“Déjenme ser buen ministro y después veremos qué pasa”