Luego de conocido el historial profesional de la designada subsecretaria de Educación, Claudia Peirano (DC), dirigentes de la Nueva Mayoría han tomado nota respecto a si se trata de un conflicto de interés y el destino que podría tener la ex asesora de un colegio que es parte de la red Crecemos, de su ex esposo y ex vicepresidente de la DC, Walter Oliva. Esto, según lo publicado por El Mostrador y en el sitio de investigación Ciper Chile.

Consultado por The Clinc Online, el secretario general del Partido Comunista, Lautaro Carmona, señaló que por momento “desconozco los datos”. No obstante, comentó que “yo creo que todos quienes estén en la tarea de asumir como ministros o subsecretarios deben ser personas que, cualquiera sea sus opciones de otro tipo, deben estar comprometidas hasta la médula con el programa de Gobierno de Bachelet, que es el compromiso con Chile de la Nueva Mayoría. Quien tenga por mil razones una debilidad frente a eso, no está en el cuadro de lo que espera la ciudadanía, que entregó tanta adhesión presidencial y parlamentaria”.

Por su parte, el senador DC Mariano Ruiz-Esquide, tienda a la que pertenece Peirano, señaló que le sorprende la información. “Sin embargo, yo espero que la Presidenta haya tenido en esto una preocupación, porque este ha sido un tema permanente en la discusión sobre educación. Entonces, si hay conflicto de interés, nos creamos un problema innecesariamente, por eso hay que hacer averiguaciones si efectivamente están ligados como se dice”, expresó.

Respecto a la posibilidad de buscar una alternativa a Peirano, Ruiz-Esquide apunta a que habría que considerar que la Nueva Mayoría cuestionó fuertemente episodios de esta índole en la administración de Piñera: “La primera cosa que hay que hacer es corroborar si efectivamente hay conflictos de intereses entre esta señorita y la educación privada. Yo voy a recabar antecedentes; si fuese así hay que tomar medidas, si no fuese así se cierra el tema”.

En tanto, el senador del PPD, Guido Girardi, apuntó que es “una decisión que le corresponde a la Presidenta y a su equipo político (…) pero yo creo que toda persona que esté ocupando cargos de confianza política en áreas tan críticas como educación, salud y otros, tienen que tener una adscripción absoluta al programa, en este caso, a una educación pública, gratuita y de calidad”, esto, en referencia a la oposición que manifestó Peirano a la gratuidad universal en educación en una carta del año 2011 de El Mercurio.

Girardi agrega que “hay una de las condiciones que me parece de las más relevantes, centrales a la hora de formar un gabinete, y yo lo plantee antes: Es que todas las autoridades de Gobierno, políticas, deben cumplir con una condición que es elemental, que es compartir el programa de gobierno de Michelle Bachelet (…) Sería evidentemente una contradicción, que una persona que hubiera estado totalmente contra la gratuidad, terminara impulsando la gratuidad”.

Vea también Felipe Ward, jefe de bancada de la UDI: “Es incompatible el discurso del fin al lucro con el nombramiento de Peirano”