Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

7 de junio de 2022

Popularidad al alza: las claves para que el Presidente Boric gestione su imagen sin que se devalúe, según nueve analistas políticos

Popularidad al alza: las claves para que el Presidente Boric gestione su imagen sin que se devalúe, según siete analistas políticos Agencia Uno

La última edición de la encuesta Cadem evidenció un alza de ocho puntos porcentuales en la aprobación del Presidente Boric, cifras auspiciosas que se replicaron en la más alta valoración a la Cuenta Pública del Mandatario ante el Congreso Pleno desde el 2014. Con este "veranito de San Juan" para La Moneda, acudimos a nueve académicos para explorar los límites de la línea de crédito reflejados en la figura del gobernante.

Por

Por primera vez desde el pasado 07 de Abril, la aprobación del Presidente Boric subió los cuarenta puntos porcentuales, según la última edición de la encuesta Cadem dada a conocer durante este domingo 05 de Junio.

De acuerdo al sondeo, la valoración positiva del Mandatario se incrementó de un 35% hasta un 44% entre la semana del 27 de Mayo y la primera de Junio. A lo anterior se suma la alta aprobación que tuvo la Cuenta Pública que el Presidente realizó ante el Congreso Pleno el pasado 01 de Junio: 63 puntos porcentuales encontró que aquella performance estuvo “Muy bueno/bueno”, con lo que se convierte en el mensaje presidencial mejor evaluado desde el año 2014, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Desglosando los números, la medición da cuenta que 76% de los encuestados valoró que el Presidente “apelara a la unidad del país” y comunicara bien sus ideas, mientras que un 73% consideró que el Jefe de Estado hizo buenos anuncios. En tanto, un 61% afirmó que Boric “mostró autoridad y liderazgo”.

Fuente: Cadem

De esta forma, el Presidente coronó la semana que antecedió al inicio de su primer encuentro multilateral en la Cumbre de las Américas -California, EE.UU.-, con un realce en la valoración ciudadana sobre su figura. Una percepción que, en todo caso, iba en franca caída desde que a finales de Marzo descendiera la línea de los 50 puntos porcentuales de aprobación con los que inició su gobierno.

Para el investigador del Centro de Estudios Públicos, Sebastián Izquierdo, el repunte de la aprobación del Presidente está directamente relacionado con los buenos réditos que obtuvo de su primera Cuenta Pública.

“En su discurso habló de temas concretos, de derechos sociales, de reconstruir un par de escuelas con nombre y apellido. En el fondo, convocar hacia el futuro, más allá de las dos almas que componen su gobierno, haciéndose cargo del pasado y concretando desafíos específicos. Ese tipo de esfuerzos le traen beneficios respecto de su imagen”, dice el investigador del CEP.

En tanto, el académico del Doctorado de Comunicaciones de la Universidad Austral y de la Universidad de la Frontera, Mario Álvarez, valora el tratamiento que el Presidente da a temas sensibles para la opinión pública.

“Cuando el Presidente muestra los problemas como un asunto de construir afectos, le va mejor que cuando entra derechamente al conflicto frontal. Muestra de ello es que cuando habló de La Araucanía, presentó el problema como un desafío de restitución, de tierras y de confianza, pero no en el encuadre del “conflicto mapuche” que predominaba antes del asesinato de Camilo Catrillanca”, sostiene el académico.

Por otro lado, el sociólogo y director de Tú Influyes, Axel Callís, argumenta que, además de la Cuenta Pública, fue determinante para el realce de aprobación del Presidente la semana que precedió al acto republicano.

“Creo que hay un efecto que partió antes de la Cuenta Pública, porque fue una buena semana para el gobierno. Fue más tranquila en términos de violencia, hubo un efecto Estado de Excepción también que operó y no hubo exabruptos de los ministros.”, apunta Callís, para quien “fue la primera semana donde todo funcionó como se supone que funciona un gobierno”.

El juicio de los académicos: mostrar resultados y que el gabinete haga la pega

No obstante que el Presidente ha tenido apariciones públicas para intentar desactivar un conflicto o para despejar controversias en las que se han visto involucrados sus ministros, una de las dudas que surgen ante el repunte de la aprobación pública de Boric es cómo gestionar su capital político, reflejado en su carisma y mensaje convocante. Esto, considerando que la figura presidencial tampoco puede estar en la primera línea mediática. 

Con esta duda, acudimos a siete expertos en análisis político de diversas sensibilidades.

Mireya Dávila, Inap-U.Chile. «El capital político del Presidente y su correspondiente imagen, se relacionan con la coherencia entre lo que él ha sido en política, su trayectoria, con los contenidos que expresa. Debe ser el mismo y lograr transmitir esa lógica al gabinete».

Sebastián Izquierdo, investigador del CEP: “Está por verse si los efectos de la Cuenta Pública van a ser permanentes en el tiempo. Estando en los primeros meses de gobierno, la ciudadanía quiere entender la hoja de ruta y sus principales énfasis. Pero a medida que el tiempo pase, la opinión pública va a estar más volcada a los resultados, a que esas promesas se hagan realidad, independiente de quién anuncie los resultados, sea el Presidente o sus ministros”.

A esto, Izquierdo pone la lupa sobre la contingencia que encuentra al Presidente en Canadá, a más de 9 mil kilómetros de La Moneda.

“Lo que queda ahora es aquilatar los resultados que él se propuso. Y para eso, va a ser clave la actuación de los propios ministros en esta semana que el Presidente va a estar fuera del país. Va a ser una semana de prueba de fuego para el gabinete”, agregó.

Mario Álvarez, académico del Doctorado en Comunicación de la U. Austral y U. La Frontera: “El Presidente Boric transmite una idea de transversalidad que, si se mezcla con la de competencias afectivas, entonces puede dejar fuera de juego a una oposición que se muestre reacia a cooperar con el gobierno”.

Axel Callís, sociólogo y director de Tú Influyes: “En algún minuto el Presidente va a tener que terminar con las becas a su gabinete. Uno espera que los ministros en algún minuto empiecen a volar sólos, sin estarlos subvencionando”, afirma Callís en relación a los desaguisados que han tenido algunos miembros del gabinete. 

Errores que están frescos en la memoria, como el protagonizado por la ministra de Desarrollo Social, Jeannette Vega, quien afirmó hace dos semanas que en Chile sí existen los presos políticos, ante lo cual tuvo que desdecirse.  

“El riesgo del Presidente es que sus vocerías se transformen en irrelevantes como le ocurrió en el último año y medio a Piñera. Y eso tiene que ver con el volumen y con la relevancia de lo que diga. Si se administra bien, no debería tener ese problema”, dice el encuestador. 

“Hay vocerías que son más desgastantes y otras que son virtuosas. Hablar de trenes, por ejemplo, siempre es virtuoso, como hablar de la reforma de pensiones o del salario mínimo. Pero si esto no va acompañado de una baja en la percepción de violencia y descontrol del orden público, esto no va a servir de nada”, finaliza el sociólogo.

Federica Sánchez, académica del Departamento de Política y Gobierno de la U. Alberto Hurtado: “Logró renovar la fe que venía un tanto en bajada desde el comienzo del mandato, pero eso no quiere decir que este salto en la aprobación se vaya a mantener en el tiempo ni que una nueva bajada sea de fácil resolución a través de una aparición pública, de las cuales, tampoco hay tantas de esta magnitud como la Cuenta Pública”.

En esa línea, la académica apunta a que “el crédito que tiene el Presidente le sube en tanto le suben los niveles de aprobación y después de la Cuenta Pública quedó con un poco más de margen. No es lo mismo ese crédito cuando estás con la aprobación en subida que cuando tienes la aprobación en una bajada muy clara. En ese caso, la tolerancia de la ciudadanía a las equivocaciones del equipo del Presidente es distinta a cuando la ciudadanía está mostrando una renovación de fe en el mandato”.

Marco Moreno, Director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central: “Lo que viene ahora es cómo los ciudadanos van a evaluar el cumplimiento de lo que el Presidente ofertó. Esto es un trabajo colectivo, un trabajo en equipo y que depende de su gobierno, porque el Presidente no va a estar en el detalle de las 102 propuestas que planteó. Es la capacidad del equipo y la pericia del gobernante lo que va a estar en juego, porque el Presidente no puede estar todas las semanas haciendo apariciones como lo hace AMLO en México”.

Javiera Arce, Institute of the Americas- University College London: «Su gabinete debe trabajar bien, no como lo estaban haciendo hasta ahora, y cumplir sus promesas, que lo veo medio difícil. Dijo que íbamos a crecer un 4% y estamos en un contexto de crisis inflacionaria y recesión. Entonces, no sé si es tan conveniente decir algo así», dice la investigadora.

«Debe tratar de no defraudar a sus electores y a la gente con su capital político, y controlar que sus ministros trabajen, empezar con temas sectoriales más allá de la poesía que involucra. Boric es súper carismático, pero si no tiene aspectos sustantivos, es muy difícil que esto funcione», agregó. 

Tomás Duval, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma: “El Presidente tiene un capital político con el que puede salir a colocar un tema cada vez que algún ministro o personaje de su alianza política diga algo. Con eso tiene que ser cuidadoso, porque más que corregir al otro, él debe dar las orientaciones y el equipo funcionar de acuerdo a eso. sin contradicciones ni conflictos, porque eso termina distanciando al Presidente de su propio gobierno”.

Isabel Castillo, investigadora del COES y académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la U. Alberto Hurtado: “Boric debe mantener el control de la agenda y buscar distintas formas de potenciar sus fortalezas con propuestas concretas y su estilo, eso genera buena percepción. Cae bien en general, tiene buena oratoria y se ve calmado. Esas cosas le suman y se ve cómodo. Es una combinación de lo programático con el estilo del Presidente. De no mediar cosas imprevistas de la agenda, puede hacer que se mantenga esta alza en la aprobación”.

Bonus Track: “Boric se juega mucho en Septiembre”

Junto con los buenos números de aprobación del Presidente, también subió la valoración ciudadana de la Convención Constitucional, según la última edición de la encuesta Cadem.

Por primera vez desde comienzos de abril la opción del Apruebo supera los cuarenta puntos porcentuales de adhesión, alcanzando un 42%, con lo cual se mantiene a tres puntos bajo el Rechazo, que aún lidera con el 45%.

Fuente: Cadem

De acuerdo a la medición, un 50% de los encuestados tienen la expectativa de que el Apruebo se impondrá en el Plebiscito de Salida el próximo 04 de Septiembre, mientras un 37% cree que el Rechazo será la opción triunfadora.

Con todo, el Presidente Boric evitó entrar de lleno en el Proceso Constituyente en su Cuenta Pública. Sólo dirigió escuetas palabras al Plebiscito de Salida, sobre el cual afirmó que las dos opciones que estarán en la papeleta “son legítimas, y el gobierno tiene el deber de garantizar que la gente se manifiesta libremente en las urnas de manera informada”.

Esta moderada mención al proceso por parte del Presidente, del cual él fue uno de los principales impulsores en el Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución del 2019, Cristóbal Bellolio la interpreta de acuerdo a la cautela que tendría el Mandatario con el próximo referéndum constitucional.

“Él se juega mucho en Septiembre y trataría de no generar ningún aspaviento, ningún terremoto que pueda generarle réplicas a la Convención, eso es fundamental. Este es un crudo invierno y los encuestadores dicen que baja el ánimo de la gente, así que es bueno que no se generen muchas olas con miras a Septiembre”, apunta el académico de la UAI.

Notas relacionadas

Deja tu comentario