Una ONG se tomó parte del centro neurálgico de Santiago para protestar contra el maltrato animal en los circos. Una activista enjaulada puso el grito de guerra. Mientras los transeúntes buscaban voyerismo y algo de acción. Esto ocurrió.


Por Marianne Briese