dávalos A1

Visiblemente incómodo abordó el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, el llamado “Nueragate”, el bullado crédito por 6.500 millones de pesos que consiguió la nuera de la Presidenta en compañía de su esposo, Sebastián Dávalos Bachelet, en diciembre de 2013, cuya finalidad fue comprar unos predios en Machalí.

Mire, eh, no, la Presidenta está dedicada a gobernar, a ver los intereses del país, por supuesto que en esto ella no corresponde ni tiene nada que ver con eso, son temas privados, entre privados. Y ese es un tema que se dio además antes de llegado al gobierno de la Presidenta Bachelet”, dijo el vicepresidente al ser consultado acerca de que si la Jefa de Estado estuvo al tanto del negocio de su nuera.

Respecto del plazo en que el director sociocultural de La Moneda hará su declaración de intereses -como anunció ayer el gobierno-, el jefe del gabinete comentó que “me imagino que la declaración de intereses se hará tan rápido como se pueda, esa es una cosa personal que él lo hará lo antes posible”, no descartando que se concrete incluso esta semana. “El mismo Sebastián tiene que ver cuándo va a hablar con ustedes, con la prensa”.

Al respecto, el jefe del gabinete adelantó que el Director Sociocultural de La Moneda se referirá públicamente al hecho. Peñailillo, evitó confirmar una fecha, y aseguró que será el gabinete del hijo de Bachelet el que decida el día en que tendrá que ofrecer las explicaciones ante el país.

Sobre las acusaciones de tráfico de influencia que vienen desde la derecha, aseguró que “la oposición puede decir lo que quiera (…) desde siempre, ahora y a futuro, total transparencia, no puede haber nada oculto, ese es un principio del gobierno”.

Por otro lado, Peñailillo evitó comentar los dichos del ministro de Hacienda (s) Alejandro Micco, quien ayer sostuvo que obviamente no todas las personas tienen acceso al dueño de un banco.

La opinión del gobierno fue la que entregó ayer el vocero, enfatizó el ministro del Interior.