado entre comillas. Estoy asustado, no es que esté ¡ASUSTADOOOO! 

¿Asustado piola?

Como el chiste ese que dice que habían dos tipos en la esquina y uno le dice al otro: 

–Oye Juan, tu mujer está culiando ahí con otro. Anda a ver.

El otro huevón parte a ver. –¿¡Y la viste!?–, le preguntan. 

–Sí, está culiando, pero no esta ¡Culiaaaandooo! po huevón. 

¿Entonces su miedo es como un polvito chico?

-Ja,ja,ja. 

¿Oiga y de la película irá a alguna jornada de rodaje?

-Sí, iré a lo que se están haciendo en María Elena y Pedro de Valdivia, que me queda a hora media. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario