baker A1

El ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, ofició en forma reservada al director General de Aguas (DGA), Carlos Estévez, para solicitarle resguardar las aguas de los ríos ayseninos Baker y Pascua, las que buscan ser utilizadas por el proyecto hidoreléctirco Hidroaysén.

Lo anterior pone aun más cuesta arriba al megaproyecto eléctrico de Colbún y Endesa, el que se encuentra a la espera de la apelación que hizo del rechazo que fue sujeto por parte del consejo de ministros.

“Tenga a bien realizar las gestiones necesarias para resguardar reservas de agua de las cuencas de los ríos Baker y Pascua, así como sus afluentes, en virtud de los dispuesto en el artículo 147 bis del Código de Aguas”, señala el documento al que tuvo acceso Pulso, donde hace referencia al apartado legal que permite reservar caudales por “circunstancias excepcionales y de interés nacional”.

El texto, firmado este 7 de agosto, platea como una de las causales para reservar las cuencas la presencia de especies “dulce acuícolas en categoría de amenaza”.

El oficio se presentó un día antes de que la DG contestara el requerimiento hecho por la Contraloría para que diera cuenta de su eventual demora en resolver las solicitudes de constitución de los mencionados de derechos, la que se originó en un reclamo de Hidroaysén.

A través de un breve comunicado, el servicio aseguró que ha cumplido con lo plazos legales, agregando que tomó nota “de los antecedentes que le entregó el Ministerio de Medio Ambiente”, y que iniciará “a la brevedad el estudio desde el punto de vista técnico y legal acerca de la procedencia de la solicitud del Ministerio”.

Lo anterior “dejó igual” a HidroAysén, cuyos representantes le reclamaron al contralor, Ramiro Mendoza, la “poca claridad” de la respuesta. Según trascendió, la empresa podría presentar una nueva reclamación a Contraloría pidiendo una aclaración, o bien una solicitud de sumario administrativo contra la DGA.