Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

23 de Abril de 2022

Eric Aedo, jefe bancada DC: “El gobierno actúa como si tuviese mayoría en el Congreso, se olvidó de ese dato”

Eric Aedo, diputado DC, en el hemiciclo de la Cámara de Diputadas y Diputados

Cerrando una intensa semana de ofensiva y repliegue de los proyectos de Quinto Retiro, el jefe de los diputados DC asegura que el rechazo mayoritario de su bancada a la iniciativa del Ejecutivo “no fue en un afán de generar una derrota política como han dicho algunos parlamentarios, el proyecto era malo”. Y sobre la posición de su partido, que exige en La Moneda un mejor trato del gobierno sin posicionarse en la oposición ni en el oficialismo, sugiere que esa condición de la Falange “puede ser un aporte que le hace la DC a la Ciencia Política”.

Por

El pasado lunes 18 de Marzo, el gobierno sufrió su primer traspié en el Congreso cuando su proyecto de “retiro acotado” de fondos de las AFP no alcanzó siquiera la mitad de los votos de la Cámara, con un evidente rechazo mayoritario de los diputados de la Democracia Cristiana (DC).

Tres días después, el jueves 21, el Presidente Gabriel Boric citó a una reunión en La Moneda a la directiva de la DC, donde los dirigentes falangistas emplazaron al gobierno a que las conversaciones con la bancada de diputados, no sea sólo “con un llamado por teléfono”, sino que “convocar a reuniones más específicas, donde se discutan proyectos de ley”, según aseveró el presidente del partido, Felipe Delpin.

Desde la instalación del gobierno y la nueva Cámara, hasta la fecha el enlace entre el Ejecutivo y los diputados DC ha sido Eric Aedo, jefe de la bancada falangista quien, incluso, fue invitado a la gira presidencial por Argentina en lo que fue el primer gesto de Mandatario hacia la colectividad de la flecha roja.

En esta entrevista, Aedo repasa la compleja relación de la DC con el gobierno, y esa aparente contradicción de hacerle peticiones al Ejecutivo -muchas veces con un tono imperativo de exigencia-, sin ser oficialistas, pero tampoco abiertamente de oposición.

-La DC rechazó mayoritariamente el proyecto de “retiro acotado” del gobierno, pero el jueves se reunieron con el Presidente y el líder de su partido, Felipe Delpin, tras la cita dijo que están “dispuestos a colaborar”. ¿Cómo está la relación entre el Ejecutivo y la Falange?

-Hay que construir una relación de diálogo permanente. Yo he planteado al gobierno hoy día (jueves 21) que el diálogo no puede ser sólo proyecto a proyecto o por la coyuntura, porque al final eso enreda y genera confusión: el diálogo tiene que ser permanente. Y lo digo porque cuando conversamos la otra vez por este tema de los retiros, se generó una conversación no con la bancada de la DC, sino que con el presidente de una comisión en específico, cosa que la hemos conversado con Alberto (Undurraga) y muy bien.

Al final no se hace una conversación con sentido estratégico, se hace una conversación muy de la coyuntura, de proyectos específicos. Lo que hay que mirar es el conjunto de situaciones, como lo conversé hoy día con el Presidente, por ejemplo, en todos los temas de seguridad, reforma de pensiones, reforma tributaria y los temas de que hay gente que está pasando hambre: hay muchos adultos mayores a los que el aumento de la canasta básica los está golpeando.

“El pirquineo es una mala política. No sólo ahora, sino que hacía atrás lo venía siendo, porque al final va generando desconfianzas”

-¿Les molesta el pirquineo de votos?

-Así es. Antes de asumir, de hecho, yo planteé públicamente que el pirquineo es una mala política. No sólo ahora, sino que hacía atrás lo venía siendo, porque al final va generando desconfianzas: eso mismo es lo que confirmamos hoy día. No hablo tanto de temas de trato, lo que hablo es de un diálogo que sea permanente en el tiempo. Cómo le decía al Presidente, hay un dicho de Clodomiro Almeyda que a mí me gusta mucho, que decía que “las cosas por sabidas no eran dichas, ni por no dichas olvidadas”.
Por eso soy redundante en que el lunes era sabido que no había mayoría, pero el gobierno actúa como si se tuviese mayoría en el Congreso, se olvidó de ese dato. Y la votación del lunes lo que nos dijo es que no hay mayoría, ni siquiera simple. Por lo tanto, la necesidad de establecer acuerdos con otras fuerzas políticas es absolutamente necesaria y creo que esa constatación el gobierno la vivió bien en carne propia.

Para una reforma de Pensiones o Tributaria, se requieren quórums más calificados, entonces se debe tener un esfuerzo de diálogo que no es sólo con la DC, es también con otras fuerzas políticas.

-Tras la reunión con el Presidente: ¿la DC está en el oficialismo o en la oposición?

-Esa es una visión muy dualista. Lo que hemos dicho es que no somos parte del gobierno, pero que vamos a hacer todos los esfuerzos de colaboración. No nos ponemos en la oposición y, tal vez, esto para la Ciencia Política es una creación nueva que estamos haciendo: puede ser un aporte que le hace la DC a la Ciencia Política. Porque oposición significa partir desde una mirada o trinchera distinta del gobierno, sometiéndolos a una presión constante. Oficialismo, por el otro lado, es que te tienes que cuadrar con el gobierno.

-Pero el oficialismo participa justamente en lo que ustedes están pidiendo: conversaciones estratégicas permanentes

-Es que la posición de nosotros es que no siendo parte del gobierno, vamos a colaborar y vamos a votar favorablemente aquellos proyectos que nos parezcan buenos, y vamos a rechazar aquellos que nos parezcan mal. La votación del lunes 18 del proyecto del gobierno, recibió un rechazo mayoritario en la DC porque mayoritariamente, y luego de revisar el proyecto y conversarlo, llegamos a la conclusión de que era un mal proyecto y se lo dije al Presidente.

Esto no fue un afán de generar una derrota política, como han dicho algunos parlamentarios. Pero era un mal proyecto, porque sólo el tratar de implementarlo iba a llevar, a lo menos, 6 meses; necesitaba ajustes reglamentarios y cosas que no estaban definidas cómo se iban a pagar.

“Cuando hay diálogo y construimos juntos, obviamente que parte de esa reciprocidad implica lealtad mutua”.

-Desde el punto de vista del gobierno, se podría asumir que incluir a un partido en conversaciones estratégicas implica una cuota de lealtad. ¿Ustedes como bancada están dispuestos a actuar de forma leal?

-La primera lealtad de nosotros como bancada está con todos los chilenos que nos eligieron, esa es la primera lealtad. Y obviamente, cuando hay construcción recíproca, es decir, cuando hay diálogo y construimos juntos, obviamente que parte de esa reciprocidad implica lealtad mutua. Y así como uno tiene que cumplir los compromisos empeñados, el gobierno también tiene que ser capaz de cumplir sus compromisos, por ejemplo, el definir que no hay pirquineo es una parte importante. La lealtad debe ser recíproca.

“Se ha estado yendo rápidamente el apoyo al Gobierno”

-El día miércoles se generó una polémica con el subjefe de su bancada, Felipe Camaño, diciendo que a usted lo había llamado el ministro Mario Marcel, felicitándolo por el rechazo de ambos proyectos de retiro de fondos, el que tramitaba la Cámara y el que intentó impulsar el Ejecutivo. ¿Qué fue lo que realmente ocurrió?

-Nosotros ya dejamos cerrado el tema con el Presidente, no voy a entrar en detalle. Sólo en lo general, obviamente Felipe cometió un error, no era esa la situación. Lo que sí planteé es que efectivamente sí existieron conversaciones, que ni siquiera fueron llamados telefónicos, que yo sostuve con personas importantes del gobierno y que de esas conversaciones decían que si bien lamentaban el rechazo de su proyecto, a lo mejor no era tan malo.

“La DC rechazó el retiro del gobierno porque era un mal proyecto, tampoco es lícito que otro suponga que el proyecto se rechaza porque queremos infringir una derrota política”.

-¿Pero cómo ocurrió que el diputado Camaño saliera a hablar a su nombre para decir algo tan distinto a la versión suya?

-Conversé con Felipe ese mismo día. Entendía que con lo que había sucedido, lo que correspondía era que yo saliera a aclarar el tema, y también en el rol de jefe de bancada cuando se cometen errores, creo que también es positivo poner la cara.

También creo que esta es una lección de que en el Congreso hay que ser cuidadosos todos, porque también se atribuyen cosas desde otras bancadas que no son correctas. La DC rechazó el retiro del gobierno porque era un mal proyecto, tampoco es lícito que otro suponga que el proyecto se rechaza porque queremos infringir una derrota política.

-Fue el diputado Gonzalo Winter (Convergencia Social) quien hizo ese comentario, ¿no?

-Sí. Creo que Winter, así como nosotros tenemos que aprender lecciones, también es bueno que los parlamentarios de gobierno aprendan que tienen que tener fundamentadas sus opiniones, que en este caso no tenía ningún fundamento. Si tú empiezas a suponer cosas de uno o de otro, eso escala en malas relaciones.

-A raíz del Quinto Retiro surgió el debate sobre la inexpropiabilidad de los fondos previsionales. ¿Cómo observa que mientras el gobierno anuncia un proyecto en esa línea, sus propios convencionales rechacen normas de la nueva Constitución que buscan el mismo objetivo?

-Cuando el año 2021 se eligen los convencionales, el 70 por ciento de quienes en esa oportunidad fueron a votar lo hicieron en general por candidatos independientes bajo consignas de que los partidos no valen nada. Pero eso que pasó en Mayo, en Noviembre del mismo año tiene un vuelco: en la primera vuelta ganó Kast y el Congreso quedó más bien empatado entre las fuerzas de derecha con las de izquierda y centroizquierda: en cinco meses hubo un viraje, el péndulo se fue moviendo rápidamente.

Cuando uno ve las encuestas hoy, se ve que el péndulo se sigue moviendo. El mismo gobierno, que fue elegido con una gran mayoría, en estas cinco semanas, su apoyo popular se ha estado yendo rápidamente. Esa es la interpretación que hacemos nosotros.

En el debate que se ha dado en la Convención sobre la inexpropiabilidad, ese elemento de que mis fondos son míos y el Estado no puede disponer de ellos, está muy incorporado en las personas. Entonces creo que en la Convención, cuando rechaza esas normas sobre inexpropiabilidad, se hace daño a sí misma y al proceso de forma importante. Creo que se pone una contradicción muy grande entre lo que se quiere escribir en la Constitución y lo que el sentido común de las personas siente en lo cotidiano.

No sé exactamente cuántos millones de cotizantes hay, pero a lo mejor rechazando esas normas pones en contradicción a una buena cantidad de personas.

-Y respecto de la contradicción entre lo que presenta el gobierno y lo que vota la Convención: ¿cómo lo observa?

-Obviamente que refuerza la desconfianza en sectores de la población. Aquí también hay que hacer el punto de que fue un acuerdo entre la derecha y el gobierno, porque cuando la DC tiene una conversación con la derecha o tiene un acuerdo con la derecha, somos los peores seres que pisaron el planeta, a lo menos nos tratan de traidores.

Pero fíjate que aquí el gobierno llegó a un acuerdo con la derecha y nadie lo acusó de traición. Acá lo que hace la Convención es dejar mal al Gobierno, porque llegan a una acuerdo para salir adelante y en la Convención se los torpedean.

“Se están entregando muchos elementos para oponerse a la Constitución”

“Creo que acá se están escribiendo tantos artículos que se están entregando muchos elementos para oponerse a la Constitución que se está escribiendo”.

-Hoy en día hay varias declaraciones, como la del ex candidato presidencial Carlos Maldonado, aventurándose con su voto en el Plebiscito de Salida. ¿En qué posición está usted?

-Mi postura es que hoy día la constituyente está cometiendo un error, en el sentido de que está escribiendo una Constitución que es más parecida a la Constitución de 1823 que a una Constitución moderna. La Constitución del 33 la llamaban ‘la Constitución moralista’, porque tenía muchos artículos y definía muchas cosas de la vida cotidiana.

Creo que acá se están escribiendo tantos artículos que se están entregando muchos elementos para oponerse a la Constitución que se está escribiendo. Una Constitución moderna tiene que tener principios orientadores, pero no entrar a cada detalle, porque al final, en cada detalle, puedes encontrar detractores

-A esta altura, y a poco de que termine el proceso, ya se entró a ese nivel de detalle que usted critica.

-Para mí hay elementos bien esenciales que me hacen más bien mirar con distancia el proceso. O sea, para mí, por ejemplo, el artículo quinto, que abre la posibilidad de generar un Estado dentro del Estado en Chile, es algo que a mí no me parece que de igual.

-¿Estamos hablando de la Plurinacionalidad?

-Claro. Soy plenamente consciente de la deuda del Estado chileno respecto de las reivindicaciones de los pueblos originarios, principalmente el pueblo Mapuche: tengo plena conciencia y creo que el Estado está al debe. Pero también tengo plena conciencia que entre la zona de Biobío, la zona Sur y la Araucanía, se roban 6 mil camiones con madera todos los años.

Entonces surge la duda: ¿a quién le vas a poner un Estado distinto? ¿a los pueblos originarios o vas a generar un espacio para personas que hoy realizan una actividad ilegal? Eso ya me genera una distancia enorme.

-Usted dice sentirse distante de la Convención. ¿Eso se traduce en anticipar su voto en el Plebiscito de Salida?

-Yo no anticipo todavía, pero veo esto con distancia y preocupación. No sé si la Comisión de Armonización tendrá espacio para realmente armonizar y arreglar cosas. Lo que escucho y veo en los entornos que votamos Apruebo, es que hay mucha gente con dudas y otra que derechamente quiere rechazar.

-Y para cerrar: ¿qué sensación le dejan las primeras semanas de instalación del gobierno?

-Yo planteé en la reunión con el Presidente y los ministros mi preocupación por la creciente violencia y delincuencia en la que está el país, puse datos sobre la mesa de lo mucho que han aumentado los delitos violentos. En los temas de delincuencia, orden público y lo que sucede en la Macrozona Sur, el gobierno tiene que mirar la realidad como es, no cómo se imagina que es.

No todos los delincuentes son hijos del sistema, ¿me explico? No todo lo explica el neoliberalismo, no todo lo explica la inclusión social. También hay bandas organizadas que simplemente ven los delitos como un buen negocio, y eso hay que verlo de esa forma, porque sino, no enfrentas el problema y este se empieza a disparar.

Domingo Lovera, abogado constitucionalista: “La gracia es buscar el equilibrio para que los derechos, no sólo los sociales, puedan realizarse en la práctica”

VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario