Salfate, el gurú de los terremotos, se mandó doña declaración ayer en el programa Mentiras Verdaderas en La Red. Se ofreció para hacer de guía en caso de que algún telespectador que lo estuviera viendo a esa hora sintiera que estaba cagao por la falopa, aclaró que no la echaba de menos (a la droga se entiende) y que la cocaína era una compañera odiosa y destructiva. También dijo que hoy se encontraba en un tratamiento preventivo, exploratorio e interior. Tal cual.