derecha

La arremetida de la derecha contra el gobierno por el caso Yate no se detiene, luego de que ayer acusaran paseos “estilo Miami Vice” y, tanto la UDI como RN, anunciaran que citarán al canciller Heraldo Muñoz a que aclare ante la comisión de la Cámara cómo efectivamente se realizó la cena que organizó en septiembre de 2013 en Nueva York para juntar platas para la campaña presidencial de Bachelet

Este viernes, las diputadas de la UDI, María José Hoffmann y Andrea Molina presentaron un oficio enla Cancillería.

“Nosotros queremos saber qué es lo que ocurrió en ese yate y es por eso que hoy estamos presentando el primer oficio de fiscalización en la Cancillería para conocer quiénes son, cuál es la nómina de las personas que participaron”, dijo Hoffmann.

Colgándose del título que este viernes ocupó The Clinic Online en el artículo que reveló la molestia que generó el hecho en La Moneda, la parlamentaria gremialista, aseguró que “los cantinfleos que hemos visto el día de ayer entre que habían y no habían extranjeros, creemos que tienen que aclararse con la máxima de la seriedad y ojalá en las próximas horas, porque el gobierno ha dado una respuesta bastante general”.

Además, según consigna emol, la diputada dejó entrever que existirían indicios de que el evento en el yate “no fue tampoco la única reunión dónde se recolectó fondos para la campaña de la Presidenta, Bachelet, de forma irregular y también lo daremos a conocer en los próximos días”.

“Necesitamos que el gobierno entienda que esta es una situación grave y que el país merece respuestas, y que hoy estamos solicitando, cuántos son los montos, cómo se ingresaron esas divisas a Chile, se pagaron o no los impuestos y se está infringiendo o no la ley electoral”, sostuvo.

¿Cómo se destapó la olla?

El llamado Yategate salió a la luz publica luego del artículo que publicó ayer The Clinic Online. En éste, el canciller hablaba de que líderes latinoamericanos veían con buenos ojos el retorno de Bachelet al poder, por lo que había pagado los 1.000 que exigía el evento que buscaba recaudar fondos.

Tras advertir que la legislación chilena no permite aportes de extranjeros a campañas presidenciales, el canciller mandó una declaración a este medio para cambiar su versión.

Durante la tarde, Mario Paredes, el organizador del evento, desmintió a Muñoz y aseguró que recordaba que sí había habido extranjeros, por lo tanto aportes de extranjeros. Luego, Paredes, al igual que el canciller, cambió su versión.

Pese a que el gobierno este viernes insistió en que la campaña se realizó en el marco de la ley, según publicó The Clinic en la Moneda hubo una fuerte molestia con Muñoz, primero por la inconsistencia de su versión, y luego porque provocó que la derecha, acogotada por el caso Penta, tuviera su veranito de San Juan.