Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

5 de mayo de 2022

¿Podría haber desabastecimiento? Tres preguntas claves sobre la huelga de trabajadores subcontratados de ENAP

Foto: Fenatrasub

Cuatro días y cuatro noches llevan los trabajadores subcontratados de ENAP movilizados. La planta del Biobío permanece detenida y la Seremi del Trabajo de la zona ya realizó un primer intento para acercar posturas.

Por

La Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) confirmó este lunes 2 de mayo el cierre total de su planta en el Biobío debido a la huelga de unos 500 trabajadores subcontratados.

Los funcionarios, que pertenecen principalmente al área de mantención, bloquearon el acceso a la refinería ubicada en Hualpén. También se cerró el terminal marítimo ubicado en San Vicente, que permitía la carga y descarga de hidrocarburos.

¿Qué exigen los subcontratados de ENAP en huelga?

Carlos Contreras, vocero de la Federación Nacional de Trabajadores Subcontratados de ENAP (Fenatrasub), explica que su principal demanda es que la estatal se siente a negociar con ellos.

En conversación con The Clinic, el dirigente detalla que en las licitaciones de las empresas se incluyen los anexos laborales: «Estos contratos, por acuerdo marco, se van mejorando con bonos universales, los valores de las especialidades y las categorías».

«Eso es lo que nosotros necesitamos mejorar, porque están estancados hace mucho tiempo. Por lo menos, algunos tenemos congelada esta situación por más de 15 años», puntualizó.

¿Cómo han resultado las negociaciones?

Los trabajadores acusan que, desde el año 2017, han intentado negociar su acuerdo marco sin éxito. «ENAP se niega a sentarse a la mesa para conversar sobre estos cambios que necesitamos», acusa Contreras.

Por su parte, la estatal explicó que la ley no estipula la negociación directa de una empresa con trabajadores contratistas o subcontratados.

Pese a ello, este miércoles 4 de mayo se realizó una primera mesa de negociación, mediada por la seremi del Trabajo, Sandra Quintana. Según declaraciones que dio a Radio Bío-Bío, la autoridad pidió a la empresa flexibilizar su postura para poder avanzar.

Sin embargo, la mesa no dejó buenas sensaciones en los trabajadores. Contreras valoró la disposición de la Seremi, pero calificó la mesa de «fallida» y aseguró que ENAP intentó postergar las conversaciones hasta agosto. En ese contexto, han hecho un llamado al gobierno central a que intervenga la compañía.

¿Existe riesgo de desabastecimiento de combustible?

En un primer comunicado, ENAP aseguró que la paralización podría implicar problemas en el abastecimiento de combustible en la zona sur del país. A esto sumaron un eventual aumento de los costos para los usuarios.

Sin embargo, Daniela Dresdner, delegada presidencial del Biobío, lo descartó. «La distribución de combustible no está afectada. Lo que afectó esto fue el paro de camioneros en las rutas», sostuvo.

Contreras detalló que la huelga empujada por los subcontratados es «indefinida». Sin embargo, las plantas de Concón y Mejillones seguirán operativas, también los terminales de Linares y Chillán.

Además, le restó dramatismo a la paralización de la planta, ya que de todas maneras tenía que detener sus actividades para cambiar uno de los transformadores, proceso que tarda unas dos semanas.

Por otro lado, reafirmó su compromiso a permitir el ingreso de otros trabajadores y su alimentación. «Esas concesiones las hemos facilitado, porque sabemos que es una planta importante», aseguró.

Actualización 6 de mayo: En una declaración pública, ENAP Biobío informó que en un plazo de cinco días, la empresa no contará con abastecimiento de gasolina, diésel y kerosene doméstico para la región y la zona sur del país. Además, acusaron a Fenatrasub de «falta de disposición al diálogo».

La ministra del Interior, Izkia Siches, aseguró que ya se instruyó a la delegación presidencial a tomar todas las decisiones que estén a su alcance para normalizar el suministro en la zona.

Desde Fenatrasub se pronunciaron ante estos hechos en su cuenta de Twitter, donde acusaron a la estatal de intentar «criminalizar legítima movilización de trabajadores».

Por otro lado, acusaron al gobierno de intervenir con «guante blanco y negociaciones» cuando se trató de los camioneros. Sin embargo, cuando se trató de trabajadores de una empresa del Estado se les respondió con «rigor máximo y negativas al diálogo».

Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario