Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

27 de Abril de 2022

Alertas encendidas: Cómo se vigila en Chile a la enfermedad hepática de origen desconocido que afecta a niños de Europa y EE.UU.

Hepática

Los casos de hepatitis infantil surgida en Reino Unido y confirmada ya en una docena de países ascienden a 190 y ya le costaron la vida a un menor de edad. El brote aún no se detecta en Chile, pero ¿Cómo se monitorea el desarrollo y la posible llegada de la enfermedad en Chile? Aquí la Jefa de pediatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Mariela Muñoz y la infectóloga Jeanette Dabanch responden.

Por

Los casos de hepatitis infantil aguda de origen desconocido -enfermedad surgida en Reino Unido y confirmada ya en una docena de países- ascienden a 190 en el mundo. Esta condición que ha aquejado principalmente a niños de Europa y Estados Unidos y que ha provocado una muerte de un menor en el Reino Unido y al menos 17 transplantes de hígado, ha levantado la preocupación de la Organización Mundial de la Salud y de las autoridades sanitarias de distintos países.

Chile no es la excepción; de hecho, el pasado jueves el Ministerio de Salud activó los protocolos y monitoreos frente a esta enfermedad.

“Desde el Departamento de Epidemiología seguimos monitoreando activamente este brote desde que se activó la alerta, hace aproximadamente dos semanas. Esta alerta implica que el Ministerio da el aviso de atención a toda la red de asistencia sanitaria, monitoreando casos y buscando patrones que puedan señalar la presencia de esta enfermedad. Hasta ahora no se han identificado patrones extraños, lo que indica que aún no hay presencia de esta enfermedad en nuestro país“, indica a The Clinic el Jefe de Epidemiología de la cartera, Christian García.

La preocupación de las autoridades locales se da a pesar de que aún no se registran casos en Chile. Pese a ello, para entender las dimensiones de esta desconocida hepatitis, resulta clave explicar primero la enfermedad.

La infectóloga de la Universidad de Chile, Jeanette Dabanch, señala que la hepatitis consiste en una inflamación del hígado, un órgano “sumamente trabajador” e importante.

“El hígado es un órgano obrero que limpia (al cuerpo) de todos los tóxicos, produce proteínas, vitaminas. Es un gran trabajador. Si éste se inflama puede llevar a que el órgano no pueda trabajar y eso hace que el organismo enferme gravemente. Si este órgano está muy inflamado se necesita otro reemplazo y en algunos casos el transplante es la única alternativa, porque no hay tratamiento antiviral. El transplante no es una situación menor, todos sabemos lo que significa”, explica la doctora.

Las hepatitis virales más conocidas son producidas por los virus de hepatitis A, B, C, Delta y E. En la hepatitis A, por ejemplo, su mecanismo de transmisión es fecal – oral, a través del consumo de agua o alimentos contaminados. En tanto la hepatitis B puede transmitirse por vía parenteral, sexual, perinatal y horizontal a través del contacto de las mucosas con fluidos corporales infectantes. Pese a ello, no todas las hepatitis son causadas por virus. La enfermedad también puede desarrollarse por causas no infecciosas como las hepatitis alcohólicas o las autoinmunes.

En el caso de las hepatitis adquiridas por agentes infecciosos, muchas veces existen soluciones desarrolladas a través del progreso médico como los son las vacunas. Pero ¿por qué este actual brote hepático en particular es de preocupación?

Una de las principales razones tiene que ver con que la comunidad científica no ha logrado determinar las causas que lo originan. “Estos casos son de una hepatitis de una causa no precisada, no se sabe cuál es la causa. Los estudios de A, B, C, D, E, salieron negativos, entonces definitivamente estos casos no son de este tipo”, señala la Jefa de Pediatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Mariela Muñoz.

Medios interncacionales han señalado que uno de los pirncipales sospechosos causantes de la enfermedad es el adenovirus F41. Pese a ello, dicha razón, según Jeanette Dabanch, no se puede confirmar.

“Los adenovirus son muchos virus y son muy frecuentes, entonces podría ser solo una razón causal, la verdad es que aún no se sabe. También lo han relacionado a que algunos de esos niños han tenido Covid-19, pero no hay claridad todavía“, asegura Jeanette Dabanch.

Según agrega la doctora Dabanch, otra de las preocupaciones con respecto a este brote “es que no se ha podido establecer el período de incubación. Es decir, desde que tomaste contacto con el virus, hasta que empezaste la enfermedad. En general los virus que producen hepatitis toman un tiempo largo. En el Covid al comienzo eran 14 días y la varicela va entre 3 y 21, pero el virus de la hepatitis B, tiene un período de incubación que puede ser de tres meses”. 

Notificación de casos 

Según explica la doctora Dabanch, uno de los últimos brotes significativos de hepatitis en Chile se dio en el año 2017 y afectó principalmente a personas de la Región Metropolitana. Pese a ello, la comunidad médica nunca ha dejado de monitorear los avances de la enfermedad.

“En Chile toda hepatitis viral, donde hay un agente viral involucrado como lo es en el caso de la A, E, G y C, deben ser notificados a través del sistema. Es el mismo que usamos para notificar el Covid y para la notificación de otras enfermedades obligatorias. Eso permite tener una claridad en el número de casos, dónde sucede y para implementar medidas de control”, afirma. 

Con respecto a lo anterior, la especialista agrega que: “Con eso uno sabe cuál es el número basal esperable para esa enfermedad”.

Dichas notificaciones permiten un monitoreo efectivo ante una eventual alza de casos, lo que permitiría detectar la presencia de un brote.

“Ahora lo que hizo el Ministerio y la Subsecretaría de salud Pública fue enviar una alerta a todos los centros de salud públicos y privados, de tal forma de informar que está ocurriendo esta situación en Europa y en Estados Unidos y que estamos obligados a si detectamos un caso a avisar a la autoridad sanitaria para su estudio. Nosotros en Chile, estamos bastante entrenados en notificar, porque estas hepatitis virales siempre deben ser notificadas; de hecho hay un reporte de todos los años”, comenta la pediatra Mariela Muñoz. 

Muñoz agrega que a pesar de que aún no se acredita la explosión de un brote en Chile, los padres le han manifestado preocupación con respecto a la enfermedad. “Nos preguntan bastante y ahí nosotros les explicamos de que se trata, pero en general no veo pánico, pero sí los padres están preguntando”. 

Sobre este punto, la especialista señala que “en general las hepatitis tienen todas la misma sintomatología. Son síntomas gastrointestinales, frecuencia de vómitos y náuseas, la coloración de la piel que se pone amarillenta y los ojos también se ponen amarillos. Además, la orina cambia de color a uno más oscuro como un té o incluso las deposiciones se pueden poner blancas”.

Respecto a los síntomas, indica: “Si se presentan uno, dos o tres de esos síntomas hay que consultar en urgencias o en centros de salud de manera inmediata”.

Finalmente y sobre las medidas de prevención, la especialista señala que: “Como no se sabe la causa exacta, pero presuponiendo que ésta tiene que ver con virus respitatorio, obviamente las medidas preventivas tienen que ver con la higiene, el lavado de manos, comer en lugares establecidos, preocuparse de no ingerir comidas contaminadas y el uso de mascarillas de todas maneras”. 

The Clinic

Notas relacionadas

Deja tu comentario