Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

25 de julio de 2022

Un error que costó caro: El Estado aún no recupera $163 mil millones que entregó equivocadamente en el «Bono Clase Media 2020»

Agencia Uno

En agosto de 2020, el Estado entregó cerca de $776.000 millones en bonos en el marco del “Aporte Fiscal para la Clase Media”. No obstante, cerca de $200.752 millones fueron entregados a más de 437.000 trabajadores que no cumplían los requisitos para acceder al beneficio. El SII abrió un proceso para la restitución de estos montos. A la fecha, sólo $37.717 millones han sido devueltos: apenas un 18,4% del total.

Por

15 de julio de 2020. En medio de las cuarentenas y la incertidumbre económica derivada de la pandemia, el entonces Presidente Sebastián Piñera ingresó un proyecto de ley al Senado, con los detalles de lo que sería conocido como el “Aporte Fiscal para la Clase Media”. Superados los trámites legislativos en tiempo récord, el bono se transformó en una realidad: entre el 1 y 31 de agosto de 2020, el Servicio de Impuestos Internos (SII) abrió una plataforma web para que los chilenos que acreditasen haber sufrido una disminución promedio del 30% de su remuneración mensual, con respecto a lo percibido en 2019, pudiesen acceder a una transferencia directa del fisco de hasta $500.000.

En total, cerca de $776.000 millones fueron entregados a 1.663.713 contribuyentes que solicitaron el beneficio mediante una declaración jurada, según datos del SII a los que tuvo acceso The Clinic. Tiempo después, el 2 de octubre de 2020, el SII difundió un comunicado afirmando que, tras realizar un cruce de datos con otros organismos públicos, 437.703 trabajadores habían falseado el monto que declararon como remuneración, accediendo así al “Aporte Fiscal” a pesar de no cumplir los requisitos para ello. De estos, 400.603 trabajadores correspondían al sector privado, mientras que 37.100 eran funcionarios públicos.

En ese mismo comunicado, el SII admitió que los recursos fiscales involucrados, que jamás debiesen haber sido entregados, alcanzaban los “US$ 256 millones”, cifra que corresponde -por el valor del dólar en aquella época, cercano a los $790– a unos $200.752 millones. Enseguida, el SII anunció un proceso de restitución para recuperar los montos de parte de los trabajadores.

Sin embargo, a casi dos años de iniciado ese proceso, sólo 80.709 trabajadores han hecho restituciones completas o parciales del bono que no les correspondía recibir: apenas $37.717 millones han sido devueltos, o un 18,4% del total.

En otras palabras, una política pública mal ejecutada supone, hasta el momento, un perjuicio a las arcas fiscales por alrededor de $163.035 millones, cifra que casi equivale a la inversión del Estado para la construcción del Hospital Provincia Cordillera de Puente Alto, que con sus 394 camas y 10 pabellones beneficiará a 1,5 millones vecinos de la zona sur de Santiago.

Un “acto de confianza”

Que una situación así haya ocurrido se debe en gran parte a la implementación del SII para acceder al beneficio. Justamente, la Ley 21.252 -que regula la entrega del Aporte Fiscal para la Clase Media 2020, también conocido como Bono Clase Media 2020- establece en su artículo 13° que al Servicio de Impuestos Internos se le otorgarán “las atribuciones y facultades para la habilitación de una plataforma para solicitar el beneficio que contempla la presente ley, para la verificación de la procedencia del beneficio y las demás funciones que sean necesarias para su aplicación”.

De acuerdo con la ley, eran dos los requisitos -sin contar los casos excepcionales que estipula la norma- para obtener el bono. En primer lugar, haber percibido un ingreso mensual promedio de entre $400.000 y $2.000.000 durante 2019. Y luego, que la remuneración recibida el mes de julio de 2020 represente una caída de por lo menos el 30% con respecto a ese ingreso mensual promedio de 2019. Dependiendo de estos factores, a los contribuyentes se les asignaba un bono de entre $500.000 y $100.000.

El sitio web dispuesto por el SII calculaba automáticamente el ingreso mensual promedio de 2019, en base a cotizaciones previsionales y otros datos que maneja el organismo. No así con la remuneración de julio de 2020: esa información era ingresada por cada contribuyente, mediante una declaración jurada, con un monto específico que la plataforma del SII no tenía capacidad de chequear de forma inmediata. Eso permitió que cientos de miles de trabajadores dependientes colocasen una cifra inferior a la que realmente recibieron, accediendo al beneficio a pesar de que no les correspondía.  

El entonces Director del SII, Fernando Barraza, explicó el problema en simple en el comunicado del 2 de octubre de 2020: “La normativa legal dispuso que la entrega de este bono de hasta $500 mil estaba basado en un acto de confianza. Los trabajadores debían registrar, bajo declaración jurada, la información de su sueldo del mes de julio, que a la fecha de postulación no estaba disponible, y para cuya verificación debíamos procesar los antecedentes que otras instituciones podían aportarnos con un desfase de dos meses, que fue lo que hicimos”.

Un “acto de confianza” que, a fin de cuentas, terminó costando caro.

Menos de dos de cada diez han restituido

Cruzada la información con datos de la Superintendencias de Pensiones y Seguridad Social, BancoEstado, la Contraloría General de la República, la Tesorería General de la República y la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC), el SII llegó a la conclusión de que 437.703 trabajadores habían accedido al Aporte Fiscal para la Clase Media 2020 sin cumplir los requisitos. De estos, 400.603 correspondían a empleados del sector privado, y 37.100 del sector público.

Entonces, el Servicio de Impuestos Internos abrió un proceso para que los trabajadores restituyeran los montos asignados indebidamente, una potestad que le entregó la misma Ley 21.252. El primer plazo que el SII otorgó para tal restitución, “sin reajustes, multas, ni intereses”, fue el 31 de diciembre de 2020, a través del sitio web de la Tesorería General de la República (TGR).

El 22 de enero de 2021, el SII informó que 71.901 trabajadores habían restituido el beneficio. Luego, el tema pasó a segundo plano, al menos en la contingencia. La noticia ahora era otra: el “Bono Clase Media 2021”, solicitado por 1.882.542 millones de personas. De ese universo, un 96% cumplió con los requisitos legales para acceder al monto máximo del bono -$500.000-, mientras que el resto obtuvo entre $100.000 y $400.000, explicó el SII. En total, para el Bono de 2021, el Estado desembolsó $922.086 millones.

En tanto, las informaciones sobre el Aporte Fiscal del 2020, con sus morosos y el consiguiente proceso de restitución, no volvió a aparecer en la sección “noticias” de la web del SII.

The Clinic solicitó vía Ley de Transparencia conocer la cantidad de trabajadores que aún no realizan la restitución tras haber recibido el Aporte Fiscal Clase Media 2020 sin cumplir los requisitos para ello. Con cifras actualizadas al 15 de junio de 2022, el Departamento de Sistemas de Fiscalización del SII afirma que, del total de 437.703 contribuyentes marcados en la categoría “deben restituir”, 79.342 han realizado una restitución completa, y 1.367 una parcial. En síntesis, un 18,4% del total de trabajadores marcados ha hecho alguna especie de restitución.

Asimismo, de los aproximadamente $200.752 millones de pesos que deben ser restituidos, solamente unos $37.717 millones han sido devueltos, restando un saldo cercano a los $163.035 millones.

De los 37.100 trabajadores del sector público que debían restituir, 12.523 lo han hecho total o parcialmente, lo que corresponde a un 33,7%. En cambio, de los 400.603 trabajadores del sector privado que debían restituir, 68.186 lo han hecho total o parcialmente, lo que equivale a un 17%.

Datos entregados vía Transparencia a The Clinic. Fuente: Departamento de Sistemas de Fiscalización del SII.

Procesos de embargo

El 17 de enero de 2022, la Tesorería General de la República liberó un comunicado afirmando que procedería a notificar a los contribuyentes que, a pesar de haber sido informados “vía mailing” por el SII, no habían realizado el reintegro correspondiente del Bono Clase Media 2020.

En el documento, el Jefe de la División de Operaciones y Atención Ciudadana de la TGR, Raúl Pizarro, aclaraba que “las multas e intereses” producto de la restitución tardía del bono se habían considerado “recién desde junio de 2021, esto es 10 meses después que el Servicio de Impuestos Internos informara del rechazo del bono a los contribuyentes”.

Cabe destacar que, en dicho comunicado, la TGR cifró en “cerca de 200 mil personas hicieron la devolución del monto capital (máximo de $500 mil), sin multas ni intereses”, lo que no se condice con los datos entregados por el SII tras la solicitud realizada por The Clinic.

En el mismo comunicado, Raúl Pizarro mencionó la posibilidad de realizar embargos para concretar las restituciones, un mecanismo contemplado por la ley. “Los embargos no se producen de manera inmediata ni forman parte de un plan de TGR para reintegrar los montos, toda vez que en la próxima Operación Renta se puede aplicar retención o compensación para que los contribuyentes devuelvan el bono”, agregó, no obstante, Pizarro.

A raíz de otra consulta de The Clinic vía Transparencia, desde la TGR indican que “en cuanto al número de embargos (relativos a la restitución del Aporte Clase Media 2020), se debe señalar que en las demandas asociadas a estos cobros, no han sido objeto de embargo por el momento, en atención a que se determinó que la notificación de las mismas fuera por medio de carta certificada y el proceso de información del resultado de las notificaciones, por parte de correos, aun no se encuentra concluido. Una vez terminado el proceso de notificación las oficinas del país, podrán proceder a la traba de embargos dentro de estos procesos de cobro”.

Los 356.994 contribuyentes que aún no restituyen el bono podrían terminar, en un futuro y dependiendo del caso, sufriendo embargos por parte de la TGR en el marco del proceso de cobros.

Notas relacionadas

Deja tu comentario